La Provincia
Lunes 07 de Diciembre de 2015

Presentaron un relevamiento sobre el arbolado de la ciudad

El grupo de profesionales de la UNER que realizó el análisis compartió en el vivero los resultados con autoridades municipales

Después de 25 años, la intendenta Blanca Osuna y el decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos, Sergio Lassaga, firmaron el convenio que posibilitó el análisis detallado del estado de situación de las especies arbóreas en la ciudad y que conforma la base necesaria para realizar una planificación responsable del arbolado urbano.

Los resultados del Relevamiento del Arbolado Urbano paranaense fueron presentados en el Vivero Municipal, por las ingenieras María Silvia Carponi, Marina Butus, y Myriam Martínez, de la cátedra “Espacios Verdes” de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

Este trabajo, que se llevó a adelante durante el año 2015 por docentes y estudiantes de esa unidad académica, fue valorado por la secretaria de Medio Ambiente, Juliana Robledo, y la subsecretaria Vanesa Zenhder, quienes destacaron la importancia de esta herramienta, que por el nivel de detalle que contiene permite proyectar en distintos planos de acción. “Por ejemplo, sirve para un gestor público a escala de ciudad, incluyendo las zonas mas vulnerables por los faltantes de arbolado y el tipo de ejemplares recomendado tomando en cuenta parámetros como veredas, paños verdes, altura, luminaria, y como instrumento de control y cooperación con desarrolladores privados; para los viveros privados y públicos que deben proyectar su producción y conocer y recomendar a los vecinos las especies deseadas y acordes a la zonificación; y para los vecinos que requieren ejemplares para plantar”, indicaron las funcionarias.

A su vez, reflexionaron: “Las acciones que se implementen a partir de este relevamiento van a poner en valor real las funciones que cumple el arbolado público en la regulación del clima, de la contaminación acústica y en la retención de partículas en suspensión, y en la identidad y embellecimiento de la ciudad”.

Ejecución del Programa 

Durante este año, la Municipalidad de Paraná, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, desarrolló tres líneas de acción sobre arbolado: el relevamiento realizado en convenio con la UNER, la organización de información a través del registro creado por Decreto Nº 1916/2015 sobre producción de árboles y arbustos del Vivero Municipal y de las entregas realizadas por el mismo; y finalmente el trabajo de forestación a través del Programa de Arbolado Urbano, en cuyo marco se destaca la plantación de 2500 ejemplares en el período 2014/2015, muchos de los cuales fueron realizados el presente año en conjunto con vecinales y escuelas.  

La responsable del Programa, Estefanía Perlo, indicó que a partir de los registros que llevaron adelante en el Vivero Municipal pudieron inferir que el número de especies plantadas, por vecinos, organizaciones sociales y organismos públicos, en los dos últimos años está en el orden de los 7.000 árboles y arbustos distribuidos por distintas zonas de la ciudad, efectuándose un incremento considerable entre un año y otro, con una diferencia de 400 ejemplares más”.

Por su parte, María Silvina Carponi señaló que el análisis se realizó sobre el mismo perímetro que en 1993. “Sin embargo, en este lapso de tiempo, el número de veredas relevadas aumentó en 1.438 debido a nuevas urbanizaciones. A pesar de este crecimiento, el número de árboles faltantes disminuyó considerablemente. Es decir, que en 1993 se registraron 46.217 individuos y 58.395 individuos en 2015; 12.178 individuos más”, dijo la ingeniera agrónoma y agregó: “Otro dato a destacar es que el 90% del arbolado está en buenas condiciones sanitarias y el 8% en condiciones regulares debido en su mayoría a la aplicación de malos tratamientos de mantenimiento. En cuanto a la estabilidad, el 95% de los árboles no están inclinados. Finalmente, se relevaron 128 especies con presencia en la ciudad siendo las más preponderantes el fresno, la palmera pindó, el sauce criollo, el lapacho, el ligustro, el jacarandá, el crespón, el paraíso y el aguaribay”. 

Las ingenieras que trabajaron en el proyecto destacaron como desafío lograr un mayor equilibrio de especies en la ciudad, y fomentar la reposición de faltantes o planificar el reemplazo de ejemplares cuando fuere necesario con alguna de las 28 especies recomendadas atendiendo la zonificación y demás parámetros que surgen del relevamiento. “Esta herramienta sirve de diagnóstico para ordenar, corregir y mejorar el arbolado urbano, a través de una planificación de una política de estado que se prolongue en el tiempo como una forma de garantizar la sostenibilidad de los recursos y beneficios del árbol. Para ello es imprescindible concientizar a la comunidad sobre el rol que cumplen los árboles en la ciudad”, concluyó Carponi.

Un plan integral e interinstitucional

El Programa de Arbolado Urbano se gestó con el objetivo de evaluar, restituir y mejorar el estado del arbolado urbano tanto en espacios públicos como el arbolado de alineación, entendiendo que el mismo constituye un importante servicio ambiental e integra el patrimonio e identidad de la ciudad. 

En el balance que hicieron desde el municipio luego de un año de su implementación, se destacó el aumento de plantaciones respecto al mismo semestre de 2014, en el cual se plantaron 840 especies entre palmeras, árboles, arbustos y plantines, y ya  mediados de este año se llegaron a plantar 1.305 ejemplares. 

La importante participación de escuelas se vio reflejada en las jornadas donde se realizan los Operativos Integrales Municipales, es el caso de instituciones como las escuelas Evaristo Carriego, Maestro Entrerriano y Santa Lucía —que formaron parte de la Red de Escuelas Verdes—, el Jardín Burbujas de Ilusión, y las escuelas Álvarez Condarco, Las Heras, San José Obrero, Nuestra Señora de la Divina Providencia, entre otras, las cuales además de realizar plantaciones, participaron de charlas sobre la conservación y compartieron una merienda saludable. 

Esta política se llevó a cabo entendiendo el valor ambiental que cumple el arbolado en una ciudad en crecimiento, que es fundamental para concretar los objetivos de una ciudad emergente y sustentable. 
 

Comentarios