Policiales
Domingo 14 de Febrero de 2016

Preocupación en Colonia Avellaneda por numerosos robos en casas

El viernes pasado fue la tercera vez que entraron a la vivienda de una familia. Vecinos piden acciones a la Policía

Una casa de Colonia Avellaneda estuvo deshabitada durante seis horas. Fue suficiente para que los ladrones, a plena luz de la tarde, saltaran un tapial, rompieran una puerta y se llevaran varias pertenencias, hasta un bolso con pañales. Es la tercera vez, desde el año pasado, que ingresan a esta vivienda para robar. Lo mismo ha sucedido con otras casas vecinas. La falta de mantenimiento de la zona ayuda a la inseguridad. Encima, la Policía tomó los datos del robo pero no levantó huellas ni sacaron fotos del lugar, lo que quita esperanzas a que se recuperen las cosas.

Verónica se fue a las 16.30 de la casa ubicada en Jauretche y Juan L. Ortíz, y regresó a las 22.30: “Abrí la puerta, entré y estaban las tres luces prendidas, pensé que yo me fui a las cuatro y media, no pude haberlas dejado prendidas, miro y la puerta de atrás estaba abierta”, contó.

La puerta estaba cerrada con llave y tenía una madera que traba desde adentro. Los ladrones doblaron la ventana de la puerta y pasaron la mano para sacarla. Luego con un fierro hicieron palanca y lograron barretear la cerradura, para finalmente ingresar a la casa.

“Cuando entré vi que estaban todos los cajones abiertos, en la pieza todo revuelto, se ve que querían plata. En el ropero había dejado la filmadora y después mirando vi que se llevaron hasta la afeitadora de mi marido, celulares, una planchita de pelo y una balanza que tenía en la cocina, que todavía estoy pagando”, contó Verónica. Más tarde, se dio cuenta también que se habían robado hasta un bolso con pañales que tenía en la habitación.

La única persona que observó algo fue una mujer que trabaja en la casa de una vecina, quien dijo que vio a un chico queriendo salir por la reja con una caja.

Se presume que los ladrones entraron luego de saltar una pared que da a la vereda. Pese a la altura, se las ingeniaron: “Del otro lado de la pared hicieron un hueco en un ladrillo, ahí habrán apoyado un pie para poder llegar hasta arriba y saltar”, dijo la víctima del robo.

Cuando llamó a la Policía, llegaron los uniformados, pero lo poco que hicieron evidencia cómo se investigan estos hechos: “Yo no vi que hicieran nada, ni una foto sacaron. Preguntaron qué robaron, el horario en que me había ido y que había vuelto, cómo encontré la casa, me pidieron mis datos, miraron pero nada más”, contó Verónica.

Acerca de testigos del hecho, hablaron con una vecina que fue a la casa, pero no le preguntaron a nadie más si alguien había visto algo.

Esta fue la tercera vez que les robaron: el año pasado en dos oportunidades entraron y se llevaron varias pertenencias que estaban en el fondo de la casa, pero esta es la primera que entraron a la vivienda.

Una mujer que vive a la vuelta contó que hace un par de meses también le entraron a robar luego de romper una abertura, y se llevaron algunas cosas que encontraron.

Otra vecina que dialogó con UNO lamentó que en la cuadra, por la falta de mantenimiento de la Municipalidad, calles de broza y pastizales altos, se junten personas a molestar y provocar disturbios, y que la Policía no tome cartas en el asunto. Además, sospechó que en una casa ubicada a dos cuadras “tendrían que hacer un allanamiento, porque estoy segura que van a encontrar las cosas de ella y no solamente eso”, aseguró. La mujer contó también que el corralón ubicado enfrente también ha sufrido robos, hasta le sacaron la batería al camión a las tres de la tarde. Incluso, recordó un comercio de indumentaria cuyos dueños decidieron cerrarlo el año pasado luego de que se lo desvalijaran.

Comentarios