Pais
Jueves 28 de Enero de 2016

Precios altos: el Gobierno insta a abstenerse de consumir carne

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile pidió a la población no comprar cortes frente a la especulación

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dijo ayer que el consumidor debe “tomar conciencia” sobre el nivel de precios de la carne vacuna, “y si se tiene que abstener de consumir lo haga, porque nosotros tampoco queremos volver a esquemas que no han dado resultado”. 

El precio de la hacienda en pie mantuvo ayer la tendencia descendente en el Mercado de Liniers, con bajas de entre 20 y 50 centavos el kilo para los novillos, lo cual acumula una baja de 17% en relación con el pico de suba, de comienzos de diciembre. Persisten, sin embargo, demoras en los supermercados y las carnicerías para trasladar plenamente la baja reciente a los consumidores, con valores que se ubican entre 30 y 35% por encima de los de octubre. Buryaile cuestionó, en declaraciones a radio FM Vorterix, la eficacia del programa Carne para Todos, del anterior gobierno, que “en Formosa (provincia de origen del ministro) llegó dos veces en un año y medio”. 

“El camión era más un negocio del dueño que otra cosa”, evaluó el funcionario, para luego considerar que lo que funciona son “esquemas de acuerdos de precios con supermercados o incorporar más productos a Precios Cuidados, si hace falta”. 

Buryaile sostuvo que en los últimos días “bajó la hacienda en pie”, pero “no bajó en la misma proporción en los supermercados, ahí está gran parte del sobreprecio que paga el consumidor”. “Lo mismo sucede en carnicerías, que tienen casi 60% de las ventas, pero en este caso se hace difícil controlar y algunos representantes se hacen los distraídos ante la baja del precio y siguen atribuyendo el aumento a los proveedores”, agregó el ministro. 

El precio percibido ayer por los ganaderos -pese a la caída reciente en Liniers- es todavía 22% más alto que el promedio de octubre pasado, cuando empezaron a reflejarse las expectativas (luego concretadas) de suba del tipo de cambio y baja de retenciones a la exportación. En carnicerías y supermercados, sin embargo, los valores se ubican entre 30 y 35% por encima de los de octubre, según distintos relevamientos. La Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires había detectado precios promedio en torno de los 118 pesos por kilo para cortes como el cuadril y la nalga, y de 103 pesos para el asado, mientras los cortes más caros, como el lomo, se venden hoy en torno de los 160 pesos por kilo.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Etchevehere, responsabilizó a proveedores, supermercadistas y carniceros por las recargas excesivas, y sostuvo, en declaraciones a la prensa de Santa Fe, que “no es justo que el consumidor esté pagando el abuso de ciertos eslabones de la cadena”. 

La apelación de Buryaile a la abstención del consumo alude a la fuerte incidencia de la demanda interna en la formación del precio de la carne, de acuerdo con el análisis de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes Derivados de la República Argentina (Ciccra). La entidad precisó que en 1990, la participación del consumo de carne vacuna era el 86% del total, pero el año pasado cerró en el 94%. 

 

Comentarios