La Provincia
Miércoles 10 de Agosto de 2016

¿Por qué un policía le saca una foto a un periodista?

Un trabajador de prensa de UNO realizaba su trabajo durante un operativo en la peatonal de Paraná. Sorpresivamente, el oficial a cargo fotografió su rostro con un celular.

Duilio Clariá, jefe de la Comisaría Segunda de Paraná, encabezó este miércoles por la tarde un operativo para desalojar a los vendedores ambulantes que a diario se ganan la vida en la peatonal San Martín de esta capital. Del procedimiento participaron inspectores municipales y una decena de efectivos policiales.

Un cronista de UNO, al ver lo que sucedía, comenzó a tomar fotografías con su teléfono móvil con la intención de producir una noticia al respecto. Este proceder molestó a los funcionarios policiales, uno de ellos, de apellido Villagra, se acercó al trabajador de prensa para preguntarle por qué tomaba fotos.

El periodista, quien portaba la credencial correspondiente, respondió que estaba realizando su trabajo e informó para qué medio hacía la cobertura del hecho. Ante esto, el comisario Clariá extrajo su celular y le tomó una foto al cronista, diciéndole: "Yo también tengo permitido sacarte una foto".

Se sabe que en estos días los dispositivos móviles son un instrumento de trabajo para quienes se dedican a recoger escenas del acontecer cotidiano de una comunidad para distintos fines, entre ellos elaborar noticias. Por eso, captar imágenes de un operativo para desalojar "manteros" tiene una explicación obvia: es parte de la tarea periodística.

Ahora, cabe preguntarse: ¿con qué fin una autoridad policial le saca una foto a un trabajador de prensa? ¿Qué busca con esa actitud?¿Intimidarlo?¿Asustarlo?¿Cuál es el mensaje que transmite con eso? Y además: ¿Qué van a hacer Clariá y sus pares de la institución policial con la foto del periodista?

Un policía en funciones guardó en su teléfono la cara de uno de nuestros compañeros. Su actitud, que pretendió ser amenazante, no es otra cosa que una muestra de la agresividad con que a veces se maneja un sector de la fuerza de seguridad en Entre Ríos.

Aunque a simple vista pueda parecer un acontecimiento mínimo y nimio, lo que sucedió este miércoles en pleno centro de Paraná tiene una carga simbólica contundente que Clariá no puede desconocer. La cara de un periodista en el archivo de fotos de la Policía no puede ser nunca algo para dejar pasar.

Comentarios