Policiales
Viernes 05 de Junio de 2015

Por los robos, hay vecinos que quieren devolver las casas

La inseguridad en el barrio 88 viviendas de calle Bordón, entregado hace dos semanas, aterra a los nuevos vecinos  

Las lágrimas de emoción de las familias que luego de luchar mucho tiempo lograron entrar a su casa propia, pasaron al temor por la ola de robos que sufrieron varias de ellas desde que se mudaron. En el barrio 88 viviendas (primera parte de lo que será el 144 viviendas) ubicado en calle Bordón, entre Gobernador Tibiletti y Hernandarias, entregado por el IAPV hace poco más de dos semanas, los vecinos se reunieron con autoridades policiales de la comisaría tercera, plantearon la preocupación y acordaron algunas medidas preventivas. Sospechan de dos familias conflictivas que están radicadas en el barrio vecino, 98 viviendas.

El episodio más grave ocurrió en una de las casas, que fue literalmente desvalijada, y tras una investigación el personal de la comisaría logró recuperar la totalidad de los elementos en una vivienda del mencionado barrio lindero. Pero también se registraron varios delitos en otras unidades habitacionales, tal vez de menores proporciones pero que no dejaron de provocar un daño y sembrar más temor entre los vecinos, al igual que otros robos en la vía pública.

Según contó un vecino del 88 viviendas a UNO, las condiciones lamentables en las que se encuentra el barrio recién inaugurado generan no solo malas condiciones de vida y transitabilidad, sino que refuerza la inseguridad: calles de tierra, oscuridad total por falta de luminarias (más aún en esta época del año) y caños que pierden agua. Muchos vecinos tienen miedo de irse a trabajar o realizar alguna otra actividad y dejar la casa sola a merced de los ladrones. Incluso tienen miedo hasta de transitar en ciertas horas para llevar los chicos a la escuela. “Hay gente que ha ido al IAPV porque tiene miedo y devolvió la llave de la casa”, contó un habitante del barrio.

El fin de semana, contaron, un grupo de personas del 98 viviendas estaba escuchando música y comenzaron a disparar armas de fuego, lo que sembró el pánico entre los demás. “Yo estuve alquilando, y prefiero seguir pagando un alquiler en vez de venir acá y que me maten un hijo”, dijo uno de los vecinos en la reunión con la Policía.

El 98 viviendas fue otorgado a las familias que vivían en un asentamiento ubicado en la Circunvalación, y trasladados en razón de las obras de la vía. El hombre del 88 viviendas afirmó que son solo “dos familias las que causan revuelo en ese barrio”, en el cual también sus vecinos sufren la inseguridad.

Incluso se sospecha de que hay personas que tienen restricción de acercamiento en otros barrios, como Lomas del Mirador o La Milagrosa, quienes se instalaron en esa zona y causan nuevos problemas.

Desde la comisaría tercera informaron a UNO que el conflicto se dio por la llegada de unos vecinos que perpetraron los delitos, quienes están identificados y puestos a disposición de la Justicia. Además, dijeron que están dando respuesta al reclamo con recorridas del patrullero por la zona.





Las lágrimas de emoción de las familias que luego de luchar mucho tiempo lograron entrar a su casa propia, pasaron al temor por la ola de robos que sufrieron varias de ellas desde que se mudaron. En el barrio 88 viviendas (primera parte de lo que será el 144 viviendas), entregado por el IAPV hace poco más de dos semanas, los vecinos se reunieron con autoridades policiales de la comisaría tercera, plantearon la preocupación y acordaron algunas medidas preventivas. Sospechan de dos familias conflictivas que están radicadas en el barrio vecino, 98 viviendas.

El episodio más grave ocurrió en una de las casas, que fue literalmente desvalijada, y tras una investigación el personal de la comisaría logró recuperar la totalidad de los elementos en una vivienda del mencionado barrio lindero. Pero también se registraron varios delitos en otras unidades habitacionales, tal vez de menores proporciones pero que no dejaron de provocar un daño y sembrar más temor entre los vecinos, al igual que otros robos en la vía pública.

Según contó un vecino del 88 viviendas a UNO, las condiciones lamentables en las que se encuentra el barrio recién inaugurado generan no solo malas condiciones de vida y transitabilidad, sino que refuerza la inseguridad: calles de tierra, oscuridad total por falta de luminarias (más aún en esta época del año) y caños que pierden agua. Muchos vecinos tienen miedo de irse a trabajar o realizar alguna otra actividad y dejar la casa sola a merced de los ladrones. Incluso tienen miedo hasta de transitar en ciertas horas para llevar los chicos a la escuela. “Hay gente que ha ido al IAPV porque tiene miedo y devolvió la llave de la casa”, contó un habitante del barrio.

El fin de semana, contaron, un grupo de personas del 98 viviendas estaba escuchando música y comenzaron a disparar armas de fuego, lo que sembró el pánico entre los demás. “Yo estuve alquilando, y prefiero seguir pagando un alquiler en vez de venir acá y que me maten un hijo”, dijo uno de los vecinos en la reunión con la Policía.

El 98 viviendas fue otorgado a las familias que vivían en un asentamiento ubicado en la Circunvalación, y trasladados en razón de las obras de la vía. El hombre del 88 viviendas afirmó que son solo “dos familias las que causan revuelo en ese barrio”, en el cual también sus vecinos sufren la inseguridad.

Incluso se sospecha de que hay personas que tienen restricción de acercamiento en otros barrios, como Lomas del Mirador o La Milagrosa, quienes se instalaron en esa zona y causan nuevos problemas.

Desde la comisaría tercera informaron a UNO que el conflicto se dio por la llegada de unos vecinos que perpetraron los delitos, quienes están identificados y puestos a disposición de la Justicia. Además, dijeron que están dando respuesta al reclamo con recorridas del patrullero por la zona.




 

Comentarios