Tiempo sindical
Jueves 12 de Mayo de 2016

Por la ocupación plena, paritarias y derechos

La semana pasada los bancarios alcanzaron un aumento tras la concreción de un paro en todo el país; esta semana son los docentes universitarios quienes se movilizaron. Por su parte, Smata emitió un documento con el objetivo de “pobreza cero” solo con “plena ocupación”.

En un marco generalizado de preocupación en la dirigencia gremial por la inflación, el alza de precios, los incrementos en las tarifas y los despidos en la administración pública y en el sector privado, las pretensiones salariales sindicales en paritarias exceden el 30%. Así se desprende de los porcentajes en los acuerdos salariales que se vienen cerrando desde principios de año y aquellos que comenzaron a negociarse en los últimos días entre los representantes gremiales y los empresarios, que dejaron de lado las expectativas gubernamentales de un promedio de aumento salarial no mayor al 25%.

También se produjo un cambio en cuanto la histórica norma de duración de los acuerdos salariales y laborales que eran anuales desde el retorno de las negociaciones paritarias en 2003, ya que varios gremios decidieron acordar o están por hacerlo semestralmente.

De acuerdo con un relevamiento hecho por Télam, los acuerdos salariales cerrados por un año oscilan entre un 30 y un 38% promedio, tomando como marco de referencia a los gremios de Trabajadores del Tabaco, Asociación Bancaria y aceiteros.

TABACO. En el caso de la Federación de Trabajadores del Tabaco, que conduce Juan Martini, el acuerdo que beneficia a alrededor de 2.000 trabajadores consistió en un 32% en dos etapas: un 14% a partir del 1 de febrero y el restante 18 desde el 1 de julio, con un bono adicional de  23.000 pesos pagadero en 3 cuotas: 8.000 (mayo); 7.000 (octubre) y 8.000 (enero 2017).

BANCARIA. La Asociación Bancaria, cuyo titular es Sergio Palazzo, obtuvo luego de realizar dos paros nacionales con movilizaciones, una recomposición salarial retroactiva a enero de un 33%, lo que llevó el salario inicial a unos 20.000 pesos, y la reincorporación de la mayoría de los despedidos en los bancos Central y Provincia.

ACEITEROS. Entretanto, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso y Desmotadores de Algodón, gremio conducido por Daniel Yofra, firmó un acuerdo con las cámaras patronales por la paritaria aceitera que estableció para el sector un aumento salarial del 38%, fijando el sueldo inicial en 19.690 pesos desde el 1° de abril.

UTA. Otra de las organizaciones sindicales que obtuvo una recomposición salarial importante -el 29 por ciento- es la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que lidera Roberto Fernández, porque el acuerdo salarial es desde el 1° de abril hasta diciembre, o sea que es por nueve meses.

UOCRA. En acuerdos salariales semestrales se destacan los firmados por la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), cuyo titular Gerardo Martínez, pese a la crisis del sector que perdió en los últimos meses cerca de 50.000 trabajadores, logró un 22% y el del Sindicato de Juegos de Azar (Aleara), con un promedio del 20 por ciento y sumas no remunerativas.

OTROS. Hoy se encuentran para dar la puntada final al acuerdo salarial los gremialistas del gremio plástico (Alberto Murúa) y los representantes de la cámara empresaria del sector, encabezada por Héctor Méndez (ex titular de la UIA). Será por seis meses y ya hay un preacuerdo que fija un 20% a partir del 1° de Julio y un 4 por ciento más desde el 1° de agosto, más tres pagos no remunerativos: 1.500 pesos en abril; 1.500 en mayo y 2.000 en junio.

ESTACIONES. En el gremio de Estaciones de servicio, garages y estacionamientos, se fijó una recomposición salarial por seis meses del 17%, más el pago de dos sumas fijas no remunerativas de 740 pesos.

UOM. La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que lidera Antonio Caló, y cuya paritaria cerró en marzo, reclama un 35% y ante la falta de acuerdo comenzará un plan de lucha a partir de los primeros días de mayo. Para el 5 convocó a una movilización frente al ministerio de Trabajo y para el 12 otra movilización, pero en la Plaza de Mayo y, el 16 un paro de actividades nacional cada de media hora de trabajo.

INDUSTRIA QUÍMICA. El secretario general de la Federación de Empleados y Trabajadores de la Industria Química y Petroquímica (Festiqypra), Rubén Salas, anticipó que reclamarán a las cámaras empresarias un “acuerdo salarial anual del 40%, cuando se reúnan a discutir a partir del jueves.

PERSONAL LEGISLATIVO. La Asociación del Personal Legislativo (APL), que conduce Norberto Di Próspero y que aglutina a los trabajadores del Congreso Nacional, busca sellar “un acuerdo semestral que signifique un 20% de aumento salarial”.    

VIAJANTES. La Federación Única de Viajantes Argentinos (FUVA) a cargo de Luis Cejas, comienza a discutir la semana que viene y podría cerrar por un 30% de incremento salarial por un año más un adicional no remunerativo de 6.200 pesos.

UPCN, CAMIONEROS Y SANIDAD. La Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) encabezada por Andrés Rodríguez, reclamará en la primera semana de mayo, un 35 por ciento de incremento salarial para los trabajadores estatales al igual que los camioneros de Hugo Moyano y la Federación Argentina de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa) que conduce Carlos West Ocampo. Los tres gremios quieren un acuerdo por doce meses.

INDUSTRIA ALIMENTICIA. Finalmente, el Sindicato de Trabajadores de la Industria Alimenticia (STIA) encabezado por Rodolfo Daer, pretende que el salario de un trabajador de la actividad sea de 16.000 pesos, lo que significa casi un 44% de aumento.
El resto de las organizaciones sindicales comenzarán a discutir paritarias durante el último semestre del año, cuando ya esté más clarificado, según se espera, el escenario socioeconómico de la Argentina.

SMATA. El secretario general del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Ricardo Pignanelli, se manifestó “conforme” con la actitud de los más de 2.000 delegados que aprobaron un documento crítico contra el empresariado automotriz y con reclamos al Gobierno Nacional, por la situación que atraviesa la industria. En ese sentido Pignanelli explicó, estar “muy conforme porque lo que buscamos es el entendimiento ya que este documento es producto de un trabajo que venimos haciendo desde hace más de un mes y medio, fábrica por fábrica con los trabajadores y los delegados, que son los vasos comunicantes con el gremio”. Acerca de cual podría ser la reacción ante este documento, el gremialista sostuvo que “cuando uno dice la verdad, con sentimiento y con coherencia y pensando en la evolución de la industria, el documento podrá ser duro pero nadie se tiene que enojar, porque es lo que tenemos que hacer para llegar a la pobreza cero”. Al respecto añadió que para llegar a “pobreza cero” como anunció el presidente Mauricio Macri, “tenemos que llegar a la plena ocupación que pasa por darle a la industria un camino, un camino jurídico que proteja a la industria, a los trabajadores y protege al gobierno de turno”.

“Nosotros buscamos que la automotriz sea una industria sustentable -explicó-, que no dependa de la caja del Gobierno para generar trabajo, calidad de mano de obra, exportación y mercado interno, por lo cual entiendo que nadie se puede ofender y se deben poner contentos porque el equilibrio entre el capital y el trabajo, nace del respeto jurídico y nace por el respeto por la industria como fuentes de trabajo y crecimiento constante”.

Pignanelli también añadió que “la industria no puede depender de buenas voluntades de un mundo con muchos problemas, porque vamos a entrar en la vorágine del toma y daca y todos sabemos que en la vorágine del toma y daca, pierden los trabajadores, se achican los pueblos, que se sumergen en la miseria”.

“Creo que lo que estamos intentando hoy es ayudar al Gobierno a poner de pie a la industria automotriz en toda su cadena de valor, con seguridad jurídica y con un futuro cierto y autosustentable”, concluyó el gremialista mecánico.

DOCENTES UNIVERSITARIOS. Luego de negociaciones salariales entre el gobierno nacional y los gremios docentes universitarios, sin propuestas satisfactorias, los sindicatos decidieron iniciar un nuevo plan de lucha a nivel nacional. Esta semana la Conadu Histórica convocó a un paro de cinco días que incluyó clases públicas, asambleas, plenarios y movilizaciones.
Los docentes reclaman un 45% de incremento salarial, además de un aumento presupuestario de emergencia; la aplicación del Convenio Colectivo de Trabajo en todas las universidades nacionales; y el cese de despidos.
SINDICATO DE LA CARNE. La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados anunció a principio de mes la firma del acuerdo paritario con las cámaras empresarias del sector por un aumento del 20% salarial durante los próximos 6 meses, de acuerdo a las escalas vigentes de las remuneraciones básicas establecidas por el Convenio Colectivo de Trabajo 56/75 (Carne roja).
Es otro acuerdo más por seis meses que se suma a una lista cada vez más extensa de gremios que reduce a la mitad el plazo de los acuerdos salariales.

Esto da cuenta de que los trabajadores pretenden una recomposición salarial del 40% anual en línea con la pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Si en seis meses la inflación no baja, los sindicatos pelearán por otro 20%.

“No pudimos cumplir con todas las expectativas que teníamos para el acuerdo salarial de este año, pero esperaremos a ver cómo se sigue desarrollando la economía para evaluar las condiciones de un nuevo arreglo paritario en el mes de octubre”, agregó un sindicalista.
Convocatoria al Consejo Nacional del Salario

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aseguró que “en la segunda quincena de mayo” el gobierno convocará al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil para que la discusión tripartita entre empresarios, trabajadores y autoridades nacionales se encamine “en línea con las paritarias” y se arribe a un acuerdo de incremento “cercano al 30 por ciento”.

Además, el titular de la cartera laboral descartó que se esté produciendo una “ola de despidos”. “No es una ola generalizada”, señaló Triaca, aunque reconoció que “son momentos difíciles, de mucha tensión” debido, entre otras causas, a “la caída de demanda de Brasil, el tema energético, que impacta muy fuerte en el sur, las empresas muy vinculadas al otorgamiento de subsidios” de la gestión anterior.

“Cada persona que pierde su trabajo es un momento de angustia”, definió Triaca, quien subrayó el objetivo del gobierno nacional de “generar nuevos puestos de trabajo”, a la vez que sostuvo que “hay sectores que han comenzado a revitalizarse, como el comercio, el de
servicios, algún sector industrial asociado al sector agropecuario”.

Respecto del Consejo del Salario, el ministro ratificó la convocatoria oficial para “la segunda quincena de mayo” en busca de un acuerdo tripartito “en línea con el resto de las paritarias” en torno al 30% de aumento.

Comentarios