Mundo
Miércoles 14 de Enero de 2015

Por ataques, quieren prohibir los WhatsApp

Tras el atentado terrorista en Francia, el gobierno inglés propone restringir los servicios de chat encriptado

El primer ministro británico, David Cameron, criticó los servicios de mensajería instantánea encriptada, como WhatsApp, y consideró que son “un lugar seguro para que los terroristas se comuniquen entre ellos” y aseguró que si los conservadores ganan las próximas elecciones buscará modificar la legislación sobre acceso a las comunicaciones.


En una rueda de prensa, el premier criticó que la actual legislación sobre acceso a las comunicaciones privadas vigente en Reino Unido no permite “incluso en caso de urgencia y con una orden firmada personalmente por el ministro del Interior” acceder a esos mensajes cifrados.


Así, el primer ministro subrayó las diferencias entre la mensajería instantánea a través de protocolos de Internet con las llamadas de teléfono. En el primer caso, si las aplicaciones cuentan con sistemas de cifrado, los gobiernos no tienen capacidad para interceptar el contenido de los mensajes de los usuarios.


Esta imposibilidad de acceder a las comunicaciones empujó a Cameron a abrir la puerta a la prohibición de los servicios de mensajería con los chats encriptados (WhatsApp, iMessage o Snapchat) y prometer que si los conservadores ganan las próximas elecciones se encargará de hacer “una normativa exhaustiva que garantice un lugar seguro donde comunicarse”.


La actual legislación sobre acceso a las comunicaciones privadas expira en 2016, por lo que quien triunfe en las elecciones del 7 de mayo tendrá que legislar al respecto, informó la agencia de noticias EFE.

 

 

Reacción

 


Las declaraciones de Cameron se producen tras el fuerte impacto global producido por el ataque al semanario francés Charlie Hebdo, que dejó 12 periodistas e ilustradores muertos, y se enmarcan en el debate entre quienes favorecen ampliar las competencias del Estado y los que defienden el derecho a la privacidad.


Hasta ahora, el gobierno de Cameron no consiguió dar a los servicios secretos esas competencias para examinar libremente todas las comunicaciones, por la oposición de organizaciones de defensa de los derechos, la opinión pública y los liberaldemócratas, sus socios en la coalición.


“Si soy elegido primer ministro, me aseguraré de que hay una legislación bien completa que garantice que no permitimos a los terroristas tener un espacio seguro para comunicarse entre ellos”, dijo Cameron.


El acceso estatal a las comunicaciones de los ciudadanos es motivo de debate desde que el exanalista de la agencia de seguridad estadounidense NSA Edward Snowden reveló programas secretos de espionaje masivo de los Gobiernos británico y de Estados Unidos.


El gobierno de Cameron aumentó ya las competencias de las agencias de seguridad al permitir la retirada en el Reino Unido del pasaporte de presuntos yihadistas británicos y que se niegue temporalmente el retorno a este país a los nacionales que hayan combatido en países como Siria e Irak.


Esta legislación, que actualmente tramita el Parlamento, es criticada por parte algunos legisladores, así como por organizaciones defensoras de los derechos ciudadanos.

 

 

Guerra al terrorismo

 


Ayer el gobierno de París declaró la “guerra al terrorismo” y anunció que impulsará medidas de seguridad “excepcionales” en respuesta al atentado islamista de la semana pasada contra Charlie Hebdo, que hoy sacará a la venta 3 millones de ejemplares de un nuevo número que satiriza tanto a Mahoma como a la Iglesia Católica.


Antes del lanzamiento, parte del equipo de Charlie Hebdo explicó ayer en una conmovedora conferencia de prensa porqué eligieron ilustrar otra vez la tapa con el máximo profeta del islam, ahora con un cartel que dice “Soy Charlie” y bajo el título: “Todo está perdonado”.


“Dibujé a Mahoma, lo miré y estaba a punto de llorar”, explicó con los ojos nublados Renald Luzier, el caricaturista que, bajo el nombre de Luz, firmó la tapa del número que hoy inundará los kioscos de Francia, y que estará en venta durante dos semanas.


“Arriba escribí ‘todo está perdonado’ y lloré (...) No fue la tapa que el mundo quería que hiciéramos, pero fue nuestra tapa. Solo hay un pequeño hombre que ante todo llora”, agregó. Además de aumentar su tirada de unos 60.000 ejemplares a 3 millones, el nuevo número tendrá versiones digitales en español, inglés y árabe, y será reproducido en papel por un medio italiano, Il Fatto Quotidiano, y otro turco, Cumhuriyet Gazetesi.


Después de la histórica marcha del domingo, cuando más de 3,7 millones de personas salieron a las calles encabezadas por los familiares de las 17 víctimas de la ola de violencia de la semana pasada y por la clase política francesa y más de 50 dirigentes mundiales, Francia intentó retomar su ritmo habitual en medio de una fuerte presencia de uniformados.

 

 

Comentarios