Paraná
Viernes 04 de Agosto de 2017

Vecinos del barrio Capibá levantaron el corte de calle y piden expulsar una familia por robos y balaceras

Apuntan a personas que fueron trasladadas de la villa 351 a esa zona del sur de la capital entrerriana. Desde entonces cambiaron el modo de vida por los asaltos y los tiroteos

El infierno que se vivió en la madrugada de ayer en el barrio Capibá de Paraná fue la gota que rebalsó el vaso luego de tres meses de violencia y hechos delictivos. La paciencia de muchos vecinos de esta zona del sur de la ciudad se agotó y anoche cortaban avenida Zanni en reclamo de la expulsión de una familia cuyos integrantes son señalados como los responsables de los robos, las amenazas y las balaceras. Se trata de un grupo de personas que hace unos 90 días fue desplazado por la Justicia desde la villa 351 por causas similares, denunciados por enfrentamientos con otras familias a raíz de episodios de violencia.

Desde la Policía se informó que tras los llamados al 911, intervino el personal de la comisaría 15ª, y bajo las directivas del fiscal Santiago Brugo se efectuaron allanamientos en la madrugada y como resultado hubo tres detenidos y cuatro trasladados para identificaciones, así como el secuestro de una escopeta.


Alejandra Franco, una vecina que sufrió impactos de bala en el frente de su vivienda, dijo a UNO: “La gente está cansada de tantos robos, tantos hurtos, han arrastrado a mujeres para sacarles una cartera, les quitan la plata a los chicos cuando uno los manda a hacer mandados. Hay cuatro familias que están amenazadas que les van a prender fuego sus casas y no los dejan volver, apedrearon mi casa, nos tiraron tiros, y es una sola familia que está haciendo desastre en el barrio”.


“Han robado en casas de vecinos, estamos hartos de que sigan robando incluso a la propia gente del barrio y a los del Empleados de Comercio. No tienen códigos, vienen y no les importa nada, no respetan a los vecinos y tampoco entre ellos”, dijo un vecino que participó de la manifestación, y agregó: “A uno de los chicos del barrio se lo llevó la Policía junto a los otros. Estamos reclamando para que los saquen”.


Durante la protesta a la que también se sumaron vecinos del barrio Empleados de Comercio, quienes también han sido víctimas de los delitos, cortaron avenida Zanni en la esquina con calle 926. “Nosotros queremos que un fiscal baje al barrio y que saque a esta gente ya mismo, porque esta noche (por anoche) la Policía no nos da seguridad. Ellos (por la familia acusada) traen gente de afuera para que los apoyen con armas de fuego. La gente está cansada, no puede ser que a las 7 de la tarde tengas que encerrar a un nene que tiene que estar jugando en la plaza”, manifestó Alejandra, quien también expresó su alarma : “Si nosotros no desalojamos la calle nos van a mandar el COE, nos van a reprimir por querer sacar a unas ratas”. Pero advirtió: “Si no nos dan seguridad, no nos vamos a mover de acá”.


Embed



“Denuncias cruzadas”



El jefe de la Departamental Paraná de la Policía, Marcos Antoniow, relató a UNO la intervención policial: “A las 23.30 (del miércoles) hubo llamados al 911, concurrieron los móviles de la jurisdicción y se encontró con una gresca generalizada entre vecinos del barrio. Se controló la situación, después se escucharon disparos de arma de fuego al personal policial en la oscuridad. Se cercó toda la manzana donde posiblemente venían los mismos. A la madrugada se autorizaron cuatro allanamientos, hubo dos hombres y una mujer detenidos, y cuatro personas fueron trasladadas para identificación, y se secuestró una escopeta calibre 32. Después se dejó personal policial para mantener la calma”.


Consultado acerca del origen y causas del conflicto, Antoniow dijo: “Esto viene a raíz de familias que fueron trasladadas al lugar por ser derivadas de otros lugares, como la villa 351 y el barrio Municipal. Los que protestan reclaman que una de esas familias vuelva a ser expulsada por los malos hábitos y las quejas reiteradas. Se recibieron varias denuncias cruzadas en la comisaría 15ª por amenazas y agresiones”. Finalmente, destacó que “rápidamente” se otorgaron los allanamientos en “los domicilios de las partes afectadas del conflicto”.



De la villa 351 al barrio Capibá


En la tarde del miércoles se produjo un nuevo episodio de violencia en la villa 351 de Paraná, por el cual denunciaron a un joven que tenía restricciones de ingresar al barrio. Sin embargo, el mismo efectuó disparos de arma de fuego contra una vivienda, sin dejar heridos. Ayer, luego de lo sucedido en el barrio Capibá, vecinos que se comunicaron con UNO destacaron el accionar policial en ese sector de la ciudad y piden que también haga lo mismo con violentos de la villa 351.



Comentarios