Robo
Jueves 21 de Septiembre de 2017

Un policía de Entre Ríos reconoció que hurtó una moto

Si prospera el juicio abreviado, es posible que Aníbal Sebastián Laureiro termine tras las rejas y pierda su trabajo.

Después de mucho tiempo, un policía que cometió un delito terminará tras las rejas y perderá el trabajo. Esto ocurrirá si prospera el juicio abreviado donde se propone que el policía Aníbal Sebastián Laureiro cumpla tres años de prisión efectiva por haberse llevado una moto que estaba en el depósito de elementos secuestrados de la comisaría 12ª de la capital provincial.


El acuerdo fue presentado ante el juez del Tribunal de Juicio y Apelaciones Daniel Malatesta, quien tras analizarlo dará a conocer el viernes al mediodía si lo acepta. Si el juicio prospera Laureiro dormirá en la cárcel de Paraná en un sector para los hombres de las fuerzas de seguridad.


El acusado de 28 años es oriundo de Concordia se iba a someter a juicio, pero ayer cambió de idea.


Según la acusación fiscal a Laureiro se le endilga que el 21 de mayo de 2016, entre las 21.30 y las 23,llegó a la comisaría 12ª de Paraná en compañía de una persona aún no identificada de aproximadamente 50 años a bordo de una combi de color blanco e ingresó al interior del depósito de resguardo de motovehículos y objetos secuestrados de dicha dependencia, ubicada en calle Lola Mora del barrio Lomas del Mirador I y se llevó una motocicleta marca Honda, modelo Tornado, de color gris con negro, de 250 cc, que se hallaba allí depositada, procediendo ambos a trasladar la misma a bordo del automóvil descripto.


Del trabajo investigativo que realizó la División Robos y Hurto se pudo acreditar que Laureiro era el responsable del hecho, y que para ingresar había utilizado una copia de la llave del depósito donde se encontraba el rodado resguardado.


Por otra parte, el vehículo sustraído fue secuestrado por personal de la División Robos y Hurtos de la ciudad de Concordia el 1º de junio, atada a un poste frente al domicilio de calle Buenos Aires donde reside Laureiro en la ciudad de Concordia.


Laureiro se presentó al juicio junto a su abogado Rafael Briceño, mientras que los acusadores fueron Juan Malvasio y Santiago Brugo.


Los fiscales iban a solicitar una pena de cuatro años de encierro para el funcionario policial, pero antes de iniciarse el debate, el imputado del delito de Violación de prueba y hurto doblemente calificado decidió aceptar la propuesta de juicio abreviado que le habían realizado.



Una pena dura



Luego de varios juicios contra policías en actividad por delitos que van desde apremios hasta sustracciones, este encabezado por Malvasio y Brugo cortó con una serie de acuerdos muy beneficiosos para los funcionarios. Los acuerdos venían provocando polémica. Si bien el más escandaloso por lo beneficioso fue el de los policías torturadores de Villa Urquiza, hubo otros como el abuso en una comisaría que no prosperó.

Comentarios