Homicidio
Miércoles 15 de Marzo de 2017

Un menor acribilló a su vecino de siete balazos en barrio 4 de Junio

El joven de 17 años es buscado por matar a Eduardo Torrilla, de 32, ayer a la tarde en Paraná. Detuvieron a quien sería el cómplice

La relación venía mal desde varios días atrás entre dos grupos del barrio 4 de Junio de Paraná. En la noche del lunes ya se habían cruzado Eduardo Torrilla (conocido también como Romero, por su apellido materno), de 32 años, con un menor de 17 y sus amigos. En esa oportunidad, solo hubo insultos y amenazas, y el motivo aparente habría sido por un elemento de computación. Pero ayer a la tarde el conflicto terminó de la peor manera.


Una nueva discusión y el adolescente sacó una pistola y acribilló al hombre. La víctima fue trasladada al hospital San Martín, pero ingresó sin vida. En la investigación del hecho, la División Homicidios entrevistó a los testigos que permitieron identificar al autor de los disparos y al cómplice. El primero está prófugo y el otro fue detenido. Se trata de Miguel Vega, de 29 años, y no descartan que sea el dueño del arma. En los allanamientos realizados no apareció la pistola utilizada para cometer el crimen.


El barrio de la zona este de la capital provincial se vio conmocionado cuando las detonaciones de arma de fuego alteraron la siesta. Eran las 15.30 cuando algunos salieron a ver qué sucedía y se encontraron con Torrilla tirado en el suelo y sus allegados pidiendo auxilio, en la esquina de calles Francia y Juan Morath.


El hombre fue trasladado al centro de Salud Carrillo y desde aquí lo llevaron en una ambulancia al hospital San Martín, pero ya no se podía hacer nada para salvarlo, porque ingresó sin signos vitales. En principio se decía que la víctima había recibido tres disparos, pero luego los médicos del nosocomio confirmaron que al menos sufrió siete balazos que le afectaron órganos vitales y le produjeron una gran hemorragia que le costó la vida.


La División Homicidios se hizo cargo de la investigación del hecho. Se entrevistaron con un testigo presencial que de inmediato señaló al menor de edad como autor de los disparos. Cuando lo fueron a buscar a la casa ya no estaba y se extendió su búsqueda por toda la ciudad.


Pero luego surgió otro dato que sumó al segundo sospechoso: otro testigo presencial dijo que el primer hombre que había acusado al menor, estaba con el matador al momento de la discusión y los disparos. Por lo tanto, ese joven pasó de ser testigo a acusado. Quedó demorado en la sede policial y luego fue trasladado a la Alcaidía de Tribunales en calidad de acusado del homicidio.


La Dirección Criminalística también trabajó en el lugar del hecho, y secuestró vainas servidas de un arma de fuego calibre 22, las que se presume que fueron utilizadas en el asesinato.


Anoche, al cierre de la edición de UNO, la Policía continuaba con los allanamientos en busca de más pruebas, así como del principal acusado del crimen. Se obtuvieron datos de algunos domicilios, por lo que no se descartaban novedades al respecto durante la madrugada o para la mañana de hoy. Asimismo, estaba la expectativa de que el adolescente se entregara voluntariamente con un abogado en la Fiscalía.



***
Tensión por sed de venganza


Luego del hecho se vivieron momentos de suma tensión en el barrio 4 de Junio, porque familiares de Eduardo Torrilla pretendieron atacar al acusado y su familia, por lo que intentaron arremeter con violencia contra la vivienda de estos. Por esto se dispuso un operativo con los grupos especiales de la Policía para controlar la zona y que las consecuencias no sean peores. Anoche se vivía una tensa calma en la zona este de la ciudad de Paraná.


Comentarios