Violencia
Lunes 04 de Septiembre de 2017

Un juez no quiere que se discuta su medida a favor de la fiscal

El magistrado de Feliciano rechazó una recusación y negó la apelación al querellante en un caso de violencia policial en la localidad

Cerca de cumplirse dos meses del balazo de un policía contra un adolescente por el cual perdió un ojo, todavía no hay imputados en la causa que se tramita en la Fiscalía de Feliciano. Fue en un procedimiento donde los uniformados debían reducir a un joven de 16 años en la casa de su abuela, pero ante su resistencia uno de ellos disparó un proyectil de goma que impactó en el rostro del chico.

Como uno de los efectivos policiales es pariente de la fiscal, la querella recusó a la representante de la acusación pública, pero el juez de Garantías no solo rechazó tal pedido, sino que negó la apelación a su medida. Es decir, el magistrado no quiere que la Cámara de Paraná discuta su decisión. La querella fue en queja ante esta instancia superior y espera una respuesta.

La tarde del 10 de julio, Ignacio se había escapado del hospital de Feliciano, a donde había sido trasladado desde una residencia del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf). Una semana antes lo habían internado por su grave adicción a las drogas. Tras la huida, el Copnaf pidió a la Policía que lo encontrara. Un patrullero fue a la casa de la abuela del joven y allí lo halló. El chico se exaltó, pero su tía lo tranquilizó. A los 20 minutos regresaron los uniformados con el Grupo Especial, entraron a la vivienda para reducirlo y uno de ellos le disparó.

La versión policial indica que el adolescente estaba con un cuchillo de cocina, y que el balazo de posta de goma impactó en el marco de la puerta y luego en el ojo del menor.


Aquella tarde se dispuso el secuestro de distintos elementos, como las armas y otros efectos de los policías, que fueron enviados para ser peritados. Asimismo, se envió a Paraná la filmación del procedimiento para digitalizarla y que las partes pudieran acceder a la misma. En el video quedaría plasmado con mayor objetividad el transcurso de los hechos. Principalmente si el policía disparó directamente a la cabeza de Ignacio o no. Las pericias aún no están y al video no puede acceder aún la familia de la víctima y su representante.

Durante los días siguientes se produjeron varias declaraciones testimoniales en la sede de Fiscalía. Pero hasta el momento ninguna imputación.

Según informaron a UNO fuentes de los Tribunales de Paraná, el abogado querellante Damián Arévalo presentó un pedido de recusación de la fiscal Beatriz Garrahan, por ser tía del policía responsable del procedimiento en la vivienda, fundamentado en que se trata de uno de los requisitos del Código Procesal Penal de Entre Ríos para que un funcionario, sea juez o fiscal, se aparte de una causa.

LEER MÁS: Apareció un video de cuando la Policía busca al menor baleado en Feliciano


La fiscal se opuso a tal pedido y sostuvo que estaba actuando con total imparcialidad; y el juez de Garantías, Emir Gabriel Artero, en coincidencia, rechazó el planteo de recusación. Ante esto, el querellante pidió al juez que le habilite la instancia del recurso ante la Cámara de Apelaciones de Paraná, pero Artero le negó también esa posibilidad, con una fundamentación que no llega a los dos renglones.

18f1.jpg
Irreversible. El accionar policial en la casa de la abuela del adolescente le costó la pérdida de un ojo.
Irreversible. El accionar policial en la casa de la abuela del adolescente le costó la pérdida de un ojo.

La última opción de Arévalo para lograr apartar a Garrahan era el recuso de queja, que fue presentado ante dicha Cámara. El escrito ingresó al despacho del vocal Alejandro Grippo, que deberá decidir si es procedente o no el recurso de apelación. Si dice que no, confirma a la fiscal al mando de la acción penal en la causa. Pero si opina que se debe abrir la discusión se deberá citar a una audiencia para que sea la Cámara de Apelaciones la que escuche los argumentos de las partes sobre este punto.

Mientras tanto, siguen pasando los días y no hay sospechosos en el legajo. Luego de la insistencia del abogado querellante Arévalo, fueron citados a declarar los dos policías que ingresaron a la vivienda, tanto el que disparó como el oficial a cargo del operativo, en calidad de testigos. En síntesis, sus declaraciones refirieron que se trató de un procedimiento complejo porque el adolescente estaba muy alterado, que tenía un cuchillo y ponía en peligro a todos. El que apretó el gatillo se justificó en que pensó que corría peligro la vida de su compañero, y que efectuó dos disparos al piso, uno de los cuales rebotó y lesionó al joven.

Comentarios