Narcotráfico
Martes 27 de Junio de 2017

Un concordiense aceptó una pena condicional por vender de droga

El joven condenado dijo que solo lleva el encargue, pero no le creyeron los jueces. Los vecinos lo habían denunciado

Un concordiense de 25 años aceptó en juicio abreviado cumplir una pena de tres años de prisión condicional por haber tenido en su poder cocaína para la venta. Si bien Rodrigo Nicolás Torres dijo que solo llevaba la mochila con la droga hasta un campo a cambio de una paga de 300 pesos, los fiscales les creyeron a los Gendarme que lo arrestaron tras el llamado telefónico de vecinos que advertían que en la esquina de las calle Las Heras había un joven vendiendo droga.

El joven que se gana la vida como jornalero fue acusado de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, pero en el proceso se cambió a tenencia simple de estupefacientes, acordándose la aplicación de las penas de tres años de prisión de cumplimiento condicional y una multa de 225 pesos, que se dio como compurgada en atención al tiempo de prisión preventiva cumplido por el condenado en la cárcel de Concepción del Uruguay.

El 27 de abril, los gendarmes del Escuadrón 4 Concordia concurrieron al lugar donde estaba el joven Torres tras un llamado telefónico de un hombre que indicó “haber visto a una persona de sexo masculino ofreciendo sustancia en la vía pública y a lo que a su parecer se trataría de droga, transportando la misma en una mochila de color negra con vivos blancos, y que utilizaba una campera de color azul con línea amarilla, encontrándose dicha persona en cercanías del cementerio nuevo de Concordia caminado sobre calle Las Heras”. Al llegar los gendarmes, Torres tiró la mochila y comenzó a correr, pero fue detenido. En su momento dijo que a la mochila se la habían entregado en el Tiro Federal y que solo tenía que entregarla en calle San Lorenzo y 2 de Abril. También contó que le iban a pagar 300 pesos. El joven dijo que agarró la changa porque le quedaba de paso al trabajo, ya que el iba caminando a trabajar, a la cosecha. El fiscal no creyó esta versión y tras negociaciones con la defensa se acordó una pena condicional.


***
Cocaína sin corte


La mochila tenía 50 envoltorios de nylon tipo cebollines de cocaína y 354 bolsas. La pericia química confirmó que el material secuestrado era clorhidrato de cocaína, sin sustancias de corte, con un peso total de 138,3 gramos, una concentración promedio de 94,72% y aptitud para extraer de dicha sustancia la cantidad de 1.079,13 dosis.

Comentarios