Fútbol en paz
Viernes 26 de Mayo de 2017

Tribuna Segura: En Paraná hay 23 barrabravas con restricciones para entrar a las canchas

La justicia prohibió el ingreso a la cancha de Patronato o donde juegue el equipo Santo a los imputados de integrar una asociación ilícita y por promover una feroz balacera en las inmediaciones al estadio.

La Justicia de Paraná informó que hasta la fecha son 23 las personas que integran la barra brava de Patronato que, por distintas causas, tienen restricciones para ingresar al estadio Grella como en cualquier otra cancha donde juegue el Santo.

El fiscal Juan Ramírez Montrull explicó a UNO que en las causas judiciales que se investiga una asociación ilícita con integrantes de la barra brava de Patronato hay 23 personas que están imputadas por distintos hechos de violencia que directa o indirectamente se vinculan con sus actividades delictivas en la tribuna.


barra_fuerte_1.jpg

La primer causa, la más medular, que se encuentran 21 implicados desde familiares y allegados del exjefe de la barra Gustavo "Petaco" Barrientos, hasta personas ligadas con el grupo que quedó a cargo actualmente de la barra. En tanto que hay otra investigación con restricciones para los dos imputados de una balacera a poca distancia de la cancha.

Estas restricciones ya están notificadas a la policía, por lo que con la aplicación del programa Tribuna Segura, quiénes se encuentren en libertad, no podrán ingresar al Presbítero Grella por las cuentas pendientes con la justicia.

Embed


Normativa general

De acuerdo con las resoluciones dispuestas por las autoridades nacionales, el nuevo reglamento para prevenir la violencia en el fútbol le otorga al Estado la facultad de aplicar el derecho de admisión en los espectáculos futbolísticos.


También exige que los menores de 16 años deban concurrir a los estadios en compañía de un mayor responsable; establece que sólo se podrá ingresar con entradas nominadas y con el correspondiente documento nacional de identidad, y propicia la realización de relevamientos sobre las condiciones de seguridad en las canchas.

Se sabe que quien viole la ley del deporte y provoque actos de violencia dentro o fuera de las canchas, será sancionado. Del mismo modo no podrán ingresar los que estén con restricciones específicas en esta temática, o los que se detecten cuenten con pedidos de capturas por distintas causas judiciales.


LEER MÁS: La justicia allanó dos viviendas relacionadas con la barra brava de Patronato


Como consecuencia de la instrumentación de este protocolo, conocido con la denominación "tribuna segura", por el Ministerio de Seguridad de la Nación, se detuvo a 85 prófugos con pedido de captura y se aplicó el derecho de admisión en 474 ocasiones. Entre los ejemplos más resonantes, se prohibió por dos años el ingreso a los partidos de fútbol de 12 reconocidos integrantes de la barra brava de Boca Juniors, entre los que se encuentran Rafael Di Zeo y Mauro Martín. La justificación de la medida fue que todos esos barrabravas fueron procesados en febrero pasado, acusados de encubrir, junto con un jefe policial, la fuga de otro miembro de la hinchada xeneize, a quien se buscaba por otro delito.


dizeo_mauro.jpg



La purga no terminó allí, porque poco después las mismas autoridades nacionales incorporaron a la lista de excluidos de las canchas a 42 hinchas de Racing Club, quienes tampoco podrán asistir a los partidos por espacio de un año. A ese listado hay que añadir a dos personas recientemente detenidas en inmediaciones del estadio de la Academia por portación de armas y tenencia de estupefacientes, a quienes se les aplicó una restricción de concurrencia a las canchas por dos años, un período que debió haber sido mucho mayor.

Otros tres barrabravas de River y siete de Belgrano de Córdoba recibieron en las últimas semanas la aplicación del derecho de admisión a los estadios. Los hinchas del equipo cordobés habían sido detenidos tras la muerte de Balbo, quien fue agredido y empujado al vacío desde la tribuna local.


belgrano.jpg
El hincha de Belgrano que fue arrojado desde la tribuna.
El hincha de Belgrano que fue arrojado desde la tribuna.



El Gobierno ha considerado que, en función de los antecedentes y comportamientos de los hinchas castigados, se puede concluir que éstos son capaces de generar un riesgo que atente contra el normal desarrollo de un encuentro futbolístico, que al tratarse de un evento de asistencia masiva conmueve el mantenimiento de la seguridad pública.

Es vital que entendamos que los barrabravas no son sinónimo de pasión deportiva. Son, por el contrario, verdaderas asociaciones ilícitas, fuente de delincuencia, corrupción y anomia, lamentablemente sustentada en una red de complicidades y en la insólita condescendencia de no pocos dirigentes y simpatizantes que los aplauden o actúan con indiferencia ante sus frecuentes bestialidades.

Debe celebrarse que, por fin, el Estado diga presente frente a este verdadero flagelo que acosa a la sociedad argentina. Restaría que el Senado salga de su letargo e inicie el debate de un proyecto de ley que duerme en un cajón.


Embed



Sin embargo, la medida comentada no será más que otro cambio cosmético si no se advierte que el fenómeno de las barras bravas de nuestro fútbol ha estado y sigue estando asociado a las luchas internas dentro de muchos clubes y también de los partidos políticos.

Mientras haya dirigentes del fútbol y la política nacional que se sigan valiendo de los funestos servicios de las barras bravas, mientras otros, por temor o por conveniencia, continúen desviando su mirada de las alternativas para erradicar a estos grupos de violentos, que conforman auténticas asociaciones delictivas, no habrá una solución definitiva, sostuvo La Nación.

En los últimos días, se ha escuchado de boca de funcionarios que, ante la violencia en el fútbol, "habrá un antes y un después de la muerte de Balbo". Claro que sólo en lo que va del presente siglo murieron 118 personas en los estadios y sus adyacencias por hechos violentos, y muchas veces escuchamos lo mismo. Es de esperar que esta vez sea la última.


Comentarios