Colonia Avellaneda
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Sospechan que los autores del robo en la escuela son vecinos de Colonia

La Policía recuperó todo lo robado de la escuela de Colonia Avellaneda. La búsqueda y la presión de la comunidad obligó a los adolescentes a dejar lo sustraído en un monte. Serían familiares de alumnos que concurren al establecimiento.

Al parecer las lágrimas de la directora de la escuela María Elena Walsh y el enojo del resto de los docentes hizo replantearse a los autores del robo y los destrozos que sufrió el edificio de Colonia Avellaneda.

La presión del personal de la División Robos y Hurtos llevó a que los autores abandonaran todo lo robado en un monte cercano.

UNO adelantó que delincuentes habían desvalijado y dañado en el interior de la Escuela Nº 212 "María Elena Walsh" de Colonia Avellaneda.


Habían robado: dos computadoras, la impresora, el equipo de música (consoladas, dos grabadores, micrófono, una guitarra y una pantalla), el equipo de gimnasia y dos matafuegos que habían comprado hacía un mes.
Sobre el robo se sabía que "ingresaron por los fondos, doblaron la reja, y accedieron a las llaves; las puertas que no pudieron abrir con las llaves, las rompieron".


La investigación
Con los datos que aportó un ordenanza, el personal de la División Robos y Hurtos comenzó a rastrillar la zona en horas de la mañana, y allí encontraron un matafuegos, un alargador y varios juegos de llaves.
El camino y un sendero marcaron que él o los autores vivían cerca de la escuela, en el barrio 400 viviendas de esa localidad. Además, algunos vecinos indicaron que a la madrugada observaron en la esquina a unos 10 a 15 chicos, algunos de a pié y otros en motos.

Los investigadores conocieron que los elementos robados estaban en un lugar determinado y frente a los procedimientos terminaron "en el monte" donde finalmente se logró ubicar la gran mayoría de los robado.

A oídos de los pesquisas llegó la información de que tres adolescentes y jóvenes con antecedentes podrían haber organizado el robo al solo efecto de obtener elementos que pudieran ser vendidos para luego comprar droga.

Por el momento no hay elementos que lo sindiquen, y si bien son menores de edad, algunos, con la intervención de cámaras de seguridad y algunos testimonios, es que tratarán de apuntalar las sospechas.

Lo que sí es cierto es que los apuntados como autores del grave hecho que conmovió a la escuela, tienen hermanos, primos y otros familiares que asisten a la primaria pública que contiene a cerca de 300 alumnos de Colonia Avellaneda.

Lágrimas de dolor
La directora de la escuela, Gisella Giovanardi esta mañana lloró de enojo, porque se consideró burlada. Dijo a UNO: "Los que robaron todo lo que la cooperadora y por el esfuerzo de todos, son unos cobardes. porque ellos no nos roban a nosotros les roban a toda la comunidad, y la verdad es que no tienen sentimientos por lo que hicieron".
Seguramente, con el esclarecimiento del hecho, las autoridades de la escuela convocarán a las comunidad a realizar una jornada de reflexión para que este tipo de incidentes no vuelva a repetirse, y en especial los familiares de los acusados, al menos pidan disculpas.

Constructor más contento
Además, en la tarde de este jueves, personal policial de la División Robos y Hurtos, en la ciudad de Paraná, realizó un allanamiento en el cuál permitió secuestrar herramientas de manos y un arma de fuego.
Los pesquisas realizaron diferentes tareas investigativas en relación a una causa de robo. Con orden judicial requisaron una vivienda de calle Vucetich, donde secuestraron un nivel láser y un atornillador eléctrico. Además, lindante a la casa, a la vera del arroyo, hallaron un revólver calibre 32 con cartuchería. Secuestraron el arma y labraron las actuaciones correspondientes para establecer el origen.

El robo se produjo en la jornada de ayer, en una casa de calle Díaz Vélez de Paraná. Allí el titular de la firma sufrió el ingreso de delincuentes que le sustrajeron las costosas herramientas.

Lo robado fue ubicado en una casa aledaña al arroyo Colorado, donde viven integrantes de una familia conocida en la Policía y la Justicia por las causas acumuladas por robos y hurtos.

Comentarios