Detenido
Miércoles 16 de Agosto de 2017

Preso incendiado en la celda: quedaron en libertad los ocho policías sospechados

El tribunal de Apelaciones revocó la decisión del juez de La Paz de prisión preventiva domiciliaria. Se alertó que fue infundada. Los Policías siguen argumentando que Gustavo Godoy se prendió fuego solo para lograr la libertad.

Este mediodía el Tribunal de Apelaciones encabezado por el camarista José María Chémez resolvió revocar la prisión preventiva domiciliaria para los ocho policías de la ciudad de La Paz que fueron imputados por Apremios Ilegales, Lesiones y Encubrimiento en la causa en la que un preso, que se encontraba detenido en la alcaidía de la Jefatura, terminó quemado por el fuego.

El joven de 22 años resultó con lesiones importantes por un incendio que se declaró dentro de la celda en la Jefatura de La Paz. En la investigación se los imputó y el juez de Garantías de esa ciudad entendió que eran necesarios imponerles a los ocho uniformados acusados, la prisión preventiva domiciliaria.

Esa medida fue apelada por los policías y este mediodía se realizó la audiencia donde las partes fundaron su postura. Los abogados defensores de los ocho policías solicitaron la inmediata libertad por no estar acreditado la postura de la fiscalía de afectar la investigación con el estado de libertad, y mucho menos la posibilidad de un peligro de fuga.

A la audiencia en los tribunales de Paraná, llamó la atención la ausencia del fiscal de La Paz, Santiago Alfieri o algún representante del Ministerio Público Fiscal para defender la medida restrictiva de la libertad.

El vocal de cámara, José María Chémez tras escuchar los alegatos de los abogados, decidió finalmente: decretar la nulidad del auto dictado por el Juez de Garantías de la Paz de fecha 01/08/2017 y, en consecuencia dejar sin efecto las prisiones domiciliarias decretadas a Roberto Emanuel Vargas; Neri Ubaldo López; Ariel Ramón Gregoraschuk; Juan Samuel Maidana; Pablo Hernán Silvetti; Rufino Miguel Adrián Arredondo; Betiana Anahí Villalba y Esteban José Marcciani, ordenando la inmediata libertad.

El vocal entendió que la medida de privar la libertad a los ocho policías no fue debidamente fundada por el juez de La Paz y ante la ausencia de argumentos que validaran tal resolución, dispuso la revocación inmediata.

Se informó a UNO que el grupo de abogados que trabaja en conjunto en la defensa de los policías, está compuesto por Miguel Cullen; Rubén Pagliotto y Daniel Rosatelli.

Los letrados entienden que en la propia investigación judicial hay elementos que si son analizados correctamente, no son incriminatorios contra los policías, es más llevarían a apuntalar la sospecha que el detenido fue el autor del foco ígneo dentro de la propia celda.

Para ello hay una prueba objetiva efectuada por personal de Gendarmería que lo único que descubrió fue la existencia de restos de combustible. Este punto no sería un agravante para los policías porque a criterio de la defensa, tal material emana del colchón que se incendió.

Además, se mencionó como un dato no menor que los uniformados fueron los que estaban de guardia y al declararse el fuego, fueron ellos mismos que rescataron a Eduardo Godoy. Si esta acción no se hubiera producido, seguramente otra hubiera sido la historia del muchacho.

Ver Nota relacionada: Familia de La Paz asegura que a su hijo lo "prendieron fuego" en un calabozo

También se aclaró que la supuesta víctima al relatar los hechos al fiscal Alfieri tuvo varias contradicciones llamativas que chocan con los testimonios sólidos de los policías que niegan absolutamente ser los responsables del hecho endosado.

UNO en su momento informó que el hecho ocurrió en horas de la madrugada del domingo 16 de abril. Policías detuvieron en la calle a un muchacho de 22 años, por una contravención y el joven fue alojado en la Jefatura Departamental de La Paz.

La historia oficial marcó que el muchacho prendió fuego el colchón de la celda y sufrió quemaduras en distintas partes del cuerpo hasta que los oficiales y suboficiales que estaban de guardia se percataron de lo que estaba ocurriendo y lo rescataron.

Sin embargo, la postura de los familiares del detenido y el propio afectado, alertó de una detención sin razones, por la cuál fue golpeado y tras ser llevado a la celda fue rociado e incendiado.

A pedido del fiscal Alfieri, el juez Raúl Flores dispuso la prisión preventiva domiciliaria por veinte días para los policías imputados, situación procesal que ahora finalmente fue revocada.

Ante esto, habrá un reordenamiento de la causa judicial, en la cuál los defensores volverán a remarcar que los policías son inocentes de los delitos imputados.

Finalmente se conoció, que desde la Jefatura de Policía se dispuso la inmediata reincorporación a sus tareas habituales, hasta tanto se defina la causa judicial.

Comentarios