Corrupción de menores
Lunes 28 de Agosto de 2017

Pidieron 25 años de prisión para el cura Escobar Gaviria

En el marco de los alegatos que tienen lugar en los tribunales de Gualeguay, tanto la Fiscalía como la querella solicitaron la pena de 25 años de prisión para el cura colombiano acusado por abuso de menores.

El fiscal Federico Uriburu y el querellante Mariano Navarro pidieron 25 años de cárcel para el cura Juan Diego Escobar Gaviria. Los alegatos comenzaron a las 9 de este lunes pero aún no han concluido. "Ahí escuchamos cosas que vivieron nuestros hijos que nosotros no sabíamos, cosas tremendas. Y la actitud del cura en determinados momentos era reírse, o negar con la cabeza", contó el papá de uno de los niños que fue víctima del religioso.


Asimismo, se evalúa pedir otro procesamiento por falso testimonio, contra otro de los testigos ofrecidos por la defensa de Escobar Gaviria. Por estos días, el juicio oral contra el "sanador" colombiano reavivó la división en Lucas González, entre quienes siguen al cura y quienes apoyan a víctimas y familiares. En ese contexto van apareciendo más jóvenes que sufrieron abusos, y en los próximos días podrían presentarse nuevas denuncias.


Escobar Gaviria volvió a ingresar este lunes por el estacionamiento del edificio de tribunales. Llegó pasadas las 8.30, cuando ya se acomodaba un grupo de sus seguidores, quienes al ver la camioneta de la Policía que lo ingresaba, corrieron a saludarlo.


Nota relacionada: "Por lo que me hizo Juan Diego, hoy tuve ganas de golpearlo", dijo una de las víctimas del cura


Desde que comenzó el juicio en su contra, Escobar Gaviria no entra como un ciudadano común, por el ingreso principal del edificio, sino que lo hace protegido por los efectivos de la fuerza que lo resguardan de la exposición mediática. Las personas que lo apoyan se quedan todas las horas que dure la audiencia, en la Plaza Constitución, alejados del frente de los tribunales.


Por otro lado, familiares y sobrevivientes de los abusos del colombiano, desde la semana pasada, también se acomodan en la plaza, enfrentados al portal del viejo edificio. Durante las horas que dure la jornada, van entrando y saliendo de la audiencia. Y en ese trayecto van sacando historias, recuerdos, dolores, preguntas, un abanico de emociones que está, aún, a flor de piel.


Este lunes es el último día de audiencia en el juicio oral contra el hombre que abusó de sus hijos, que además de cura fue su amigo, su confesor, su consejero y guía espiritual. "La manipulación de personas vulnerables y familias enteras, el abuso de poder, el control, la hostilidad ante situaciones no deseadas, la utilización de información íntima de fieles para conseguir cosas, el juego con las emociones de otros son características que se repiten en estos casos", dijo una laica a este medio, avocada a investigar los rincones más oscuros de la Iglesia Católica. (Fuente: Análisis)

Comentarios