Juicio por homicidio
Martes 20 de Junio de 2017

Piden 10 años de prisión para el acusado del doble homicidio del barrio Itatí

La Fiscalía reclamó condena para Cristian Moreyra por participar del crimen de los hermanastros.

Eduardo Barreto, de 19 años, y su hermanastro Braian Alfredo Buchet, de 9, vendían huevos en un carro en la mañana del 31 de enero de 2014, en el barrio Itatí de Paraná. José Zárate apareció de repente y los mató a balazos. El asesino murió en la cárcel, y fue juzgado por el doble homicidio Cristian Moreyra, el joven que conducía el auto en el que iba el autor de los disparos. En el debate se intentó esclarecer si el imputado sabía o no la intención de su acompañante y por lo tanto si participó del plan.

Ayer fueron los alegatos, donde la fiscal Matilde Federik sostuvo que Moreyra hizo un aporte esencial para que ocurra el crimen al llevar a Zárate, esperarlo y sacarlo del lugar del asesinato. Para Federik, el acusado sabía que Zárate iba a cometer un crimen. Además adelantó que investigará a Mónica Morgan porque podría ser considerada instigadora. En el juicio quedó claro que Morgan le dijo a Zárate que fuera y matara a los chicos, según testigos.

Federik explicó que hay un testigo que desvirtúa la hipótesis defensiva de que Moreyra y Zárate iban a comprar un parabrisas la mañana del crimen. "El dueño del desarmadero dijo que él de mañana no abría el local porque trabajaba de otra cosa".


--> LEER MÁS SOBRE EL DOBLE HOMICIDIO DEL BARRIO ITATÍ <--



Por su parte, el abogado querellante Alberto Salvatelli coincidió con la hipótesis de la Fiscalía, y agregó que Moreyra no hizo nada para desligarse de Zárate y lo acompañó hasta el lugar donde se escondieron.
Zárate y Moreyra fueron arrestados en la casa de un tal Siboldi, conocido como el Negro en el barrio Paraná XVI. A su turno, el abogado defensor, Marcos Rodríguez Allende, reclamó la absolución del imputado. Consideró que Moryera no sabía. Aseguró que "los acusadores le piden que huya y estaba al lado de un loco y un demente (por Zárate)", y agregó: "Se cargó dos vidas por un parabrisas. Jamás pudo hablar (por Moreyra) si estuvo en una celda con Zárate que era un demente y tenía cuatro muertes en su haber".

Durante el juicio se hablaba de un trasfondo narco por la disputa entre dos bandas por la venta de droga en el barrio, pero esta versión se cayó. También se constató una pelea entre la familia de las víctimas y los Romero, allegados a Zárate. Sin embargo, todo indicaría que se trató de un ataque irracional por parte del asesino porque "lo tenían cansado", teniendo en cuenta de que al parecer los hermanastros le habían roto el parabrisas del auto poco antes del crimen.

Comentarios