Micaela García
Domingo 23 de Abril de 2017

Pavón pedirá un careo con Wagner para desmentirlo

Caso Micaela. El dueño del lavadero sostuvo su inocencia y quiere enfrentar al violador para dejar en evidencia que mintió al involucrarlo. También presentará testigos que avalan su versión

La investigación por el femicidio de Micaela García sigue abierta y podría haber un vuelco esta semana con la producción de nuevas pruebas. La confesión de Wagner dejó esclarecida su participación en el hecho, pero todavía no está claro con quién actuó: él dijo que fue el dueño del lavadero donde trabajaba, Néstor Pavón, que luego fue imputado por el crimen. Pero el hombre lo desmintió y dejó pistas para que la Fiscalía oriente la pesquisa hacia otro sospechoso. Esta semana Pavón pedirá un careo con Wagner, con el objetivo de dejar en evidencia que mintió, y a su vez aportará testigos que confirmarían su versión sobre lo que hizo y dónde estuvo la madrugada del sábado 1° de abril.
Cuando Wagner declaró, dijo que él había abusado sexualmente de Micaela pero quien la mató fue Pavón. Recordó que esa noche estuvieron cenando con Pavón y el hijo, luego llevaron al chico a su casa y ambos siguieron dando vueltas en el auto Renault 18. Wagner aseguró que raptaron a Micaela y que la llevaron a un lugar alejado donde la violó, pero se desligó del homicidio: "No sé si la maté, no recuerdo, estaba muy drogado", dijo. Se mostró arrepentido y hasta pidió que lo condenen: "Le pido disculpas a la familia, me voy a hacer cargo de todo, yo también tengo una hermana mujer y no quisiera que le pase una cosa así", manifestó. También aportó un dato que hace presumir que la víctima se subió al auto por su voluntad: "Yo la conocía a Micaela, habíamos estados dando vuelta juntos dos veces en Gualeguay".
Con esta declaración, el fiscal Ignacio Telenta entendió que Pavón no solo ayudó a Wagner a escapar de Gualeguay hacia Buenos Aires, sino que fue el coautor del abuso sexual y el asesinato. Pero cuando lo imputó por el crimen, el dueño del lavadero decidió declarar y relató que, efectivamente, aquella noche habían estado cenando con su empleado en el comedor La Terraza; en un momento a su hijo de 12 años le dio sueño y los llevó a su casa, se bajaron del auto y Wagner siguió solo. "Lo que no quiere decir que haya actuado solo, porque entendemos que sí participó otra persona, pero que obviamente no es Pavón", dijo a UNO el abogado codefensor Andrés Carvajal, quien trabaja en el caso junto a Horacio Barreto.
En este sentido, para corroborar esta versión, citarán a declarar esta semana a vecinos que vieron a Pavón entrar a la casa junto a su hijo. Además, su esposa estaba en la vivienda, quien podría también confirmarlo.
En el relato de Pavón surgen otros sospechosos. El hombre dijo que el sábado a la mañana se levantó temprano y fue a trabajar al lavadero. Como Wagner no había llegado, lo llamó al celular insistentemente sin respuesta, hasta que lo atendió un familiar que le dijo que había llegado descompuesto, por lo que le pidió que le llevaran la llave para abrir un candado para poder trabajar. Poco después llegó con la llave la pareja de Wagner junto a su hijo y se pusieron a limpiar el interior del auto Renault 18. En horas de la tarde del sábado llegaron al lavadero Wagner con su pareja. Le pidió disculpas por haber faltado porque se sentía mal y le pidió lavar el auto por afuera. Pavón le dijo que ya era tarde, pero si quería podía manguerearlo, aunque finalmente no lo pudo hacer porque había un camión en la rampa. Como el auto estaba embarrado, Pavón le preguntó a Wagner por dónde había andado, y este le respondió: "El otro sarna me hizo meter por ahí".
¿A quién se refería Wagner con "el otro sarna"? Es una de las pistas que se sigue ahora en la investigación, y que apunta al entorno familiar. Y, en esta hipótesis, sería a quien Wagner estaría protegiendo al involucrar a Pavón en el hecho.
A su vez, Pavón declaró lo que sucedió el domingo cuando Wagner le pidió plata para irse a Moreno, provincia de Buenos Aires. Desmintió haberle dado dinero para la fuga, ya que no sabía lo que había hecho. Contó que Wagner le dijo que quería ir a la casa de su mamá a visitar a un sobrino recién nacido. No le dio plata, sino que lo contactó con un camionero conocido que va todos los lunes a un mayorista de Campana, con quien finalmente viajó.
Con estos argumentos, Pavón pretende refutar la acusación de Wagner. Este puede abstenerse a realizar el careo, pero se presume que si está seguro de lo que dice no tendría problemas en hacerlo. De lo contrario, quedaría mal parado.
Esto se suma a que Wagner, en el caso de la violación en Concepción del Uruguay por la que fue absuelto, acusó a su hermano gemelo. Con este antecedente, la defensa pregunta porqué no haría de nuevo esto de echarle la culpa a otro.
El jueves comenzaron las pericias de ADN que se realizan sobre las prendas de vestir y otros elementos secuestrados en la casa de pavón. El martes se realizarán las pericias sobre los celulares de este acusado y su entorno. Si estos resultados corroboran la versión del dueño del lavadero, como su defensa cree que sucederá, pedirán luego su sobreseimiento e inmediata libertad.


Pedirán liberar a Fabián Ehcosor
El otro imputado en la causa que está con prisión preventiva hasta el 9 de mayo es la pareja de la madre de Wagner, Fabián Ehcosor, un militar retirado sin antecedentes. El fiscal Telenta lo acusó por encubrimiento, al entender que el hombre lo ayudó a ocultarse. Sin embargo, para los abogados defensores no hay ni una sola prueba de que esa haya sido la conducta de Ehcosor. Por el contrario, si bien admitió haber ido a buscar a Campana a Wagner y luego llevado hasta Moreno, le dijo a su mujer que no quería saber nada con que se alojara en su casa, por eso el violador paró en lo de otra familiar. Esta semana los abogados pedirán la excarcelación.



Comentarios