Estafa
Viernes 23 de Junio de 2017

Padre e hijo aceptaron pena condicional por intento de estafa y usurpación de una fundación benéfica

Se trata de Fernando Andrés Copes y su papá Víctor Juan Francisco Copes, quienes quisieron quedarse con los campos de la estancia La Croacia ubicada cerca de la localidad de Seguí.

Padre e hijo rosarinos que quisieron quedarse con un campo de una fundación benéfica en Entre Ríos aceptaron penas de prisión condicional. Como informó UNO ayer, los agricultores Fernando Andrés Copes y su padre, Víctor Juan Francisco Copes, llegaron a juicio acusados de los delitos de Estafa procesal en grado de tentativa, Usurpación y Falsificación de documento privado. La víctima fue la Fundación Marangunich, que tiene un campo de 1.200 hectáreas en Seguí, donde las ganancias de la explotación son destinadas a construir viviendas sociales.

En febrero de 2009 los Copes presentaron en la Justicia entrerriana documentación, afirmando que en 1995 habían adquirido dicho campo, llamado Estancia La Croacia. Pero se trataba de una maniobra ilícita para quedarse con la propiedad, que hoy está valuada en unos 10 millones de dólares.

En un juicio abreviado, las partes acordaron una pena de prisión condicional para padre e hijo de un plazo de dos años y medio. Además, deberán realizar tareas comunitarias en una institución de bien público en Funes, al sur de la provincia de Santa Fe.

Además de dicha maniobra procesal ilícita en la que intentaron engañar a un juez, a los Copes les imputaron haberse adueñado ilegítimamente de los sembradíos próximos a cosechar. Entre el 18 y el 28 de febrero de 2009, entraron a la estancia La Croacia, en la porción arrendada por Raúl Emilio Erbes, y mediante engaños, aduciendo una orden judicial e invocando un derecho de propiedad inexistente despojaron de la posesión del inmueble a Erbes v levantaron la soja sembrada con máquinas agrícolas.

La causa llevó ocho años de proceso y tuvo varios vaivenes. El entonces juez Carlos Ríos había decidido archivarla, pero con la apelación de la Fiscalía y también del Consejo de Administración de la Fundación, se logró que la Sala integrada en ese momento por los jueces Raúl Herzovich (ya fallecido), Héctor Vilarrodona (jubilado) y Miguel Ángel Giorgio (hoy vocal del STJ), le ordenara al magistrado reabrir la causa. Finalmente se llegó a una condena en un procedimiento abreviado.

Comentarios