Policiales
Jueves 29 de Junio de 2017

Ola de robos de baterías de las torres de telefonía celular afecta el servicio

En la región al menos 20 pesados equipos fueron sustraídos de las estructuras de las empresas de telefonía. Por los incidentes se registraron inconveniente con la calidad de las prestaciones de las comunicaciones.

Parece ser que tiene mucho que ver, que mientras creció el robo de baterías de las torres de telefonía celular en la región, simultáneamente se notaba el déficit de la calidad de las comunicaciones de telefonía celular.

Oficialmente desde la Policía se confirmó a UNO que en poco tiempo fueron sustraídas 20 baterías de las altas torres que existen en la región por parte de las empresas de telefonía celular. Estos pesados equipos cumplen la función de mantener en pleno funcionamiento los equipos para que se garanticen las comunicaciones. Sin embargo, al notarse la ausencia de los aparatos, las llamadas dejaron de ser fiables.
En las comisaría de Viale, La Picada, como otras de Paraná Campaña y del departamento Diamante, se efectuaron las denuncias por parte de las empresas de telefonía celular que indicaban que, casi siempre de noche o de madrugada, "les reventaban" los candados de las puertas de ingresos a los predios, para luego llevarse llamativamente las pesadas baterías.
A esa altura, no se sabía a ciencia cierta para qué se las llevaban los ladrones, lo cierto es que desde las empresas reclamaron ajustar la seguridad, porque se había precarizado el sistema de comunicaciones en la región al no tener las torres las benditas baterías.
Difundido el alerta en la fuerza de seguridad, se puso atención en las redes sociales y en las páginas de compra venta, y fue así que localizaron a una persona tratando de vender un batería de la empresa Claro.
Personal de la División Robos y Hurtos de la Policía inició la investigación y tras varias medidas, logró concertar la reunión para avanzar en la falsa compra del equipo.
A la hora fijada llegó un hombre de Paraná y tras verse sorprendido por los pesquisas, admitió que había comprado la batería para colocarla en la parte posterior del vehículo para de esa manera garantizar la potencia de los bafles.
Por los primeros datos recolectados, los investigadores le estarían apuntando a una banda de gitanos de la zona de Paraná Campaña que podrían estar en el robo de las baterías.
Extraoficialmente se difundió que el valor de las baterías, por sus características llegaría a los 50.000 pesos, cada una.
El primer problema
UNO consultó a un especialista en sistema de comunicaciones, al ingeniero Gustavo Alcain, quién dio algunas precisiones sobre el funcionamiento de las torres de telefonía celular.
El ingeniero admitió no conocer la existencia de esta seguidilla de robos, pero aclaró que "sobre todo en el interior", ante la ausencia de las baterías, podrían registrarse inconvenientes en el servicio de la comunicación. "Las baterías tienen la función de activarse ante la baja de tensión de luz o el corte del suministro eléctrico. Esto suele ocurrir con mayor factibilidad en las zonas rurales y no tanto en Paraná".
"Si hipotéticamente se corta la luz y no está la batería, ahí aparece el problema por el cuál el sistema de la torre de telefonía celular comienza a padecer inconvenientes que son chequeados por las propias empresas", explicó. Mientras esto ocurra, la calidad de las comunicaciones se debería ver afectadas.
Recordó que las empresas de modo periódico cuentan con personal técnico que verifica el estado de las torres de telefonía celular. "Además, quiero decir que los predios cuentan con tecnología que lleva a detectar cualquier tipo de inconvenientes por roturas, daños o sustracción de equipos".


Comentarios