Policiales
Jueves 27 de Abril de 2017

"No es un caso de gatillo fácil, pero sí de culpa gravísima"

El abogado de la familia del joven muerto por una bala policial adelantó que planteará la figura del "dolo eventual".

El abogado Martín Jauregui, querellante en representación de la familia del joven Franco González, que murió luego de recibir un disparo de un policía en Concordia, dio crédito a la versión del accidente, pero exigirá que el Estado responda por el hecho. "No es un caso de gatillo fácil, pero sí de culpa gravísima", remarcó.

El penalista concordiense adelantó que su estrategia se centrará en que lo ocurrido "es rayano al dolo eventual", lo que ubicaría el hecho al nivel de un homicidio simple, apuntando a una pena que podría estar entre los 8 y 25 años de prisión en caso de ser condenado.

Jauregui explicó que la figura del dolo eventual forma parte de "esa zona gris" en el Derecho, que se ubica entre la culpa y el dolo, donde el acusado "no tiene la voluntad o intención de causar un daño", pero "no hace nada para impedirlo", sobre todo en este caso donde el efectivo policial es un profesional "al que se le debería representar el peligro" que acarrea manipular su arma de manera irresponsable.

El abogado de la querella coincidió con el fiscal de la causa en que serán fundamentales los resultados de las pruebas y pericias que estará listas este viernes, para determinar entre otras cosas la distancia del disparo, para armar de alguna manera la escena del hecho.

Por último remarcó que los padres del adolescente Franco González "están destrozados" por el momento que están atravesando y que los restos de la víctima serán sepultados en la mañana de este viernes. (Diario Río Uruguay)

Comentarios