Caso Gisela López
Jueves 04 de Mayo de 2017

Muchas dudas y poca certeza en el juicio por el crimen de Gisela López

Con una testigo que dice no haber dicho lo que otra testigo sostiene que le contó y una mujer que confesó que dos de los acusados le contaron como "hubieran podido" matar a Gisela López, continuó el juicio oral contra los cuatro acusados del crimen: Mario Andrés Saucedo, alias Negro, de 54 años, ladrillero; su hijo Elvio Andrés Saucedo, de 29 años, ladrillero; Matías Alejandro Vega, alias Matute, de 19 años, desocupado; y Rocío Altamirano de 20 ama de casa.


En la jornada de ayer testigos dicen haber escuchado conversaciones en las que se mencionaba a los tres hombres imputados por el crimen de Gisela López como los autores del hecho. Es más uno de ellos dijo que los acusados Matías Vega y Rocío Altamirano, le contaron cómo "pudieron" matarla a la joven. Sin embargo, Vanesa Griselda Gauna sostuvo que Vega le habría dicho cómo la violaron, algo que los médicos forenses dicen que no sucedió. En una nota a Canal 9, Gauna involucró también al exmarido en el crimen de Gisela, algo que no dijo en el juicio ante el tribunal y los fiscales. También ante las cámaras apuntó contra otras personas y la Policía.


Gauna se mostró enojada y contradictoria cada vez que la interrogaron y le consultaron por ejemplo sobre un mensaje en Facebook donde estaba enojada por el incumplimiento de una promesa que le habían hecho a cambio de aportar información en el caso. En la red social sostiene que los culpables están libres.


Gisela López tenía la 19 años y desapareció el 22 de abril de 2016, alrededor de las 22.30, y fue hallada sin vida el 10 de mayo en un monte cercano a la casa de los imputados. En un primer momento se detuvo a un hombre de Paraná, quien demostró ser inocente.


Hasta ahora los testigos no han sido contundentes y la única prueba objetiva científica que hay en el legajo no pertenece a ninguno de los imputados.


Por otra parte ayer hubo un careo entre Claudia Figueredo y su prima Roxana Parra. La primera dice que la segunda le contó que escuchó una charla entre Vega y su mamá en la cual el acusado le confesaba el crimen de Gisela.


La joven afirmó que jamás escuchó eso. Además se refieren a una violación, que según los forenses no existió. Según los médicos Gisela fue atacada sexualmente con un palo cuando ya estaba sin vida. También sostienen los expertos que la joven víctima del femicidio se defendió.


Comentarios