Causa Papá Noel
Martes 27 de Junio de 2017

Lo que no se vio ni se escuchó de la testimonial de Varisco en el Juzgado Federal

El intendente de Paraná estuvo poco más de una hora, respondió 15 preguntas, rechazó cualquier vínculo con la banda narco del Tavi Celis, y trató de despegarse del negocio y la receptación de dinero sucio.

El intendente Sergio Varisco llegó una hora antes de lo previsto con el fin de cumplimentar la requisitoria del juzgado federal de declarar en la causa que se investiga la banda narco liderada por Daniel 'Tavi' Celis. Luego de esperar en la antesala de la secretaría como cualquier ciudadano común, ingresó a dar su testimonio que se extendió desde las 11.40, hasta las 13.

En esta oportunidad hubo un par de abogado que se hicieron presentes, no así el fiscal. Por lo cual el propio juez federal Leandro Ríos tomó la dirección del acto procesal. Fueron solo 15 preguntas, directas y medulares, pero que en varias oportunidades hicieron pensar más de la cuenta al intendente.

Tal como adelantó UNO más temprano, al finalizar el acto judicial, el intendente dio a conocer a los periodistas sus reflexiones del acto judicial en los tribunales federales.

Sin embargo, por lo dicho adentro, es dable destacar que la causa se inició formalmente en la justicia federal el 16 de marzo de 2016.

En un momento se pensó que comenzó con el secuestro de una importante cantidad de droga, por parte de la Dirección de Investigaciones de la Policía en el año 2015, que también pertenecía a la banda de Celis,

En la declaración, llamó una vez más la atención que los abogados defensores de los 21 imputados no hayan efectuado ninguna pregunta, solo asistieron y escucharon la declaración extensa de Varisco.

En su testimonio, el intendente puso mucha fuerza para rechazar cualquier posibilidad que se lo vinculara o relacionara con la banda. Hizo saber que no sabía del funcionamiento de las actividades delictivas, y mucho menos que Tavi, a quien conocía del mundo de la política, había acaparado la Unidad Municipal II.

Del mismo modo, informó cómo fue el movimiento de contratados a la planta permanente, casualmente de municipales que hoy se encuentran presos por formar parte de la banda narco. Varisco, contó que muchos de ellos eran trabajadores jerarquizados de años.

El presidente municipal, también rechazó la existencia de un vínculo o acuerdo político que le permitiera a Celis aprovecharse de los empleados de la Unidad Municipal II o sus camiones para trasladar y transportar la droga hacia distintos puntos de la ciudad.
Más adelante, Varisco aclaró cómo fueron algunas contrataciones, tal es el caso de Hernán Rivero (municipal detenido por ser integrante de la banda narco). Admitió que lo ayudó a ingresar al Estado Municipal, pero fue claro a la hora de marcar que no estaba al tanto de sus actividades con el mundo de la droga.

Gran parte de su declaración remarcó que nunca recibió de parte de Celis dinero proveniente del narcotráfico.

Por las escuchas telefónicas del concejal Pablo Hernández y de la subsecretaria de Seguridad, Griselda Bordeira, quedaron algunas situaciones no claras que debieron ser explicadas por Varisco.

No hay que ser ingenuo, pero fuera de los Tribunales, había mucho interés en la declaración de Varisco, sobre todo en los sectores opositores del justicialismo que por lo bajo alertaban de la posibilidad de funcionarios o ediles era articuladores en la banda, o que la organización lavó dinero en la campaña de Cambiemos.

Una pregunta que fue estratégica para el juez Ríos, si conocía al abogado Hugo Gemelli. El año pasado este letrado se lo escuchó en una filtración de una escucha telefónica donde hablaba con un exfuncionario municipal sobre algunos reclamos de Celis.

Ante esto, Varisco admitió conocerlo como un hombre de la política. De esa manera rechazó, nuevamente, cualquier vínculo con situaciones irregulares o poco claras.

Comentarios