Accidente fatal
Sábado 29 de Julio de 2017

Juzgan a un joven por la muerte de dos motociclistas

En la tragedia vial ocurrida en la ruta 11 en 2015, un auto embistió de atrás a una moto sin luces

Un auto a alta velocidad, una moto sin luces, sus dos ocupantes muertos. La tragedia vial ocurrió hace casi dos años en la ruta provincial N° 11, y ayer comenzaron a juzgar al conductor del vehículo por la muerte de los motociclistas. Se intenta determinar qué grado de responsabilidad tuvo Lucas Eclecia, de 23 años, oriundo de Diamante. La defensa había solicitado la probation, pero la Fiscalía quiere una sanción penal. El juez Rafael Cotorruelo determinó que el hecho sea juzgado en un debate para luego resolver la solución más justa.


La jornada comenzó con el planteo de suspensión de juicio a prueba realizado por los defensores oficiales Mariana Montefiori y Gaspar Reca Ríos, quienes consideraron que tal medida alternativa era la indicada, debido a que en el hecho Eclecia se encontró en forma repentina con una moto sin luces en la ruta. El fiscal Laureano Dato se opuso al entender que la imprudencia por la velocidad del conductor del auto y el resultado de dos víctimas fatales, amerita una pena.


Luego de un cuarto intermedio, el vocal del Tribunal de Juicio resolvió que se avance con el debate oral y público. El siniestro vial ocurrió alrededor de las 22.115 del viernes 2 de octubre de 2015, a la altura de la localidad de Valle María de la ruta 11 (kilómetro 29). El auto Renault Logan conducido por Eclecia embistió desde atrás a la moto Cerro que era conducida por Tomás Almeida, quien iba acompañado por un amigo Leonel Schaaf. Ambos vehículos circulaban de norte a sur. Almeida murió en el acto, mientras que Schaaf falleció seis días después de agonizar en el hospital San Martín.


Ayer declararon tres testigos: dos policías que trabajaron en el lugar del hecho, (el oficial sumariante Cáceres y el perito subcomisario González, de la Departamental Diamante), y Ricardo Galliussi, jefe de la División Accidentología Vial de Criminalística.



Juiciooo.jpg
Velocidad. El Renault Logan iba a 135 kilómetros por hora. 
Velocidad. El Renault Logan iba a 135 kilómetros por hora.



Los dos primeros refirieron lo observado y constatado en la ruta, en tanto que Galliussi se remitió al análisis que realizó de las evidencias recolectadas en el informe pericial.


Entre los datos aportados por el especialista, se remarcó que el auto iba a 135 kilómetros por hora, según el cálculo realizado principalmente a partir de que en el asfalto se observaron 107 metros de huellas de frenada y derrape.


Por otra parte, también se constató que la moto iba sin luces delanteras ni traseras y circulaba por el centro de la calzada, así como que sus ocupantes iban sin cascos y con ropa oscura.


El fiscal le consultó al perito si la velocidad del auto puede ser considerada determinante en el resultado del siniestro, lo que Galliussi respondió afirmativamente. Por su parte, los defensores le preguntaron al perito a qué distancia se puede llegar a visualizar una moto en las circunstancias que se dieron en el hecho, a lo que contestó que quizás sea nada, ya que esto depende también de factores como la atención del conductor.


El lunes continuará el juicio con un testigo más, y luego serán los alegatos de las partes. Probablemente sea la otra semana cuando se conozca el adelanto de la sentencia que dará a conocer Cotorruelo, vocal del tribunal unipersonal.



Comentarios