Robo
Jueves 17 de Agosto de 2017

Insólito y grotesco robo en un edificio céntrico de Paraná

Ladrones arrancaron la puerta de un departamento de calle Salta al 500 para poder ingresar

El domingo, cuando toda la atención de la sociedad se volcaba hacia lo que sucedía en las PASO, los vecinos de un edificio de calle Salta al 500 de Paraná se enteraban de un nuevo robo en su complejo habitacional. Pero esta vez el hecho dejó atónitos a todos. Los delincuentes arrancaron el marco de la puerta de la pared. Los golpes que dieron fueron muy precisos para no alertar a los vecinos.
El grupo de inquilinos dice estar a merced de los delincuentes por la falta de medidas de seguridad y el desinterés y falta de respuestas concretas de las autoridades del Sistema de Caja de Previsión Social para Médicos y Bioquímicos de Entre Ríos, propietaria del complejo habitacional.

El robo
Delincuentes ingresaron a un departamento tras arrancar la puerta y se llevaron dinero del interior. El hecho sucedió el domingo entre las 14 y las 16. La modalidad sorprendió a los inquilinos del edificio: la puerta de ingreso al departamento fue arrancada de cuajo. Es motivo de investigación pero el o los ladrones habrían utilizado herramientas para realizar el atraco. Aprovechando la ausencia de los moradores los delincuentes le sustrajeron una suma importante de dinero.
Tras lo sucedido, personal policial realizó las actuaciones correspondientes.
El edificio es propiedad del Sistema de Caja de Previsión Social para Médicos y Bioquímicos de Entre Ríos y se estrenó en enero. Los departamentos fueron alquilados sin terminar y los trabajos finales en varios de ellos fueron realizados con los inquilinos ya habitando los restantes.

Falta de respuestas
Los vecinos expresaron su descontento por la falta de respuestas a los innumerables reclamos que vienen realizando por inconvenientes en la parte edilicia, de funcionamiento y de medidas de seguridad en el edificio hacia las autoridades del Sistema de Caja de Previsión Social para Médicos y Bioquímicos de Entre Ríos. Los vecinos indicaron que a los pocos días de habitado el inmueble comenzaron los problemas edilicios y de funcionamiento. A estos inconvenientes se sumó el reclamo a la Caja por seguridad. "Es lamentable lo que estamos viviendo. El edificio está construido con materiales de muy mala calidad y la estructura es sumamente precaria. Las aberturas de las puertas tienen poliuretano en vez de cemento, entre otras tantas fallas y malas terminaciones", expresó uno de los inquilinos en diálogo con UNO. Este no fue el primer robo. En mayo otro vecino sufrió el robo de dinero y pertenencias mientras se encontraba afuera. Allí lo atípico fue que la puerta de ingreso al departamento no fue forzada. En ese momento apuntaron a un encargado de obra que unas semanas antes había sido desafectado de su tarea. "Acá había un encargado que tenía copia de llave de todos los departamentos, a él era a quien le hacíamos los reclamos por los problemas que había, pero nunca pudo hacer gran cosa. Se excusaba en que las autoridades de la Caja no le daban herramientas ni soluciones", agregó otro inquilino.

La empresa constructora
Los vecinos también hicieron énfasis en lo precario de la obra. "El edificio está construido con materiales de pésima calidad", y según ellos la obra estuvo a cargo de una empresa constructora de nombre Norte SRL que se declaró en quiebra y que también se encargó de la construcción de edificios en calle La Rioja, Rosario del Tala y Santa Cruz, donde también ocurrieron robos en lo que va de este año.

Dato a investigar
La modalidad del robo fue arrancar de cuajo la puerta. No pudo haber sucedido de no ser por lo precario que son los materiales con los que se construyó el edificio. Además meses antes trabajadores de la construcción debieron volver a colocar la puerta y amurarla porque no cerraba. Vaya casualidad, el robo ocurrió en ese departamento. Los vecinos creen que quien perpetra los atracos es alguien que tiene conocimiento del lugar, de los habitantes, sabe los movimientos y por dónde ingresar. "Sin datos nadie entra a un edificio y hace semejante cosa. Nos tienen fichados, conocen quiénes somos, cuáles son nuestros vehículos y cuándo no estamos en los departamentos. Estamos muy preocupados. Acá viven familias con chicos y la verdad que estamos desamparados", añadió preocupado un padre de familia.

Comentarios