Policiales
Viernes 15 de Septiembre de 2017

En el centro de Paraná, a los tiros, matan palomas y ponen en riesgo a las personas

Vecinos de Alsina y Carbó se molestaron con la matanza de las aves. No se sabe si son gurises o bien el dueño de un auto que vive en las inmediaciones y pudo haber sido defecado. En 10 días hubo al menos tres balaceras.

Indignados se encuentra un grupo de vecinos de dos céntricas arterias de Paraná que denunciaron la existencia de una persona que anda armada matando palomas y poniendo el riesgo a la zona. Las balaceras en los últimos tiempos vienen siendo regulares, sobre todo en horas de la tarde-noche.

En las calles Alsina y Carbó hay preocupación, no solo con la matanza de las palomas que se encuentran en los árboles y caen con impactos de un aire comprimido o bien una escopeta calibre 22; sino que esto podría derivar en cualquier momento la lesión de alguna persona de la zona, como también daños en vehículos o las propiedades.


Según se indicó a UNO por parte de dos vecinas que enviaron sus mensajes y fotos, el último incidente se registró el miércoles alrededor de las 17,30. En ese sector de la ciudad, de mucho movimiento comercial, se escucharon varias detonaciones de un arma de fuego. "Lo mismo ocurrió dos días antes, y de esa manera, la semana anterior", explicó Luciana.


La vecina de Alsina habló con UNO para referenciar: "La primera en salir a denunciar esto, fue una señora que integra un grupo de protectores de animales, y luego de algunas consultas en el barrio, es que nos preocupamos por la matanza en sí, y por sus derivaciones".


"Espero que no hieran a nadie, o mucho menos que maten a alguna persona con el "chistesito" de creerse un Rambo", criticó para añadir: "Acá hay dos situaciones bien diferentes, o bien e trata de algún gurí que cuente con un aire comprimido y le guste cazar palomas, o bien puede ser algún vecino nuestro que molesto por la suciedad que les dejan las palomas en los autos estacionados, haya salido a exterminarlas".


"Si se profundiza esta idea, lo llamativo, es que nadie vio a alguien disparando para todos lados, por lo que podrían ser alguien que viva en alguno de los edificios o casas aledañas y al ver las defecadas en el techo o u otra parte del capot, desde adentro de la casa empiece a los tiros sobre los animales apostados en los árboles", reflexionó.


De esta manera, Luciana contó: "Hay muchas palomas muertas en la vereda. Y el olor a podrido se hace sentir. Esperemos que la Policía intervenga y controle, ya que hay algunas exposiciones".

Comentarios