Homicidio
Lunes 03 de Julio de 2017

Detuvieron al joven que mató a otro tras una discusión por el robo de dos parlantes

En el barrio Belgrano de Paraná, Ignacio Farías, de 23 años, se cruzó con Brian Tomassi, de 21, y le reclamó por la sustracción en su vivienda dos semanas atrás. Se pelearon, el más chico sacó un cuchillo y se lo clavó en el corazón

Otra vez la violencia dijo presente en el barrio Belgrano de Paraná. Cinco semanas después de que un adolescente matara a su amigo de un balazo accidental, en la noche del sábado un joven de 21 años asesinó a otro de 23 en una discusión por un robo. Ignacio Farías falleció por la puñalada que recibió en el corazón tras una tensa espera de la ambulancia, como ya es costumbre cada vez que ocurre un hecho de violencia en un barrio de la capital provincial. Brian Tomassi fue detenido poco después por la División Homicidios, que además secuestró el arma utilizada en el hecho.


Faltaban minutos para la medianoche del sábado. En calle Pronunciamiento y Luis Pacha Rodríguez, frente al dispensario del barrio Belgrano, Farías estaba tomando algo junto a un amigo de apellido Martínez, más conocido como Tucurita, el exboxeador. Era una noche fría y tranquila, pero fue todo lo contrario tras el encuentro con un tercero que entró en escena.


Tomassi había sido acusado, dos semanas atrás, del robo de dos parlantes de un equipo de música en la vivienda de la familia Farías. Hubo reclamos y reproches que no habían pasado a mayores, pero el asunto no se resolvió.


Al parecer, según los testigos del hecho que declararon ante los investigadores, Farías le reclamó a Tomassi por aquel robo, y comenzó una discusión que, en segundos, se transformó en una pelea, cuchillo de por medio. Tomassi le asestó una puñalada en medio del pecho a Farías y se dio a la fuga.



--> LEER MÁS --> Un joven murió tras ser apuñalado en el barrio Belgrano de Paraná




Un tío del agresor que escuchó los gritos y observó el forcejeo corrió para separarlos, pero llegó tarde, cuando Farías caía desvanecido al suelo. Llamaron al 911 y la espera de la ambulancia pareció eterna. Cuando finalmente llegó lo trasladaron al hospital San Martín. El joven sufrió dos paros cardíacos en el shock room de la Guardia, no alcanzó a ingresar al quirófano y falleció. El arma blanca le había herido el corazón y Farías murió desangrado por dentro, según determinó la autopsia realizada por el médico forense.


El personal de Homicidios de la Dirección Investigaciones comenzó las averiguaciones en el lugar del hecho por disposición de la Fiscalía. Según se informó a UNO, lograron dar con tres testigos presenciales, que coincidirían en sus relatos sobre lo ocurrido. Además de Martínez, el amigo de la víctima, y del tío del agresor, hubo un vecino que observó por la ventana de su casa el episodio al escuchar la discusión.


En la escena del crimen, donde trabajó el personal de la Dirección Criminalística, no había más que un par de gotas de sangre. Los policías pensaron que el autor del hecho, al huir hacia el interior del barrio, habría descartado el arma blanca. Así fue que rastrillaron toda la zona y uno de ellos comenzó a revisar un contenedor de basura ubicado cerca de la puerta de la casa de Tomassi. Con la presencia de testigos del procedimiento, en una bolsa de basura hallaron un cuchillo de 20 centímetros, tipo faca carcelera, que sería el utilizado en el hecho.


Finalmente, se dispuso la detención del principal sospechoso. Los efectivos policiales lo encontraron en la casa de un tío, en calle Luis Pacha Rodríguez y la cortada 1258.


El cuerpo de Farías fue entregado a sus familiares, y anoche velaban sus restos en una sala del centro de Paraná, entre expresiones de dolor y reclamo de justicia.

Comentarios