Violencia
Miércoles 13 de Septiembre de 2017

Confirman a la fiscal en causa por violencia policial

Habían pedido recusarla por ser tía del oficial que dirigió el operativo donde balearon a un joven

Paralelamente a la investigación que se lleva adelante en la Fiscalía de Feliciano por un caso de violencia policial, donde un adolescente perdió un ojo de un disparo, se esperaba la resolución de la Cámara de Apelaciones de Paraná sobre el planteo de recusación de la fiscal Beatriz Garrahan realizada por el querellante Damián Arévalo. El juez Alejandro Grippo resolvió confirmar a la funcionaria al frente de la causa, pese a que el oficial a cargo del procedimiento realizado el 10 de julio es su sobrino.
El cuestionamiento había sido planteado ante el juez de Garantías de Feliciano, Emir Gabriel Artero. La fiscal manifestó que su accionar es totalmente imparcial pese al vínculo de parentesco con el funcionario policial. El juez le dio la razón y rechazó el pedido de recusación. Arévalo pidió al magistrado el recurso de apelación, pero no se lo concedió. Por esto, el querellante que representa al joven de 16 años lesionado de gravedad fue en queja ante la Cámara de Apelaciones. La respuesta se dio a conocer ayer.
El vocal Grippo sostuvo que asiste razón al juez Artero al denegar el recurso "por no tratarse de una resolución apelable".
Es decir, pese a que el Código Procesal Penal de Entre Ríos establece que un juez o fiscal debe apartarse de una causa donde esté implicado un pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad, el mismo Código sostiene que si el juez confirma al fiscal en la causa, tal decisión no admite cuestionamiento de las partes.
Igualmente, Grippo se refirió a la cuestión de fondo: "Entiendo útil y pertinente dejar sentado que entiendo que la decisión sobre el apartamiento de los fiscales de una investigación es resorte exclusivo del Ministerio Público Fiscal. Al sancionarse la Ley Orgánica de Ministerio Público, el 8 de marzo de 2016, incorporó y reguló (...) el procedimiento especial para la recusación de fiscales, estableciendo que corresponde expedirse sobre las mismas al fiscal coordinador o al procurador general".
Por esto, el vocal concluyó en denegar la queja del querellante.

Al frente del procedimiento

El 10 de julio, como ya informó UNO, Agustín, de 16 años, estaba internado a cargo del Copnaf, y durante un traslado al hospital de Feliciano donde lo medicaron se escapó y se fue a la casa de la abuela. La Policía lo fue a buscar, estaba muy exaltado, en medio una crisis y con un cuchillo se resistió a ser detenido. Entró a la vivienda la Guardia Especial de la Jefatura Departamental para reducirlo. El oficial Muñoz le disparó con posta de goma y le provocó la pérdida del ojo izquierdo. El oficial que estaba a cargo del procedimiento es el sobrino de la fiscal Garrahan. El hombre declaró como testigo y, pese a haber estado a cargo de su subordinado, consideran que no tuvo responsabilidad en el hecho. Habrá que ver si existió o no orden de disparar. El único imputado es Muñoz, por el delito de Lesiones graves en exceso de legítima defensa. Además, la fiscal imputó al menor por Amenazas y Resistencia a la autoridad.

Comentarios