Policiales
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Cita a ciegas, el ardid para detener a prófugo por el robo del Cessna en Victoria

Investigación. Por la sustracción de la avioneta ya hay dos arrestados y cuatro buscados. Otro de los aprehendidos se suicidó en Rosario. El atraco ocurrió el martes 21 de febrero

Héctor Darío De Lima, de 30 años, sabía que la Policía le venía siguiendo el rastro por el robo de la avioneta del aeroclub de Victoria, hecho ocurrido a principios de este año. No era un hombre desconocido para las autoridades argentinas, a pesar de ser paraguayo, ya que había cumplido dos condenas por violentos robos: uno en Misiones y otro en Corrientes. Tras su paso por la prisión se metió de lleno en el mundo del narcotráfico.


De Lima se cuidaba de no dejar rastros, pero tal cual informó UNO en su edición de ayer, un supuesto encuentro con una mujer que había conocido a través de Facebook fue el señuelo que utilizaron los investigadores para que termine detenido. Ayer estaba preso en Posadas, esperando que el fiscal de Victoria Eduardo Guaita solicite su traslado para indagarlo e imputarlo.


De Lima, quien sobrevivió al ataque de un yacaré que le arrancó parte de un brazo en los Esteros del Iberá cuando el Cessna robado en Entre Ríos se precipitó a tierra, es el segundo hombre detenido por el caso. En rigor es el tercero, pero uno se suicidó en Rosario al obtener la prisión domiciliaria a mediados de abril.



La historia



De Lima junto a Mario Crocco, Valentín Ramírez, Daniel Sánchez, Bernardino González y Darío Roa llevaron adelante el atraco dice la principal hipótesis de la Fiscalía que también incluía en el ardid a Gabriel Quiroz, un reconocido instructor de paracaidismo de Rosario.


Según la historia que se pudo reconstruir, De Lima y sus secuaces se presentaron como clientes en el aeroclub de Victoria, pero enseguida desenfundaron armas y robaron la avioneta, una Cessna 182. Escaparon por aire y, creen los investigadores, la intención era llegar a Paraguay, donde la aeronave iba a ser reacondicionada para el tráfico de estupefacientes. Sin embargo la máquina se precipitó a tierra en medio de los Esteros del Iberá.


Milagrosamente los cuatro delincuentes que iban a bordo lograron salir con vida. Crocco no subió al avión y fue arrestado poco tiempo después en Rosario junto a Quiroz, que luego se mató. Este trabajo investigativo fue encabezado por la División Robos y Hurtos de la Policía de Entre Ríos junto a sus pares misioneros y de la Policía Aeronáutica.


De Lima, Ramírez, Sánchez, González y Roa escaparon de la muerte pero, al menos uno de ellos, no pudo eludir a los investigadores. De Lima tenía pedido de captura internacional y el viernes por la tarde finalmente fue detenido en plena Estación de Transferencia de Miguel Lanús, en Posadas, cuando caminaba como uno más entre un mar de personas.


Su captura no se dio de un día para el otro. Fuentes policiales aseguraron que sobre el sujeto se había montado un minucioso trabajo de inteligencia y seguimiento encubierto, hasta que el viernes los efectivos implicados consideraron el momento oportuno para accionar.


Después del robo, el Cessna estuvo desaparecido durante un largo tiempo, hasta que a fines de marzo fue encontrado estrellado en una inhóspita zona en medio de los Esteros del Iberá, en la localidad correntina de Carlos Pellegrini.


La investigación se inició y así dieron cuenta que un mes antes los guardaparques de la zona se cruzaron con cuatro personas que alegaron ser turistas que estaban perdidos, por lo que fueron llevados a la ciudad, donde recibieron todo tipo de asistencia e incluso dejaron sus nombres asentados tanto en el hospital como en la comisaría local. Sí, eran los malvivientes que habían robado la avioneta, pero todo esto recién se conoció cuando la aeronave fue hallada. Luego de eso la Justicia aplicó sobre los cuatro sospechosos un pedido de captura internacional en Interpol y activó su búsqueda por todo el país.


La sospecha era que los delincuentes eran una banda narco conformada por paraguayos y argentinos que se habían apoderado de la avioneta para transportar droga.


La pista de Misiones surgió entonces en relación a uno de los sospechosos y desde ese momento la Policía comenzó a trabajar con el fin de dar con su paradero. Así fue que policías de la División Robos y Hurtos de la Dirección Investigaciones Complejas de Misiones lo rastrearon por todas partes hasta que obtuvieron datos sobre sus movimientos y comenzaron a acercarse sin levantar sospechas. Es más, la labor incluyó un trabajo por redes sociales en la cual algunos efectivos se hicieron pasar por una mujer y de esa forma engañaron al sujeto, pactando un encuentro que debía darse, justamente, el viernes. En esa instancia, se montó un trabajo encubierto y cuando el sospechoso se presentó en el punto pactado los policías lo acorralaron.


Fuentes consultadas indicaron que al momento de su detención el sujeto carecía de documentación, por lo que su identificación y certificación de datos se extendió hasta últimas horas del viernes, cuando finalmente la Policía de Entre Ríos confirmó que se trataba de uno de los hombres buscados.


Voceros del caso también añadieron que el sujeto es considerado de extrema peligrosidad, ya que registra un frondoso prontuario por robos a mano armada cometidos en toda la región, como así también en Paraguay, donde incluso fue fotografiado en varias ocasiones portando armas largas.



Fuente: El Territorio, Primera Plana y UNO de Entre Ríos.

Comentarios