Micaela García
Miércoles 04 de Octubre de 2017

Caso Micaela García: El viernes serán los alegatos de las acusaciones y las defensas

Declararon ayer los últimos testigos: la pareja y el hijo de Pavón abonaron su inocencia. Confirmaron que el acusado estaba durmiendo en su casa al momento del crimen. Además declararon un amigo de Otero y un especialista que analizó la muestra genética.

No hubo sorpresas en el último día del juicio con declaraciones de testigos: la mujer y el hijo de Néstor Pavón corroboraron lo que el hombre dijo que había hecho en la madrugada del 1° de abril y la mañana siguiente al momento de ir a trabajar. Un joven contó que la noche anterior cenó en su casa con Gabriel Otero. Y un perito ratificó la presencia de rastros genéticos de Micaela García en el auto de Sebastián Wagner. De este modo, las cartas están echadas y sólo resta conocer la estrategia de cada parte en los alegatos del viernes, principalmente si habrá pedidos de condena para uno, dos o los tres imputados. La semana próxima podría conocerse el adelanto de sentencia del Tribunal de Gualeguay.

En síntesis, la versión que había dado Néstor Pavón sobre lo que hizo en las horas previas y posteriores al rapto, abuso y asesinato de Micaela, fue que había salido a cenar, el viernes 31 de marzo por la noche, junto a su empleado del lavadero de vehículos, Wagner, y su hijo de 13 años. Alrededor de las 3.30 del viernes Wagner los dejó en su casa donde se acostaron a dormir, le dio la llave del lavadero para que durmiera allí debido a los problemas que tenía con su pareja, Nora González, y al día siguiente a la mañana comenzó el derrotero para encontrarlo debido a que había un camionero que quería lavar su vehículo y no había nadie allí.

micaela.jpg


El fiscal Ignacio Telenta, en el juicio, marcó contradicciones en las distintas declaraciones de Pavón. En tanto que ayer, tanto la pareja del acusado, como el hijo, ratificaron el relato del hombre.



El chico declaró ante el tribunal porque él así lo quiso, una psicóloga determinó que no era necesaria una cámara Gesell, y además dijo que quería verlos y que lo vean, porque no le gusta que después hablen atrás suyo. Recordó la cena de aquella noche, que se fue a dormir al auto, cuando Wagner los dejó en su casa y luego se acostó en su pieza. Refirió que su padre le dio la llave del lavadero al empleado y que el auto estaba lleno de bultos debido a que el hombre se había peleado con la mujer.

micaela2.jpg
Los padres de Micaela piden que se haga justicia
Los padres de Micaela piden que se haga justicia


María Eugenia Abrigo dijo que esa noche llegó a su casa a la madrugada y envió un mensaje de texto a su pareja porque no estaba él ni el chico, Pavón le respondió que volvía en seguida, se acostó a dormir, y al rato escuchó que el hombre abrió el portón y guardó el auto que ella había dejado afuera. Durmió con su marido hasta el día siguiente a la mañana, cuando Pavón recibió el llamado del camionero y luego intentó comunicarse con Wagner.

Además, la mujer dijo que Pavón tenía un celular LG con teclado, sin WhatsApp ni redes sociales, en función de lo que se decía acerca de que el hombre ese fin de semana debía estar al tanto de la desaparición de Micaela por las cadenas de mensajes que se hicieron en Gualeguay.
Por otro lado, un joven fue citado a declarar por parte de la defensa de Otero. Dijo que su amigo había ido a cenar ñoquis el viernes a su casa, y a las 0.30 se fue.
Un perito del Gabinete de Genética Forense del Superior Tribunal de Justicia habló sobre el informe presentado a la Fiscalía acerca de los análisis efectuados a distintos elementos secuestrados y el cotejo de los mismos con la muestra genética de la víctima. El especialista afirmó que los pelos que había en la aspiradora que estaba en la casa de Wagner, con la cual fue visto él y su pareja limpiar el auto la mañana del crimen, son de Micaela. Asimismo, refirió las muestras que no eran compatibles con la víctima ni los acusados.

Comentarios