Paraná
Sábado 15 de Julio de 2017

Cambios en las visitas a internos de la UP: protesta por la medida judicial

Los presos no recibirán más a sus familiares en los pabellones, sino en un salón. Autoridades afirman que "van a estar mucho mejor"

Hace 17 años que en la Unidad Penal N° 1 de Paraná las visitas de familiares a los internos se realizan dentro de los pabellones. Una situación distinta a la de otros establecimientos penitenciarios, pero que se había mantenido, un poco por costumbre y otro por comodidad. Pero en los últimos años la población de la cárcel se multiplicó y hoy ronda las 800 personas. Este incremento trajo aparejado varios cambios y situaciones conflictivas.


El hecho que provocó la medida judicial de modificar el lugar de las visitas fue la denuncia por abuso sexual de dos niñas en el pabellón de delincuentes sexuales por parte de un violador serial. Pero ya venían sucediendo conflictos en distintos pabellones en los que algunos presos no respetaban como antes a familiares que iban a acompañar a otros. Es decir, "cambios en los viejos códigos carcelarios", según se indicó a UNO. Por esto, se definió acondicionar un espacio especial para las visitas que no esté fuera del control de los penitenciarios.


Esta medida generó un conflicto con familiares de algunos internos que están llevando adelante una protesta en la puerta de la cárcel, con un acampe en la vereda de calle Marcos Sastre, así como el reclamo también en el interior de la Unidad Penal. Estas personas aseguran que no se van a mover hasta lograr una respuesta. Desde el Servicio Penitenciario sostienen que cumplirán con la orden judicial.



***
Las quejas de los manifestantes




Por teléfono, UNO dialogó con un interno que está en huelga en su pabellón, quien detalló sus quejas. Una de ellas se trata del nuevo régimen de comidas: "Impiden que nos traigan alimentos y gaseosas", contó. También refirió hechos de violencia por parte de carceleros, como el caso reciente de un preso que fue derivado a Federal con lesiones.


Más UP (2).jpg



Consultado acerca de si han canalizado los reclamos a través de un defensor público, el hombre dijo: "Lamentablemente tienen connivencia con el Servicio Penitenciario, queremos que pertenezcan a un organismo independiente", y agregó: "Para llegar a Ignacio Müllor (defensor oficial penitenciario) tenemos que pedir con fulano, que le pase a mengano y que él nos dé una audiencia".


Del otro lado del muro, en el acampe que realizan familiares de internos, algunos de ellos manifestaron, sobre el tema de la comida, que "la mayoría de los presos comen lo que les traen las familias" porque les resulta desagradables las condiciones de los alimentos que les ofrecen en la cárcel. "Algunos dicen que si son presos, que se mueran, pero ellos están pagando por lo que hicieron", dijo el padre de un condenado.


Acerca de los cambios en la modalidad de visitas, la principal preocupación es que en el salón donde se realicen los encuentros, se crucen los presos con conflictos personales por hechos delictivos, y temen que esto genere episodios de violencia. Puntualmente, exigen que el cambio se implemente para los internos del pabellón de abusadores sexuales, debido a que la medida se originó a partir del caso del violador Alberto Sueldo. Y afirmaron que los violadores tienen trato privilegiado porque "les cocinan, les limpian, hacen todo" a los agentes penitenciarios, así como les dan permisos para realizar tareas laborales en el penal.


En un documento que acercaron a UNO y cuya idea era elevarlo a las autoridades , "internos procesados y condenados en jurisdicción provincial y federal" detallaron "una serie de peticiones por padecimientos estructurales", entre los que mencionan la asistencia médica, las "condiciones ambientales e higiénicas de los pabellones" y denuncian que "casi 800 internos debemos compartir nuestro hábitat en estado de saturación".


Más UP (1).jpg



Asimismo, refieren que la Ley de Ejecución de Penas prescribe que "el interno podrá adquirir o recibir alimentos de sus familiares o visitantes", lo cual sostienen que no se cumple porque en las requisas se los quitan.


***
"Van a estar mucho mejor"



Autoridades penitenciarias afirmaron a UNO que "se les ha explicado que la medida se va a aplicar dentro de 10 días y no va a haber ninguna posibilidad de que haya conflicto entre los internos", en los salones que se acondicionarán para las visitas.


Ya pasó el tiempo en que podíamos confiar en que los internos tenían resguardos con la visitas. Al haber pasado los presuntos abusos en la Unidad Penal, nos hemos puesto a investigar más en profundidad y la mayoría de las visitas van a estar mucho más aliviadas si son recibidas en un lugar más adecuado", se explicó.


En este sentido, sostuvieron que hay "ciertos códigos que han dejado de sostenerse en la población penal y eso hace que algunas visitas estén muy incómodas". Además, "no podemos dejar de lado que hay una orden judicial para que esto pase, hemos tenido que adecuar sectores para que los internos reciban visitas", dijeron, y agregaron: "La gente va a estar mejor, los internos también y muchos van a estar más aliviados que cuando son recibidos fuera del control del personal. No vamos a privarles el momento de intimidad, pero no vamos a aceptar que nadie presione a nadie".


Sobre los sectores de la cárcel donde se registraron reclamos, las autoridades informaron: "El único pabellón que se ha mostrado disconforme es el número 1, donde está el familiar de una de estas personas que tiene más conflictos en el medio libre que dentro de la cárcel. El temor de ellos es que se replique la violencia de afuera, dentro de la Unidad Penal, cosa que estamos manejando. No se van a cruzar, obviamente", y concluyeron: "La situación es paradojal, no tenemos problemas dentro de la Unidad por la medida y sí afuera. Inexorablemente la medida se va a tomar, pueden acampar y hacer lo que quieran. A todo el mundo le va a parecer razonable".



***
Número: 800 es la cifra en la que oscila la cantidad de internos en la Unidad Penal N° 1

Comentarios