Narcotráfico
Martes 29 de Agosto de 2017

Barrientos pidió volver pero la Justicia no lo quiere en Entre Ríos

El jefe de la Barra Fuerte de Patronato, condenado homicidio, sigue en Ezeiza. Presentó en Capital Federal un hábeas corpus correctivo

Gustavo Barrientos no se queda de brazos cruzados. Hace dos meses lo trasladaron de la comodidad de la Unidad Penal N° 78 de Gualeguay hacia la cárcel de máxima seguridad de Ezeiza. Cumple una pena por un doble homicidio pero, en función de una causa por Asociación ilícita, en la que se lo acusa de organizar delitos desde el encierro, decidieron enviarlo a Buenos Aires. Ayer sus nuevos abogados Andrés Carvajal y Horacio Barreto presentaron un hábeas corpus correctivo en Capital Federal, en el que cuestionan las condiciones de detención y los motivos de su traslado.
Entre los puntos planteados en el escrito "por infracciones a la 24.660" del Régimen de Ejecución de Penas, los letrados sostuvieron que Barrientos "con el legajo que tiene debería estar tranquilamente en la unidad de régimen abierto y lo sacaron de Gualeguay donde estaba en el lavadero de autos, trabajando en la calle, y lo mandaron a una cárcel de máxima seguridad".
Además, según señalaron a UNO, está "compartiendo un rancho con otros 15 internos", en un espacio reducido para alojar a muchas menos personas.
Anteriormente, Barrientos había presentado un recurso similar ante un Juzgado de Lomas de Zamora, cuyo magistrado a cargo requirió al Juzgado de Paraná retirarlo del penal de Ezeiza. Pero desde la capital entrerriana, la Justicia dijo que lo enviaran a cualquier centro penitenciario del país, menos a alguna Unidad Penal de la provincia. En este caso, su destino podría ser, por ejemplo, la unidad carcelaria de Rawson o la de Chaco, establecimientos dependientes del Servicio Penitenciario Federal.
Carvajal y Barreto señalaron que entienden que "las condiciones de detención se agravaron por lo cual se interpuso un hábeas corpus correctivo en el Juzgado Federal N° 1 de Capital Federal. Se violaron artículos de la Ley 24.660 que dan la posibilidad al interno de progresar en la resocialización". En este sentido, indicaron que "Barrientos tiene 7/10 en concepto y conducta, que es lo que se requiere para las salidas transitorias" y además "tiene siete meses ganados para que se adelanten las salidas".




Como se recuerda, el recorrido de Petaco Barrientos por las unidades penales ha comenzado a fines de 2012, cuando lo detuvieron por el doble homicidio de Matías Giménez y Maximiliano Godoy, ocurrido en el barrio Paraná XX, y por el cual luego aceptó una pena de 11 años y cuatro meses de prisión. En la Unidad Penal N° 1 manejaba celulares desde los cuales dictaba órdenes a sus soldaditos y familiares para cometer delitos, según una causa por Asociación ilícita que lleva más de tres años. Además, fue sospechado de amenazar a autoridades judiciales y hasta de intentar matar a otro preso por envenenamiento. En función de esto lo enviaron a la cárcel de Gualeguay, donde también están alojados sus allegados condenados por graves delitos.


La causa por Asociación ilícita fue remitida desde la Justicia provincial al Juzgado Federal de Paraná, por sospechar que la finalidad de la organización liderada por Barrientos era el narcotráfico. El juez subrogante Pablo Andrés Seró debe analizar las evidencias de esta causa (principalmente escuchas telefónicas) y decidir si indaga a Petaco y una veintena más de nombrados en el expediente.

Datos
*Desde 2012 Barrientos está preso por un doble homicidio.
*En 2014 lo trasladaron a Gualeguay por una causa por Asociación ilícita, organización que manejaba desde la Unidad Penal 1 por celular.
*Esta causa fue remitida al Juzgado Federal y hace dos meses lo enviaron al complejo penitenciario federal de Ezeiza.
*Sus abogados presentaron ayer un hábeas corpus correctivo al cuestionar que "se agravaron las condiciones de detención" en el Juzgado N° 1 de Capital Federal.


Comentarios