Allanamientos
Jueves 31 de Agosto de 2017

Allanaron el pabellón de un recién condenado por narco y un "peso pesado"

Organización. Javier Caire fue sentenciado en la banda de los narcopolicías. Compartía pabellón con Pedro Arrúa, un misionero proveedor de drogas y vinculado al tráfico de efedrina

Luego de varios meses de investigación fue desarticulada una organización narco que traficaba cocaína, cuyos integrantes estaban vinculados entre Chaco y Entre Ríos. Los procedimientos en Colón y Concepción del Uruguay estuvieron a cargo de la Dirección Toxicología de la Policía provincial, e incluyeron la Unidad Penal N° 4; en tanto que los allanamientos en Resistencia fueron llevados adelante por Gendarmería Nacional, que requisó el Complejo Penitenciario Federal. El resultado fue la detención de siete personas, que quedaron a disposición del Juzgado Federal de La Histórica.

Tal como adelantó UNO en su edición de ayer, los procedimientos comenzaron en horas de la noche del miércoles. Recién ayer por la mañana culminaron con el arresto de los sospechosos y el secuestro de varios elementos de prueba.

La pesquisa a cargo del personal de Toxicología junto a la Jefatura de Departamental Uruguay comenzó siguiendo el rastro de vendedores de droga de Concepción, que pudieron vincular, a partir del desarrollo de tareas de vigilancia y escuchas telefónicas, con personas que se dedicarían a la misma actividad delictiva en Colón. A su vez, poco después el rastro de los contactos de la banda llegó a la ciudad de Resistencia, capital de la provincia de Chaco.

No es un caso cualquiera, ya que están involucrados dos nombres rutilantes del ambiente del narcotráfico provincial y nacional. En la cárcel de Concepción del Uruguay los uniformados requisaron dos pabellones, en los que están alojados Javier Caire y Pedro Amadeo Arrúa, ambos por narcotráfico.
Además, fue allanado el domicilio de Caire y detuvieron a su mujer. Hoy será la indagatoria donde sabrá qué delito le imputan.

En tanto que los efectivos de Toxicología esperaron en la calle, al costado del cementerio por avenida 9 de Julio, un auto Suzuki. Lo interceptaron y arrestaron a un paraguayo y un argentino que llevaban casi 600 gramos de cocaína y 75.000 pesos.

El juez federal Pablo Seró autorizó en total 12 allanamientos en domicilios de las tres ciudades señaladas, tanto viviendas como en dependencias carcelarias del Servicio Penitenciario Federal y provincial.
El resultado global de los procedimientos, según se informó desde la Policía, fue de siete detenidos (tres varones y cuatro mujeres), nueve personas identificadas, y secuestro de distintos elementos: cuatro vehículos, cocaína fraccionada, plantas de marihuana, dinero en efectivo, celulares, computadoras, balanzas digitales, elementos de corte y estiramiento de sustancias, entre otros objetos que fueron hallados e incorporados como evidencia al expediente.

En el pabellón donde están alojados Caire y Arrúa se secuestraron 10 celulares, dos pen drives y 10 chip de líneas telefónicas entre otros elementos.

Amplios prontuarios

Caire fue condenado el 7 de junio a cinco años y seis meses de prisión por Asociación ilícita en la causa conocida como de Los narcopolicías, junto al otro jefe de la banda que traficaba cocaína en la costa del Uruguay, Mario El Gordo González.

En tanto que Arrúa, más conocido como Pity, es un misionero que está alojado en la misma cárcel desde el 25 de noviembre de 2016 por un transporte de 40 kilos de marihuana. Esta droga fue hallada oculta en el motor de un camión, en un control de Gendarmería Nacional en Gualeguaychú. Pero Arrúa no iba en el vehículo, sino que está sindicado como autor intelectual de la operación narco.

Este hombre es considerado un "peso pesado" del narcotráfico a nivel nacional, ya que ha sido nombrado en causas importantes, incluso por contrabando de drogas.

A Arrúa lo condenaron en Córdoba por una operación con 200 kilos de marihuana. Tras recuperar la libertad regresó a Posadas y fue detenido nuevamente tras el mencionado operativo en la ruta 14 y está a disposición del Juzgado Federal de Concepción.

Pero su punto más alto en la escalada delictiva la logró en 2009, cuando fue procesado en la famosa causa de "la ruta de la efedrina". Se lo vinculó con el tráfico ilegal de este precursor químico y las vías de tránsito para contrabandearlo desde Argentina hacia México, vía Paraguay. El 12 de marzo de 2009 fue detenido por el juez de Zárate–Campana, Federico Faggionato Márquez, por integrar la organización que estaría liderada por Jesús Martínez Espinosa, el hombre conocido como El Zar de la Efedrina, y acusado de ser quien instaló en la localidad de Ingeniero Maschwichtz, en el Gran Buenos Aires, un laboratorio de drogas sintéticas. Ese laboratorio estaría relacionado con el triple crimen de General Rodríguez, en el que fueron asesinados Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina. Por el triple crimen fueron condenados a prisión perpetua Víctor y Marcelo Schillaci, y los hermanos Cristian y Martín Lanatta. Finalmente, Arrúa quedó desvinculado de aquella causa.

Comentarios