Paraná
Viernes 16 de Junio de 2017

Acusados de matar a una enfermera no evitarán el juicio

Dispararon contra una casa y la bala hirió a Teresa Rondán. Serán juzgados por homicidio simple

No hay acuerdo entre las partes, y los acusados de matar a la enfermera de Paraná, María Teresa Rondán, serán juzgados por homicidio simple. Se trata de dos hermanos de apellido Villalba que, en la noche del domingo 24 de abril del año pasado, dispararon contra el frente de una casa en calle Romina Iturain (ex 141). Dos balas perforaron el portón de chapa de la vivienda e impactaron en la nuca y una pierna de la víctima, que estaba sentada en una habitación.

La mujer era enfermera del hospital San Martín y tenía 61 años. Su muerte causó consternación en el barrio Kilómetro 3 y entre los trabajadores del nosocomio. Su familia pide justicia.

La investigación llevada adelante por el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull logró la detención de los dos principales sospechosos: David Nicolás Villalba y su hermano Misael. Ambos contaban con probation al momento del hecho, que fueron revocadas.

Los acusados habrían tenido problemas con un familiar de la víctima, lo que motivó aquella balacera. Por las características del episodio, la defensa buscaba una acusación por los delitos de Abuso de arma y Homicidio culposo, al entender que la intención era amedrentar a un integrante de la familia, y que la muerte de Rondan fue accidental. Sin embargo, para el fiscal se trata de un Homicidio simple. Al no haber acuerdo, se deshace la posibilidad de un juicio abreviado, como pretendía la defensa si se pactaba una pena menor.

La causa por el homicidio está completa, ya se produjeron todas las pruebas y está lista para ser elevad a juicio. Las principales evidencias de la acusación pública son testigos que observaron a los hermanos pasar en la moto aquella noche, y una prueba balística que compromete a Davito, el mayor de los hermanos.

Se trata de un cotejo realizado por la División Scopometría de la Dirección Criminalística, entre las vainas secuestradas en la calle donde dispararon contra la casa de Rondan, y las que fueron levantadas en otro hecho de violencia anterior en el cual acusan a Villalba de haber sido el autor de los disparos. En ambos casos, los proyectiles calibre 22 guardan compatibilidad, es decir que fueron disparados por la misma arma que Villalba sabía utilizar.

Pese a que el legajo del homicidio está completo, el juzgamiento del caso se demoró más de lo previsto debido a que debía producirse la prueba de otras causas por las cuales los hermanos también serán juzgados.

Se trata de delitos menores al crimen de Rondán, como una balacera en la que un hombre resultó herido de bala en una pierna. En total, entre los dos acusados suman casi una docena de hechos ocurridos entre 2014 y 2015. Por estos, ambos estaban cumpliendo la suspensión del juicio a prueba, y al revocárseles este beneficio con el homicidio, se debieron reabrir esos expedientes. Hace unos 10 días, el fiscal citó a testigos para el esclarecimiento de uno de los hechos. Y así con cada una, lo que demandó tiempo reunir cada evidencia, teniendo en cuenta que en el juicio los Villalba serán acusados por todos los hechos, además del homicidio.

Una vez que estén listos todos los legajos, próximamente, Ramírez Montrull solicitará la elevación a juicio, en el que el hecho más importante a dilucidar y sancionar será el crimen de la enfermera.



Comentarios