La Provincia
Miércoles 24 de Febrero de 2016

Poco más de 70 semáforos de Paraná quedaron descontrolados

El viento y la caída de árboles perjudicó a los equipos de onda verde y de varias esquinas peligrosas

Los semáforos de Paraná también sufrieron los embistes de la tormenta del viernes. Unos 560 están interconectados entre sí y el sábado de madrugada iban a reiniciar la gran  computadora que los regula para volver a calibrarlos, pero los planes cambiaron con el temporal. Al día de hoy, hay equipos no están en funcionamiento y un 13% aproximadamente se encuentra, por decirlo de alguna forma, descontrolado.

Los cuerpos semafóricos –así se denominan– están interconectados por una computadora que permite calibrarlos con exactitud de segundos como así también detectar cuáles quedan fuera de servicio o si simplemente se quema algún foco. 

Según informes extraoficiales, el temporal afectó a unos 110 semáforos y casi 40 fueron arreglados en las primeras 24 horas posteriores a la tormenta;  aún quedan 70 restantes que deben reacondicionarse. 

Los equipos quedaron dañados por diferentes razones, pero la principal fue que las líneas de comunicaciones se vieron arrastradas por la caída de los árboles cuyas ramas y troncos las engancharon, cortaron o tiraron al piso. Según especialistas técnicos, se trata de cables especiales que tienen características diferentes a uno común, porque transmiten información y sin ellos es imposible realizar mantenimientos o depuraciones en todo el sistema de semáforos y de ahí parten los inconvenientes. En la capital provincial no está recuperada la totalidad de la capacidad de los equipos; hecho que llevará varios días más. 

El corte de esos cables provocó la pérdida de la comunicación que significa que  todavía son 70  los equipos sobre los cuales no hay posibilidad de saber si están en funcionamiento correcto. Los semáforos de la zona este de Paraná como también varios del centro por estas horas corren esa suerte. 

Al quedarse sin conexión, pasadas las horas, pierden sincronismo, pueden dejar de funcionar y no se actualizan los controladores, entre otros inconvenientes. De todos modos, UNO supo que se hicieron relevamientos visuales, pero hay algunos que ni siquiera destellan sus colores y llevará un tiempo recuperarlos. Estos últimos, además de cortarse ese cable particular, también perdieron la alimentación eléctrica. 

Por último, hubo otros semáforos que se dieron vuelta por la fuerza del viento y quedaron como si miraran para otro lado. 

Recuperables

Cierto es que todos los equipos afectados se pueden arreglar. Una de las zonas donde ya no funciona la onda verde es en Ramírez desde de Maciá hacia el sur, pero también hay esquinas que son de mucho tránsito que quedaron sin semáforos en condiciones (Ver Corredores donde conducir con precaución).  

El mismo viernes cuando fue restablecida la energía eléctrica, se recuperó gran parte del sistema de programación y para el sábado estaban normalizadas zonas como las Cinco Esquinas que pasaron varias horas con semáforos donde por momentos hubo un caos vehicular, sobre todo tiempo después de la tormenta.  

Aún no hay precisiones para saber cuánto tiempo llevará reacondicionar todo el sistema, pero puede ser más de una semana. Con la tormenta también quedó al descubierto la falta de remanentes que existe de estos cables que se necesitan para interconectar los semáforos; no hay reserva  de este material del que depende uno de los aspectos fundamentales de la seguridad vial. Poco más de 10 equipos, además, se apagaron por completo y más de la mitad ya fueron recuperados.

Cierto es que la ciudad no está del todo preparada para este tipo de contingencias como la tormenta del viernes, fenómeno climático que los especialistas remarcaron que volverá a suceder con más regularidad que la deseada.  

Habrá que ver de qué manera Paraná avanza en la prevención de estas situaciones, que como daño colateral llevará a la capital provincia a tener más de una semana sin la totalidad de los semáforos en pleno y correcto funcionamiento. 

Corredores donde conducir con precaución

Solo por dar algunos ejemplos, uno de los semáforos que quedó desconectado del resto es el de Urquiza y Ferré. Si bien funciona, durante varias horas del viernes  perdió la alimentación eléctrica.  

Por otra parte, de aquellos corredores con onda verde, uno de los más complicados al momento es el de Avenida Ramírez desde Maciá hacia avenida De las América. La sincronización de ese tramo era muy ajustada en los segundos de cada semáforo y los embates de la tormenta perjudicaron y alteraron el funcionamiento de los equipos por lo que aún no ha vuelto a recuperarse en plenitud la posibilidad de tener siempre el paso a una velocidad constante. 

Entre los semáforos que dejaron de funcionar por completo, también se encuentran los de Almirante Brown y Grella; los de Caputto y Almafuerte; los de Caputto y Newbery; y los de Almafuerte y Soldado Bordón, entre otros. Se trata de esquinas muy transitadas sobre todo en horarios pico. 

Comentarios