La Provincia
Domingo 08 de Mayo de 2016

Plantearon dudas por la muerte de una paciente en el San Martín

A Delia Soto la operaron de vesícula, sin hacerle estudios previos, revelaron familiares. Después se determinó que tenía diabetes

Una familia de Estación Parera, en Paraná, todavía no le encuentra explicación a lo que sucedió con Delia Soto, de 57 años, quien falleció el sábado 30 de abril en una habitación del hospital San Martín. Ariel Pérez, su cuñado, contó que el año pasado la mujer comenzó a sentir dolores, por lo cual decidieron internarla en el nosocomio capitalino. Pero allí empezó la parte más desagradable de esta historia. La paciente llegó al centro médico descompensada y ante la sorpresa de sus familiares, un equipo médico decidió intervenirla quirúrgicamente por un supuesto problema de vesícula. Con el dolor a cuestas, los familiares todavía no se explican porqué no se le practicaron estudios previos. “Pensamos que lo que le pasaba era mucho más grave, pero después nos dimos cuenta que no era una urgencia. A los estudios podían hacerlos tranquilamente. Ella ya estaba descompensada”, relató Pérez. 
Otro dato que generó la indignación entre familiares es que después de la cirugía se supo que la mujer era diabética y presentaba problemas cardíacos. “Nosotros no sabíamos de esto, ni Delia tampoco, y nunca había tenido problemas de salud graves”, sentenció Pérez. La operación de  vesícula  de Delia se realizó en octubre de 2015 y recién luego de varias semanas pudo volver a su casa. Su recuperación fue prolongada, porque la herida no cauterizaba y por su avanzado cuadro de diabetes. Si bien desde el entorno de la paciente reclamaron a los médicos que se les entregara la historia clínica de la mujer, nunca pudieron hacerse de la documentación. 

Una plancha anticalambres
Mientras continuaba con su rehabilitación en el San Martín, Delia pidió la ayuda de una de las enfermeras porque sintió un fuerte calambre en una de sus piernas, pero lo insólito es que para calmar el dolor la trabajadora le apoyó en la zona una plancha caliente. “Eso no lo entendemos todavía. Supongo que querían hacer que el músculo se afloje, no soy médico para afirmarlo. Pero tal vez cono una plancha tibia se te puede pasar el calambre y más con una persona diabética. Y esa quemadura se fue agrandando”, dijo indignado.  
El hombre, en su visita a UNO, reveló que la causa de la muerte fue a raíz de un shock séptico a causa de  una neumonía y su cuadro de diabetes.
“Ella no tomaba ningún medicamento y no hacía ningún tratamiento por la neumonía. Y lo estaban sabiendo en el hospital”, recordó Pérez. También manifestó que Delia se medicaba con Carvedilol para tratar la insuficiencia cardíaca y que debía tomarlo de por vida. Aunque sostuvo que mientras la estaban tratando, el médico clínico le indicó que dejara de tomarlo. “No queremos sacar plata a costa de una persona fallecida y menos familiar, pero tampoco da para que quede en la nada. No entendemos porqué no nos quisieron entregar una copia de la historia clínica”, reconoció. En su testimonio Pérez recordó que, incluso, en el día de la muerte de Delia debieron lidiar con la burocracia del sistema de salud. “Ella había fallecido a las 7 del 30 de abril y nosotros recién nos enteramos a las 19 del mismo día”, denunció.

No quieren que quede en la nada
En el medio del duelo y a casi una semana del penoso desenlace, quieren que la muerte de Delia no quede en el olvido, por lo que tienen pensando buscar el asesoramiento de un abogado. “Queremos acceder a la historia clínica”, adelantó el vocero de la familia. Pérez destacó la atención médica que se le brindó desde el centro de salud El Charrúa, quienes le practicaban curaciones y solicitaban los turnos para que se atendiera en el San Martín.  

Comentarios