La Provincia
Lunes 06 de Julio de 2015

Piden por la construcción de la Secundaria del Gaucho Rivero

Un grupo de padres se reunirá hoy frente a la institución educativa. Evaluarán cómo concretar el proyecto de un nuevo edificio

Un grupo de padres está, desde 2008, en la pelea de lograr la construcción de una nueva escuela Secundaria Gaucho Antonio Rivero en Paraná. La misma comparte hoy el mismo edificio donde está la primaria, en el barrio Padre Kolbe. Tienen los planos donde figura que en los terrenos que pertenecían al Ejército, hay una manzana destinada a concretar el proyecto, pero al momento no encuentran respuestas positivas. Hoy a las 9.30 se reunirán frente a la institución educativa, a fin de evaluar qué pasos seguir para avanzar con la iniciativa.  

Los hijos de Mario Abel Hermosid y Clara Isabel Lencina hicieron la Primaria y la Secundaria en la escuela Gaucho Antonio Rivero. Viven en el barrio que lleva el mismo nombre, a dos cuadras de la institución que se encuentra en Padre Kolbe, en Virgen de Itatí y Santa Elena. “En 2008 presentamos un proyecto con mi señora porque sabíamos que los campos del Ejército iban a pasar a la provincia. Desde entones empezamos a luchar con la tramitación para la construcción de un nuevo edificio y realizamos un largo recorrido. Hablamos con arquitectos, con el gobierno municipal de entonces y con el provincial. Sabíamos que se iba a hacer una gran urbanización”, dijo Hermosid a UNO.  

Como respuesta, señaló, hubo momentos en donde parecía que el proyecto avanzaba. De hecho, tienen una carpeta con toda la documentación que acredita la posibilidad de alcanzar la concreción de la iniciativa. En el camino hubo incluso hasta planificaciones sobre la construcción y las necesidades de una escuela secundaria en el lugar, tienen planos firmados y copias de dictámenes donde se destina una manzana de esos terrenos. Sin embargo, aún esperan y no tienen respuestas positiva. “La Municipalidad pidió hasta una mensura y se hizo una planificación educativa con la cantidad de cosas que se iban a hacer”, agregó.

La Secundaria es importante porque los chicos comparten la escuela con los de la Primaria y los espacios no alcanzan. “El terreno está pedido por nota y se encuentra en Virrey Vértiz y Selva de Montiel, es una manzana. Ahí se harían 12 aulas más todo lo que lleva una escuela”, explicó Hermosid.  

Sobre Vértiz, donde está el terreno, ayer a la tarde se podía ver una casilla de chapas con un perímetro delimitado de alambrado, como si un particular se hubiera adueñado de una parte de ese espacio. Según el mapa con los planos que tiene este grupo de padres, es el mismo lugar donde estaba planificado levantar la escuela.  

En la zona avanzan con las obras de urbanización y ayer por la tarde, al fresco del barrio, solo lo cortaba el humo que salía de la quema de basura que había sobre la misma Selva de Montiel, en una parte que ya no tiene asfalto. Hermosid destacó que los directivos de la escuela están de acuerdo con la necesidad de un espacio propio para la Secundaria. 

“Queremos saber qué es lo que pasa y por qué no se hace,  es una decisión política. Los clubes consiguen terrenos y esto, que es una escuela, no”, manifestó.

Lencina, por su parte, explicó que se comunicaron con diferentes dependencias municipales, provinciales y nacionales, pero no hay respuestas.

“Ahora nos dijeron que no encuentran el proyecto original y así nos tienen”, sostuvo y reafirmó: “Nos dijeron que esto iba a volver a fojas cero porque perdieron los originales del proyecto. Lo que tenemos por meta es el futuro de los gurises”.

Una historia conocida en las cuadras del barrio

Los vecinos del barrio Gaucho Rivero que están en la pelea por la construcción de la escuela Secundaria, forman parte de una historia que data de 1982. En aquellos años, Delia Inés Lencina, tenía a su esposo Rogelio Rodríguez, en la guerra de Malvinas. 

Según contaron, la mujer le pidió a la Virgen del Luján que si él volvía, iba a donar un terreno para la construcción de una capilla. 

El hombre regresó de la guerra y en la zona ya había una parroquia muy cerca de donde tenían el terreno. Por esa razón decidieron utilizar el espacio para construir el jardín Gauchitos de la Virgen del Luján. Así, la vecina de la zona, cumplió su promesa. 

En 1987 comenzó la construcción de ese edificio y se concretó en 1989. 

Entre los vecinos que aportaron y ayudaron para lograrlo, se encontraban algunos de los padres que se reunirán mañana.

 

Comentarios