La Provincia
Lunes 22 de Junio de 2015

Piden avances en la causa por la muerte de Eyssartier

Usurpación de títulos y honores. Familiares de la víctima afirman que debe resolverse la apelación contra el procesamiento de Marín. Responsabilizan a la Justicia por las dilaciones

Ya pasaron 108 días desde que la Justicia entrerriana dictó el procesamiento del médico Francisco Javier Marín, por el delito de ejercicio ilegítimo de una profesión y usurpación de grados, títulos y honores. A Marín se lo acusa por la muerte de Horacio Martín Eyssartier, a quien atendió durante una década y le suministró medicación ejerciendo en forma simultánea como psicólogo y como psiquiatra, según obra en el expediente de la causa. 

El procesamiento se determinó mediante una resolución firmada el 10 de marzo de este año por el titular del juzgado de Transición Nº1 Mauricio Mayer, que en cierta manera reveló el halo de ilegalidad con el que se desempeñaba el analista. Ni siquiera esos antecedentes impidieron que haya designado en un cargo neurálgico en el Poder Judicial, lo cual desató una catarata de cuestionamientos porque desde esa función evaluaba si correspondía una salida laboral o condicional a una persona condenada que está en prisión.  

Ahora la causa se encuentra prácticamente estancada, a partir de la presentación de un recurso de apelación contra el procesamiento que interpuso la defensa. A la espera de que se avance en este sentido, el padre de la víctima repasó todo lo actuado hasta el momento, elevando duras críticas hacia algunos actores del Poder Judicial con real poder de decisión en el proceso. “Como padre de la víctima mantuve una entrevista con la fiscal de la causa, Viviana Ferreyra, entendiendo que su función es precisamente aportar elementos y acortar tiempos”, relató a UNO Horacio Ariel Eyssartier. 

El hombre, constituido como querellante particular, sostuvo que pese a su intención de averiguar e interceder no pudo torcer la negativa de la fiscal. “Me indicó que tramite mis inquietudes a través de mi abogado querellante. Se trata de una respuesta muy poco ortodoxa y extremadamente insensible para un padre que le han matado un hijo ejemplar”, lamentó.

Como a otros padres a quienes la vida los golpeó donde más duele, el hombre dejó entrever cierta flaqueza. “Hoy, en camino al tercer año de la causa y muy próximo a la feria judicial de invierno, esperamos hace meses que se destrabe el expediente que se encuentra en Cámara de Apelación”, sentenció.

Sobre los pormenores de la investigación, impulsada por una denuncia por mala praxis seguida de muerte, Eyssartier reiteró los cargos que pesan contra el único imputado. “A nuestro hijo, Marín le provocó la muerte el 31 de diciembre de 2012; desde ese día estamos condenados a perpetuidad, con un dolor eterno e incesante”, reflexionó. El denunciante recordó que debieron pasar más de dos años para lograr la imputación de Marín y más tiempo aún para que sea procesado. 
 

Comentarios