La Provincia
Martes 23 de Agosto de 2016

"Pese al crecimiento desde 2003 es alarmante la situación social"

Con perspectiva histórica crítica y alentando la participación ciudadana en los asuntos públicos, el profesor Luis Lafferriere inicia un nuevo curso sobre economía política, abierto a la comunidad, en la Facultad de Educación

Entre Ríos, Argentina y el Mundo – Los horrores del neoliberalismo y la crisis civilizatoria, es el curso que dará comienzo el sábado en la Facultad de Ciencias de la Educación, organizado por el Programa de Extensión Por una nueva economía, humana y sustentable de la UNER.

A cargo del profesor Luis Lafferriere, se trata de otra más de las propuestas encaradas desde ese ámbito educativo destinadas al público general interesado en desarrollar una lectura crítica y fundamentada acerca de los procesos económicos y políticas vividos a nivel local, provincial, nacional e internacional.

El contexto es un modelo capitalista que a partir de la década del 70 impuso una crisis ambiental, con una superación de la capacidad del planeta para absorber las altas tasas de extracción de recursos, y al mismo tiempo, de la gigantesca cantidad de desechos y residuos que se arrojan.

Además hay en el mundo cientos de millones de desocupados, 4.000 millones de pobres, 2.000 millones de hambrientos, de los cuales 50.000 mueren de hambre cada día, más de 60 millones de refugiados en todo el planeta, mientras 700 niños llegan diariamente a Europa escapando del hambre y la guerra, fundamenta el Programa Por una nueva economía, humana y sustentable, a modo de muestra de la realidad del sistema.

Previo a un nuevo inicio de la propuesta académica, el titular de las cátedras de Economía y de Periodismo Económico situó al gobierno que encabeza Mauricio Macri como la continuidad de un modelo al que califica como "neocolonial, extractivista y depredador". "Pese al notable crecimiento económico desde 2003, hay una situación social alarmante", planteó. Se refirió a la trasnacionalización de la economía argentina, en sus distintas ramas, que hace "insustentable" al país en el mediano plazo. Y añadió a UNO:" "Entre Ríos se acopló con una regresión de su capacidad productiva".




—Apelando a la denominación del curso, cómo están Entre Ríos y Argentina en el marco de este proceso económico y de crisis civilizatoria?

—La sociedad argentina, a pesar del notable crecimiento económico que tuvo desde 2003 en adelante, aunque atemperado en los últimos años, soporta una situación social alarmante, con altos niveles de pobreza, inseguridad, marcadas desigualdades y con una inflación que carcome el poder adquisitivo de los sectores mayoritarios de la población. Un modelo socioeconómico que se gestó en los últimos años de la década del 90 y se desplegó durante este siglo, ha sido impuesto por las grandes corporaciones y el capital financiero, que vienen colonizando a los principales partidos políticas y a la democracia real que tenemos, para ponerlos al servicio de sus voraces intereses.

Se va consolidando así una forma de producción-destrucción que se apoya en ramas económicas que son insustentables en el mediano plazo, todas en manos de las firmas transnacionales. Entre Ríos, considerada históricamente como la periferia de la periferia, se acopló al nuevo modelo socioeconómico con una regresión de su capacidad productiva hacia procesos de monocultivos de transgénicos, con uso masivo de agrotóxicos, que provocan múltiples impactos negativos de todo orden (económico, social, laboral, ambiental, sanitario, etc), y donde muchos actores (i)responsables se niegan a reconocer la gravedad de esas consecuencias.



—En ese sentido, ¿cómo observa el rumbo del nuevo gobierno? ¿Hacia dónde íbamos con el anterior?
—Tanto con el gobierno anterior como con el actual el rumbo esencial del proceso socioeconómico no ha variado. Se ha impuesto un modelo neocolonial, extractivistas y depredador, que no contempla los intereses, necesidades y aspiraciones de la gran mayoría de la población. El mantener a rajatabla este modelo le significó al gobierno anterior terminar en el marco de crecientes inconsistencias y graves herencias en términos de los grandes desequilibrios macroeconómicos y los graves impactos sociales.

Pero también ha significado para el actual no solo la continuidad, sino la profundización del rumbo de saqueo y depredación que caracterizan las actividades económicas centrales del proceso. Se debate institucionalmente –como sucedía con el gobierno anterior– cuestiones que no son esenciales y no rozan siquiera el cambio de rumbo, sino que se ponen en cuestión aspectos secundarios y tangenciales que no modifican los aspectos centrales del modelo vigente. Mientras tanto, la sociedad confundida solo atina a reaccionar cuando ve afectados de manera grave sus intereses inmediatos.



—El curso hace hincapié en el qué se puede hacer aquí y ahora. ¿Es una interpelación individual o una apelación a colectivos de sectores sociales o de entidades políticas y gremiales?
—La intención del curso es interpelar a todos para reflexionar juntos sobre nuestro presente y nuestro futuro común. Es imposible que podamos cambiar la realidad más global si a la vez no vamos cambiando nosotros mismos nuestras actitudes y conductas para construir un mundo mejor. Pero no alcanza con salidas individuales, sin intentar cambios en nuestras realidades cotidianas, organizaciones a las cuales pertenecemos y entornos más inmediatos y cercanos. Eso sería la base desde la cual deberíamos dar la lucha para que las políticas que se apliquen en los distintos niveles de gobierno respondan efectivamente a las aspiraciones colectivas.



***
Programa de actividades

El curso se realizará durante ocho encuentros los sábados cada dos semanas, de 9 a 12.30 en la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER, en Buenos Aires 389 de Paraná.

Es libre y gratuito y no se requiere tener conocimientos previos. Se otorgarán certificados de asistencia y aprobación.

Para informes e inscripción, pueden dirigirse a: luis.lafferriere@gmail.com o info@porunanuevaeconomia.com.ar.

Comentarios