La Provincia
Jueves 21 de Abril de 2016

Personal de una clínica de Paraná sigue en asamblea

Persiste un conflicto por sueldos adeudados a sus empleados. 

Los empleados de una reconocida clínica de calle España, en Paraná, realizaron ayer por la tarde una nueva asamblea debido a un conflicto que mantienen en la actualidad por sueldos adeudados y porque temen perder su fuente de trabajo, ya que el nosocomio decidió dejar de brindar atención médica desde hace varios días, argumentando la falta de pagos de la obra social PAMI. “No hay pacientes internados ni atención médica, ni siquiera en la Guardia. La sala de terapia intensiva y otras dependencias están cerradas con candado”, contó a UNO Mariela Galarraga, una de las empleadas del lugar. A su vez comentó: “Los dueños dicen que si PAMI no paga la situación no se va a revertir y la clínica estaría por cerrar. Somos más de 70 familias las que vamos a quedar sin esta fuente de trabajo”. 

Galarraga sostuvo que los trabajadores cumplen con su horario habitual y mantienen asambleas desde el lunes, a la espera de una solución favorable. Según expresó, aguardan que se regularice el pago de los sueldos atrasados y que se reactive la actividad en la clínica. “Nosotros cumplimos con nuestros horarios habituales. Tenemos miedo no solo de que cierren la clínica sino de que los dueños se vayan de la institución y se lleven las cosas. Es una gran incertidumbre lo que pueda pasar con nosotros”, señaló preocupada ante la posibilidad de que los propietarios se declaren en quiebra.

Por otra parte, indicó que los trabajadores recurrieron al PAMI, donde les aseguraron que la deuda que se reclama es inexistente. “No nos queremos quedar sin trabajo. En este momento estamos haciendo una cadena y recibimos el apoyo de diferentes organismos de salud. Pedimos que el gobierno interceda y nos den una respuesta”, añadió.

Por último, recordó que hay antecedentes de reclamos similares con la patronal. En noviembre de 2015, tras la intervención de la Asociación Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), la empresa firmó un convenio con sus trabajadores por el cual se comprometió a saldar las deudas de salarios atrasados y normalizar su funcionamiento. Galarraga afirmó que la situación fue empeorando: en los últimos meses, por distintos motivos, la planta de 100 trabajadores se redujo a 70.
 

Comentarios