Policiales
Jueves 04 de Junio de 2015

Peligroso acusado de trata sigue prófugo

Podría suspenderse el juicio a César Vera, imputado por explotar sexualmente a una chica en Paraná, porque no lo encuentran

César Augusto Vera demostró ser un tipo peligroso para las mujeres: está condenado por 14 hechos de violencia de género contra su expareja, y procesado por explotar sexualmente a una joven en Paraná bajo amenazas. Por este delito de Trata de personas debe asistir al juicio la semana próxima, pero peligra el inicio del debate porque nadie lo encuentra. 

La semana pasada la Policía fue a notificarlo de que debe comparecer ante el Tribunal Oral Federal de Paraná el martes, pero no lo encontró en su casa. Por esto, el fiscal general José Ignacio Candioti pidió al TOF que lo declaren en rebeldía. Los jueces dispusieron como medida que la fuerza policial asista al domicilio del procesado durante el fin de semana en otras oportunidades, pero nuevamente confirmaron su ausencia. Por eso, el lunes los magistrados emitieron la orden de captura de Vera, en un oficio dirigido al jefe de la Policía de Entre Ríos, Roberto Massuh, y al jefe del escuadrón de Gendarmería Nacional en la provincia, instruyéndolos para que investiguen y lo encuentren. Sin embargo, hasta anoche no había novedades de su paradero.

Vera cambió de domicilio sin avisar a la Justicia y, en caso de que no puedan encontrarlo, podría suspenderse el juicio previsto para la semana que viene. Estaba en libertad porque en la instrucción de la causa le otorgaron la excarcelación, pero al parecer violó los requisitos y restricciones que le impusieron para gozar de tal beneficio.

Se indicó a UNO que quien posea datos sobre el paradero de esta persona puede brindarlos acercándose a la Fiscalía o al Tribunal Oral, ambos organismos situados en Urquiza 872.

Los últimos domicilios conocidos de Vera son uno en calle José Hernández y Guillermo García –barrio 2 de Abril– y otro en barrio Antártida Argentina. 

El hombre se encuentra procesado por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual. El juicio en su contra debería realizarse durante el martes y miércoles de la semana que viene, pero sin el imputado no podrá llevarse a cabo. 

Vera, de 40 años, está acusado de haber captado mediante engaño a una mujer de 19, a la que mediante amenazas y violencia obligaba a ejercer la prostitución en la zona de avenida Echagüe y Pascual Palma de Paraná y en un hotel ubicado frente a la terminal de ómnibus.

La víctima relató que Vera llegó a amedrentarla apuntándole a sus hijos con un arma de fuego calibre 9 milímetros, modus operandi similar al utilizado para someter a su expareja, según la causa por la que fue condenado en la Justicia provincial.

Está prevista una declaración de la joven en cámara Gesell, donde deberá recordar los penosos hechos que sufrió y denunció ante profesionales que le indicarán las preguntas de las partes.

Condenado por violencia de género, pero libre

Cesar Vera posee graves antecedentes de violencia de género, ya que el 5 de marzo de 2014 fue condenado a dos años y seis meses de prisión condicional por el Juzgado Correccional Nº 2 de Paraná, a cargo del juez Daniel Malatesta.

El sujeto había sido denunciado por una exconcubina, a quien golpeaba y amenazaba de muerte a punta de arma de fuego.

La causa estuvo calificada como Vera César Augusto s/ Amenazas calificadas, Lesiones, Tenencia de arma de fuego de uso civil y Tenencia de arma de guerra.

Esa expareja denunció a Vera por 14 hechos, en los cuales había sufrido golpizas en la vía pública, en una calle del barrio San Agustín, y amenazas con un arma de fuego.

En la parte resolutiva de esta sentencia, la Justicia le impuso además como obligación una serie de reglas de conducta. Entre ellas la prohibición de acercamiento tanto a la víctima como a su familia y su domicilio, a una determinada distancia.

También le impusieron la orden de realizar un tratamiento psicológico que deberá acreditar ante el Juzgado Correccional N° 2. Se desconoce si el hombre cumplió con tal requisito y si lo demostró ante la autoridad judicial.

En tanto, en la causa por trata también se lo acusa de amenazar a una mujer de 19 años y sus hijos con una pistola 9 milímetros para obligarla a ejercer la prostitución. Resulta elocuente la coincidencia ente los modos de operar en ambos delitos imputados.

Este segundo hecho se debe dilucidar en el juicio oral y público, si es que se realiza, dado a que aún no lo encuentran por ningún lado.

 

Comentarios