Ovacion
Sábado 29 de Agosto de 2015

Peleó un punto y se lo trajo sin inconvenientes

Patronato empató 0-0 en Santiago con Central Córdoba. No jugó bien y aguantó el empate ante un tibio rival.

Si los resultados son importantes a esta altura del campeonato, Patronato anoche se trajo un buen punto desde Santiago del Estero. Sin importar el cómo lo obtuvo, el equipo paranaense igualó 0 a 0 con Central Córdoba en el marco de la 31ª fecha de la Primera B Nacional. El Rojinegro no jugó bien y solo se dedicó a aguantar los embates de un rival que dominó gran parte del cotejo, pero que careció de profundidad.
En la próxima jornada, el Santo recibirá en el estadio Grella a Ferro Carril Oeste.
Presión y mucho vértigo fue lo que le imprimió a su ataque el equipo local en los primeros minutos. Con buena movilidad de los volantes externos, Central Córdoba tuvo dos claras en el amanecer del encuentro. Primero fue Andrade el que salvó sobre la línea tras un remate de Vega, mientras que después fue Bértoli el que evitó la caída de su arco. Al equipo que dirige Iván Delfino le costó hacerse dueño de la pelota y cuando la tenía no le daba un buen destino, muchas veces perjudicado por el mal estado del campo de juego. 
Sobre los 25’ avisó nuevamente el equipo de Luis Medero. Un tiro libre de Facundo Silva se fue cerrando y con esfuerzo, Bértoli la sacó al córner cuando se le metía por el segundo palo. El Ferroviario controlaba el partido, pero ya no tenía ese dominio abrumador de los primeros minutos. Por el lado de Patronato, la salida no era limpia desde el fondo y por eso a los delanteros les costó tomar contacto con el balón. Y en el medio, Minetti y Nievas Escobar perdían la lucha, mientras que había poco aporte de Garrido y Becerra. 
En la recta final del primer tiempo, el Santo se afirmó un poco más y buscó inquietar desde la pelota parada, aunque los envíos al área no fueron precisos. Por eso, el 0-0 de los primeros 45’ fue producto de la impericia del local y de la mezquindad de Patronato. 
Central Córdoba comenzó el complemento con las mismas ganas con las que jugó en el primer tiempo, aunque volvió a pecar de impreciso en la estocada final. En el Rojinegro, Delfino metió en cancha a Marcos Quiroga por el lesionado Garrido (movió a Becerra hacia la izquierda), por lo que la visita tenía en cancha un mediocampo más combativo. 
Más allá de controlar la pelota, el local abusó de los centros para llegar al gol. Y en esa circunstancia, Andrade y Quintana se cansaron de rechazar todos los envíos. Recién sobre los 23’, el Ferroviario arrimó peligro con una acción de Marco Prieto dentro del área que estuvo cerca de vulnerar el arco defendido por Bértoli. Ante este panorama, al único puntero de la B Nacional el trámite del encuentro le resultó cómodo, porque más allá de no tener el balón, controló los tibios ataques de su rival. Además, de contra llevó peligro y fue Sergio Chitero el que desperdició una chance única cerca de los 30’. El Checo quedó solo frente a Calviño y demoró una eternidad para definir, motivando el enojo de los compañeros que acompañaron la acción. 
En los minutos finales, Central Córdoba apretó el acelerador, sin ideas, pero se fue en busca del triunfo. A esa altura, el Santo ya estaba decidido a aguantar el empate y llevarse un punto desde Santiago del Estero. Por lo visto en los 90’, la igualdad le cayó como anillo al dedo al cotejo, ya que el local mostró ganas y poca claridad, dejando en evidencia su presente en la tabla de posiciones. Por su parte, el equipo de Delfino se trajo lo que fue a buscar. Porque fue mezquino y solo apeló al contragolpe, aún sabiendo que puede dar mucho más de lo que mostró anoche en suelo santiagueño.
LA PALABRA DEL NEGRO. “Un partido que por varios momentos nos metieron en un arco. Defensivamente hicimos un buen partido, pero hay que mejorar. Tenemos un equipo que lee rápido los partidos. Era un encuentro donde había que correr mucho. Lo del campo de juego es una lástima, de todas formas para ser un equipo de punta tenemos que ser más regulares de visitantes”, afirmó Walter Andrade.
SIN EL RAFA. Lucas Márquez fue amonestado a los 32’ del complemento por lo que llegó a la quinta amarilla. De esta forma, el defensor se perderá el partido ante Ferro Carril Oeste en la próxima fecha.

Comentarios