Abuso a menores
Miércoles 15 de Febrero de 2017

Pedirán que revelen la enfermedad que padece el cura Marcelino Moya

Los querellantes harán hoy el planteo ante el juez de Garantías de Villaguay, Carlos Zubarlín. "Tiene una enfermedad de transmisión sexual y tiene el deber del celibato", dicen abogados de las víctimas

En el Juzgado de Garantías y Transición de Villaguay, a partir de las 10, se realizará hoy una audiencia solicitada por los abogados querellantes de las víctimas que denunciaron por supuestos abusos al cura Marcelino Moya. Los abogados Juan Pablo Cosso y Florencio Montiel le pedirán al magistrado Carlos Ramón Zaburlín que levanten el secreto profesional a las médicas tratantes de Moya, afectado de un problema de salud que lo obligó a internarse, primero en el Servicio de Clínica Médica del hospital San Martín de Paraná, y luego por decisión de la Iglesia y sus familiares debió ser derivado al sanatorio San Camilo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En la audiencia los abogados tendrán que fundamentar porqué promueven ese planteo y después será el juez quien resuelva si hace lugar o no a la medida.


En los primeros días de enero se conoció que el Cura payador estaba padeciendo graves problemas de salud. Su internación en una habitación del San Martín también alimentó las suspicacias, sobre todo por el hermetismo impuesto por su entorno sobre su diagnóstico médico. Tampoco revelaron detalles del cuadro clínico el director del nosocomio paranaense, Fernando Giménez, ni su médica tratante en ese momento, Laura Díaz Petrussi, amparándose en el secreto profesional. Petrussi pertenece al servicio de Infectología del San Martín, y además es jefa del Programa Provincial HIV-SIDA de Entre Ríos. Mientras el paciente estuvo convaleciente en la clínica porteña sus autoridades hicieron caso omiso a los oficios remitidos por la Unidad Fiscal de Villaguay. La Justicia pretendía determinar efectivamente si Moya estaba internado en esa unidad de atención médica y además le requería la historia clínica del paciente, entre otras cuestiones.


Tiempo después, según reconoció en diálogo con UNO la fiscal Nadia Benedetti, los directivos del establecimiento asistencial informaron que el Cura payador había estado internado durante varios días y que recibió el alta médica el 30 de enero. Luego de aquella internación poco se supo de su estado de salud.


***
La importancia del diagnóstico



En la estrategia de la querella, conocer el verdadero diagnóstico de Marcelino Moya es trascendental, porque se trata de un religioso imputado por delitos de índole sexual y que tiene el deber del celibato. "Tiene una enfermedad de transmisión sexual. Queremos que le levanten el secreto profesional a las médicas", afirmó en declaraciones a UNO, el abogado Florencio Montiel.


El letrado representa al médico Pablo Huck, unas las víctimas que rompieron el silencio sobre los abusos que padeció cuando eran monaguillos. Con respecto al alta médica que habría recibido el acusado, el abogado negó esa versión, y solo admitió saber que lo había llevado para continuar su tratamiento en Buenos Aires. Además adelantó que el juez de Garantías avaló la ampliación de la pericial psicológica a las víctimas, mientras se aguarda la definición de la fecha de comienzo del juicio oral y público. Si bien se manejan varias posibilidades, el debate se podría llevar a cabo entre abril y mayo, según confiaron fuentes ligadas a la investigación.


En tanto, la fiscal Benedetti también sentó su postura sobre la importancia o no de revelar la enfermedad que afecta al cura sobre el que pesa la prohibición de salir del país. "El tema de la enfermedad que tiene a mí no me incide directamente en la causa. A mí lo que me importa es que esté bien para afrontar el juicio", enfatizó.


La funcionaria señaló que luego de realizarse este trámite, la causa ya estaría en condiciones de elevarse a juicio. Cabe recordar que el segundo denunciante de Moya es un estudiante de Derecho, que concurría habitualmente a la parroquia Santa Rosa de Lima, en la década del 90. Allí compartió muchas horas con el cura Moya y otros chicos de su misma edad. Según consta en su declaración, de esa manera el religioso se ganó su confianza y luego cometió los ataques sexuales. Su representante legal es el abogado Juan Pablo Cosso, quien junto a Montiel articulan en conjunto una estrategia con vistas al juicio, que a esta altura parece inevitable.



Comentarios