Ovacion
Domingo 07 de Febrero de 2016

Patronato aprobó en el primer examen y pudo sumar

El Rojinegro debutó en la A con un empate en dos ante San Lorenzo. El Grella presentó un marco multitudinario.  

Edgardo Comar/Ovación
ecomar@uno.com.ar


Patronato tuvo su estreno en la élite del fútbol nacional. Después de 38 años se mostró en la vidriera grande del balompié nacional. La evaluación final le otorga un aprobado sobre todo teniendo en cuenta los pergaminos y la jerarquía del adversario. En su debut en el Torneo de Transición de Primera A empató 2 a 2 ante San Lorenzo de Almagro. Lo fue ganando dos veces con tantos de Fernando Telechea y Fernando De La Fuente; un golazo de Leandro Romagnoli y la certera ejecución de un penal de Néstor Ortigoza le permitieron al Cuervo alcanzar la paridad. La multitudinaria concurrencia que se dio cita en el Presbítero Bartolomé Grella premió el esfuerzo de los valores locales con un cerrado aplauso sobre el final. En el segundo capítulo el representante entrerriano visitará a Gimnasia en La Plata, va el domingo.

Primer tiempo
Presión de un lado y de otro desencadenaba una casi lógica ausencia de espacios.
El Ciclón elegía atacar por derecha con Cerutti, pero sus avances terminaban en centros que no traían demasiadas complicaciones ni a Bértoli, ni tampoco a los centrales locales.

Sobraban las imprecisiones y faltaban las chances de riesgo frente a los arcos. La mayor jerarquía de los volantes Azulgranas lo presagiaban como un futuro dominador. Igualmente el sacrificio de los mediocampistas Santos equilibraban la balanza.

Nada había pasado cuando a los 12’, después de un córner enviado por Matías Garrido, Telechea dio dos o tres pasos hacia la pelota y ante el estatismo de la defensa rival cruzó un remate a un ángulo inalcanzable para Sebastián Torrico y salió corriendo al cantar el 1 a 0.

Más allá de una gran habilitación de Ortigoza mal resuelta por Cauteruccio, la visita no era profunda cuando atacaba e inconsistente en el retroceso. Dejaba espacios que Carrasco y Comas amenazaban aprovechar con salidas rápidas.

El elenco de la Capital Federal por encima de sus nombres importantes era un canto a la desilusión. Su suerte en ataque dependía en exclusividad de un acierto individual. El despliegue asfixiante de Patrón lo hacía sentir incómodo.

La salida obligada de Telechea para que entre Bertocchi hacía que el Rojinegro se acomodara al nuevo esquema (4-3-1-2) cuando después de una falta cerca de la medialuna, Romagnoli sacó a relucir su jerarquía y clavó el tiro libre en un ángulo para sellar el 1 a 1 con el que fueron al descanso.
Segundo tiempo
Con el ingreso de Furios por Ferrari, Forestello intentó cerrar la puerta que el ex-Rosario Central mantuvo abierta en el período inicial. San Lorenzo pareció demorar su regreso a la cancha.

A los 3’, Mauricio Carrasco arrancó una jugada en su campo que prosiguió con una gran asistencia de Garrido para Lautaro Comas que impuso un cambio de frente que encontró a De La Fuente ingresando por detrás de todos y para empujar el balón al 2 a 1.

Tardó en reaccionar el conjunto de Boedo. Se hizo del esférico, pero chocó contra la doble muralla que Patrón paró delante de su área. La sucesión de faltas en las proximidades era el único síntoma de preocupación. Cada vez que Cerutti corría por derecha mostraba que la determinación de ubicar a Geminiani para cubrir no pasaba de ser un rebusque.

A los 25’, el Pocho desbordó a Gemi y el cruce tardío de Masuero derivó en un claro penal que Ortigoza transformó en la igualdad.

Con el resultado en tablas creció la hegemonía Azulgrana que dominó al Negro que se esforzaba en su afán de que la doble línea destinada a obstruir no tuviera filtraciones. Con Beluschi en cancha Sanloré encontró un preciso conductor pero de todas formas le costó arrimar peligro.

A los 33’, Cauteruccio tuvo la opción de adelantar a su equipo en el tanteador, pero una gran reacción de Bértoli sirvió para desviar el cabezazo esquinado del atacante.

El clima incidió en los minutos finales, los dos tenían mínimas reservas físicas. El Cuervo, aún con dificultades, siempre buscó un poco más y a los 40’ casi tiene su premio cuando un tiro cruzado de Cerutti pasó cerca del segundo caño de Bértoli que dominaba la situación.

Ya en el descuento San Sebastián engrandeció su figura para interrumpir un pase de Cauteruccio que Blandi esperaba para empujar.

La falta de alteraciones en el tanteador derivó en un inevitable 2 a 2 que Patronato revalorizó por su condición de debutante en la nueva divisional y el poderío no expuesto en plenitud de su rival.
Las claves
El sacrificio
De todo Patronato que hizo sentir incómodo a un San Lorenzo con grandes valores individuales, pero carente de juego colectivo. Con un gran despliegue cortó los circuitos ofensivos del equipo de Pablo Guede, más aún en la primera parte. En el complemento sintió el desgaste.

El rebusque
No pareció acertada la determinación de ubicar a Jonathan Ferrari como lateral izquierdo y también complicar a Lautaro Geminiani cambiándole la cancha en el complemento. Es verdad que hubo un gran partido de Ezequiel Cerutti en San Lorenzo. El Pocho fue imparable.

San Sebastián
El Seba Bértoli demostró ser un gran arquero no sabe de categorías. Dos tapadas con su sello en el último cuarto de hora evitaron la caída de su equipo. El arquero terminó siendo fundamental para sumar en el arranque.


 

Comentarios