wakeboard
Jueves 12 de Enero de 2017

Paraná tiene un cable para realizar deportes náuticos a 10 minutos del centro

Es una obra que llevaron adelante los integrantes de la Escuela Fly Wakeboard en el Club Náutico Paraná. Calculan que en dos semanas realizarán la inauguración formal.

La noticia más relevante del verano en Paraná es la pronta inauguración del cable que montaron los integrantes de la Escuela Fly Wakeboard en el lago interno del Club Náutico.

En el confortable muelle que la Fly tiene de cara al gran río Paraná, Renato Buscema, cuenta sonriente que esta semana cumplió con todos los medios de comunicación.

Los primeros 12 días días del año fueron muy intensos para el wakeboard en Paraná.

Wakeboarders de elite coinciden con principiantes que aprovechan la temporada para invertir el dinero necesario y buscar nuevos objetivos deportivos.

Embed

Emprendimiento
Los integrantes de la Fly Wakeboard Paraná continúan trabajando al rededor del parque del cable que está en el lago del Club Náutico.

La estructura funciona y muy bien. Lo que resta son todos los detalles. Esperan sumar una rampa más a la que ya está flotando y un cajón para deslizar con diferentes alturas para variar la dificultad.

Para andar en el cable se necesita una tabla de wakeboard o una de wakeskate, una preparación física mínima y muchas ganas de aprender.

Luego de la inauguración formal, que calculan se puede realizar en las próximas dos o tres semanas, los turnos estarán disponibles en la página de la Escuela Fly Wakeboard. Solo habrá que hacer la reserva online y llegar al Náutico para esquiar.

Embed
Disfrutar
El wakeboard, como muchos de los deportes náuticos es caro. Primero hay que tener la lancha y después los equipos (tabla, botas, manillar, salvavidas). Además los deportes de tabla tienen una regla escrita: Cuando mejor andás, más gastas.

Con la llegada del cable los gastos bajan cerca del 70% siempre dependiendo de la cantidad de tiempo disponible para andar.

A 10 minutos del centro de Paraná estará la opción de entrar, andar, disfrutar y volver a las actividades cotidianas.

Con el tiempo, como sucedió con el wakeboard, los que aprovechen el cable para andar con regularidad podrán bajar cada vez mejores pruebas elevando el nivel.

Ahora lo que resta es prestar atención para conocer el día de la inauguración formal.

De lo que no quedan dudas es que la ciudad ganará un nuevo espacio recreativo, en este caso privado, para que disfruten locales y turistas.
Embed


Comentarios