La Provincia
Martes 01 de Diciembre de 2015

Paraná sumó su aporte para rendir homenaje a la Mujer Originaria

El artista plástico Andrés Zerneri realizará la escultura de bronce más grande de Argentina. Este martes estuvo en Paraná para acopiar llaves donadas por los vecinos para la causa de reivindicación de los pueblos originarios. Quieren que la imagen reemplace a la de Roca.

Valeria Girard/De la Redacción de UNO
vgirard@uno.com.ar

El artista plástico Andrés Zerneri es creador de la escultura de Juana Azurduy, que ya ocupa el lugar de Colón detrás de la Casa Rosada. Redobló la apuesta y su nuevo proyecto es reivindicar a los oprimidos de estas tierras: homenajear a la mujer originaria en una escultura de bronce y emplazarla a metros de Plaza de Mayo, donde hoy se levanta la figura del general Roca.
Este martes el escultor estuvo en Paraná, como parte de un recorrido por el interior del país con el objetivo recolectar llaves, canillas y demás elementos de bronce que los argentinos donen, los cuales terminarán por fundirse para confeccionar la escultura. De las 10 toneladas de bronce que necesita, ya lleva recolectadas 9 toneladas y media.
El Monumento a la Mujer Originaria, de 10 metros, será la escultura de bronce más grande del país y se hará con el aporte voluntario de todos los argentinos.
La familia materna de Andrés Zerneri es oriunda de la capital entrerriana. Mansilla es el apellido de su madre. Aún así, la de este martes fue la tercera visita que realiza a Paraná. “Es que todos mis familiares viven en Neuquén o Buenos Aires”, comentó a UNO el artista plástico.
Zerneri es un artista autodidacta que desarrollo su oficio en la pintura, el dibujo y la escultura. Ex militante de la agrupación HIJOS, es autor del primer monumento de bronce a Ernesto Guevara en la Argentina; obra que se realizó con la colaboración de miles de personas que aportaron llaves y otros objetos de bronce, que terminaron fundiéndose para realizar la escultura del revolucionario en la ciudad de Rosario, el 14 de junio del 2008. También realizó el monumento a Juana Azurduy, de nueve metros de alto, ubicada detrás de la Casa Rosada.
“Si nuestro monumento se realiza es porque la gente habrá donado por lo menos unas 200.000 llaves de bronce, lo cual expresa la voluntad de miles de personas deseando que esto suceda”, expresó.

Patrimonio nacional
“La escultura es una especie de estrategia de comunicación, para hablar más sobre la presencia de los pueblos originarios en Argentina. Mientras recorremos las ciudades recolectando bronce también hablamos sobre la diversidad que compone esta familia humana que somos los argentinos, de las 40 naciones adentro de un mismo país y vamos construyendo solidariamente, no pidiéndole al Estado un monumento sino construyendo entre nosotros para dárselo al patrimonio nacional”, indicó Zerneri.

Una idea que prendió 
Fue el historiador Osvaldo Bayer quien le propuso el homenaje a los pueblos originarios. Fue en 2009, desde ese año vienen acumulando el bronce para la estructura.
“Realizamos un viaje por el sur argentino, estuvimos en Ushuaia, recorrimos la cordillera hasta Neuquén. En estos días estuvimos en Santa Fe, hoy en Paraná y por la tarde en Ramallo”, dijo el artista.
El centro de acopio en Paraná será el Museo Serrano, ubicado en calle Gardel 62. “Faltan varios meses del proyecto, porque hacer la escultura es una tarea que me llevará al menos un año, así que los entrerrianos que quieran colaborar pueden contactarse con el museo”, sostuvo.

El trabajo
La técnica se llama fundición a la cera perdida, y es la misma técnica que se utiliza desde hace 7.000 años para fundir el bronce.
Primero se realiza la escultura en otro material, que puede ser yeso. “A ese yeso se le saca el molde y ese molde es el que se rellena con bronce derretido. Se hace por parte, en el caso del monumento a Juana Azurduy fueron 700 partes”, relató el escultor.

Arte que llega lejos
El objetivo es concluir la escultura en 2016. Luego vendrá la labor legislativa de donarla a la ciudad de Buenos Aires. “La idea es que se emplace en el lugar donde hoy está el monumento al General Roca, a 100 metros de la plaza de Mayo en diagonal sur. No queremos que se destruya el monumento del General Roca, sino que sea trasladado”, aclaró.
“La figura más reproducida en monumentos en el país es la del general Roca pero lejos de ser iniciativa popular siempre fue el Estado el que se construyó monumentos a sí mismo. La persona que firmó más decretos para hacer monumentos a Roca fue su hijo, cuando fue vicepresidente en la década del 30. Que la gente construya monumentos los hace mucho más legítimos y democráticos”, reflexionó.
Gracias a su oficio, Zerneri tiene la posibilidad de resolver técnicamente la estructura, eso sumado a las donaciones de la gente (lo que resuelve la cuestión de los costos) y la adhesión política que implica que tantos argentinos se manifiesten a favor del reconocimiento a las comunidades aborígenes hace posible la concreción del proyecto voluntario.
“Es una actividad artística. Al contar con la participación de tantos sectores de la sociedad, no puede dejar de verse como una actividad política, entonces manifestar a través de esas llaves la adhesión de que se ponga ese monumento ahí es un apoyo a los pueblos. En el terreno político el arte puede llegar muy lejos. En eso confío”, expresó el artista a UNO.
La construcción de un monumento servirá de excusa para difundir información y estadísticas sobre los antiguos pobladores de estas tierras. “En Argentina se hablan 20 lenguas nativas, todas preexistentes al castellano. Se pueden perder, y con ellas una cantidad de información ancestral riquísima".

Un regalo para la Capital
El monumento a la Mujer Originaria es un regalo de los argentinos a Capital Federal. “La idea es que Capital Federal, que invisibilizó a los pueblos originarios y que paradójicamente puede llegar a ser la ciudad con más presencia de sangre originaria, pueda darse cuenta de sus propias raíces”, concluyó.
 

Comentarios