Cambios en el Tránsito
Viernes 12 de Agosto de 2016

Paraná se convirtió en la ciudad donde los GPS perdieron precisión

Quienes visiten la capital provincial y se guíen por el sistema de posicionamiento global, en el centro doblarán siempre en contramano. Los equipos no incluyen los nuevos cambios de circulación y hasta un modelo 2016 quedó desactualizado

Quien conduce y visita una ciudad que no conoce, cuenta con una gran ventaja si posee un Sistema de Posicionamiento Global (GPS). Con solo poner una dirección, enseguida el aparato da respuesta y marca el camino a seguir, las calles por las cuales doblar, ofrece las mejores opciones posibles. Los vehículos nuevos en su mayoría ya cuentan con estos equipos integrados. La tecnología funciona, pero frente a los nuevos cambios de circulación en el tránsito de Paraná, al momento no es posible actualizar el mapa y por ahora las opciones que el sistema ofrece son en contramano.

Los conductores paranaenses ya no van a tomar por 25 de Mayo, España, Alem, Echagüe o Gualeguaychú en sentido inverso, aunque todavía hay algunos despistados que parecen seguir el GPS; de todos modos a esta altura ya no es tan común. El mayor problema, con certezas, lo tendrán los turistas que lleguen a la capital entrerriana este fin de semana largo, aquellos simples visitantes o los que estén de paso: si recorren el centro, los equipos los llevarán directo a la infracción.

En primer lugar, no hay al momento actualizaciones posibles en los GPS incorporados en los autos que incluyan los últimos cambios de circulación; respuesta que repitieron las principales concesionarias locales. Recién en estas semanas hubo una mayor cantidad de consultas en algunas de ellas por esta situación. Ocurre que hasta quienes compraron un vehículo 2016 tendrán un GPS que marcará equivocado. Cada sistema es diferente, pero actualizar el programa con mapas nuevos en algunos equipos no tiene grandes costos. En otros puede llegar a superar los 6.000 pesos.

Hoy en el mercado, un GPS de esos que se pueden poner en cualquier auto, los portátiles, tienen un precio que parte de los 2.300 pesos en promedio. Actualizarlos no es difícil y en simples pasos se pueden incorporar mapas nuevos. Igual, los últimos cambios de Paraná todavía no se encuentran; de hecho el Google Maps aún marca las calles en el sentido contrario y lo mismo su servicio de posicionamiento por satélite para celulares inteligente. De todos modos, más compleja parece la situación en aquellos aparatos que vienen ya instalados en el tablero de los autos nuevos, porque actualizar el sistema, en principio, es diferente.

No todas las concesionarias prestan el mismo servicio o tienen iguales costos frente al sistema de los GPS que comercializan. Nombrar algunas puede ser propaganda en contra o a favor y por lo tanto, fue una decisión no nombrarlas porque ese no es el espíritu de esta nota. De todos modos se consultó con las más importantes de la capital provincial.

Lo que sí habrá que decir, es que algunos GPS integrados funcionan con una tarjeta de memoria, con un chip. Cada vez que se quiere actualizar o agregar el mapeo de un país debe pagarse un dinero como si fuera un repuesto que provee la fábrica. Los modelos 2016 muestran una circulación de las calles de Paraná del momento en que fueron desarrollados, no los hay con los cambios en el tránsito. El costo para actualizar el mapa ronda los 6.500 pesos según el modelo del auto, los hay más caros y un poco más baratos. Contaron que las actualizaciones son de un año a otro, pero que por lo general no es algo que se cambia: las empresas estiman que la circulación de las calles será siempre la misma y se ve que no conocen Paraná. Hubo quienes ya se acercaron para corregir la diferencia, pero se volvieron con las manos vacías.

Para quienes tienen GPS integrado con tarjetas de memoria, la recomendación es esperar alguna actualización que corrija la circulación, aunque igual no les queda otra posibilidad. No es aconsejable extraer ese chip de estos equipos porque se puede dañar.

UNO habló con algunos vendedores de concesionarias que recomendaron, por lo bajo, a sus clientes –con autos de gama alta y sistema integrado de GPS–, que compren uno de los otros aparatos, esos que se pueden poner y sacar, porque es más barato adquirir uno nuevo y actualizarlo en casa.

En otra de las concesionarias consultadas advirtieron el problema y se comunicaron con la fábrica para, por lo menos, dar aviso del cambio de calles. Esa es la respuesta que dan a sus clientes y les solicitan el correo electrónico para anunciarles cuándo será posible actualizar el GPS y la forma de hacerlo.

En otros GPS integrados, cada vez que se quiere incorporar el mapeo de un país cobran un dinero extra. Es para aquellos que suman Uruguay o Brasil cuando se van de vacaciones. Estos agregados, en algunos equipos, se hacen luego de bajar una aplicación por celular y, con un cable o de manera inalámbrica, se agregan al equipo. De todos modos algunos tienen un costo que ronda 1 dólar, y la actualización de Argentina es gratis.

En otra concesionaria solo habían recibido algunas consultas y respondieron que cuando tengan las actualizaciones llamarán a sus clientes para que se acerquen a sus talleres y resolverían el problema. Calculaban que no iban a tener costo, pero tampoco tenían mayores precisiones. Para los conductores de Paraná no habrá problemas de consideración más allá de que la voz del GPS, una y otra vez, se empeñe en anunciar un camino que los llevará directo a la infracción. Distinto y algo peligroso será para aquel que no conozca la ciudad.

Comentarios