Fiesta de Disfraces
Domingo 23 de Octubre de 2016

¿Paraná es solo la Fiesta de Disfraces?

Queda poco para que los días tengan otra temperatura. De a poco nos acercamos al calor y con ello, la temporada ideal para que los turistas visiten Paraná. Pero ¿qué tenemos para ofrecerles? La respuesta es sencilla. Poco y nada. Lejos estamos de ser una ciudad turística y ya no podemos engañar con la majestuosidad de nuestro río. Hoy, con una altura de 2,86 metros, no presenta un futuro venturoso en cuanto a las playas para el verano. Lo llamativo es que el intendente Sergio Varisco anticipó que el 15 de noviembre quedará inaugurada la temporada de playas. Aquí, si esto fuera un diálogo de whatsapp, pondría el emoticón con la carita que levanta las cejas con total asombro. Al recorrer la zona de la Costanera uno mismo puede darse cuenta de que estamos muy lejos de cumplir con el deseo del presidente municipal. El río está muy bajo y la arena brilla por su ausencia.

Un panorama similar se presenta en la zona de Bajada Grande y seguramente no se podrá disfrutar de su arena. Después de la última gran creciente, el balneario municipal quedó inutilizable y ya se hicieron trabajos de limpieza, aunque lejos se está de poder contar con ese espacio para el verano. Es bueno que ante esto se elabore un plan alternativo respecto de las propuestas que puede generar la ciudad para el turista. Las variantes pueden ser muchas, solo es cuestión de tener un poco de ingenio. Aquí los clubes que usurpan la vera del río deberían dar una mano. Pero si no cuidamos algunos detalles, estamos lejos de ser una opción para las personas que quieran distenderse en la Ciudad Paisaje. No abundan los espectáculos y desde lo gastronómico se complica buscar un lugar abierto después de la medianoche.

A la hora de pensar en los paseos, ya no alcanza con el Parque Urquiza. Habrá que cambiar la mentalidad en varios aspectos y el primero debe ser la promoción, algo en lo cual se viene fallando desde hace mucho, sobre todo si entramos en comparaciones con otros centros turísticos. Paraná está lejos de serlo, pero tenemos que pensarlo si queremos que entren divisas desde ese lado. Por eso, ¿Paraná es solo la Fiesta de Disfraces? Hasta el momento parece que sí.

Comentarios