La Provincia
Lunes 19 de Enero de 2015

Paraísos del canto, el vuelo y los colores de las aves

Espectáculos de nuestra naturaleza. En la provincia hay áreas naturales donde es posible encontrar la mayoría de las 350 especies de pájaros de la región

Para aquellos que gustan del avistaje de aves, Entre Ríos es una provincia que cuenta con unas 350 especies diferentes. Pero no solo eso: en casi todas las plazas, parques y espacios verdes existe la posibilidad de encontrarse con las mejores variedades autóctonas. Las ciudades que desarrollaron el turismo hay guías y recorridos que se pueden realizar para ir a la búsqueda de estos animales que escapan del asfalto y el bullicio urbano.

Si bien son numerosos los lugares que se pueden nombrar, hay algunos que se destacan por la calidad del paisaje, y eso permite un mejor contacto y acercamiento. Se puede nombrar al Parque General San Martín muy cerca de Paraná, al Pre Delta de Diamante y al Parque Nacional El Palmar. También se destaca la Reserva Natural La Chinita y sendero La Ribera en Villaguay y el Balneario Municipal Rocha de Villa Elisa. De todos modos en Entre Ríos hay 14 espacios verdes entre reservas, islas, lugares privados y paseos donde se puede realizar al actividad con ocho áreas detectadas de importancia para la conservación de las aves.

Si bien en la provincia, la mayoría de las especies son residentes, un 40% llegan durante la primavera y se van al norte cuando termina el verano, por lo que esta época es especial para realizar la actividad. Los que más conocen de aves y que les han dado un lugar privilegiado en la música y la cultura son los Hermanos Cuestas; hablar con Rubén es como encontrarse con los pájaros y sus cantos cara a cara. Pero no solo los imita, conoce sus historias y los quiere, así de simple, así de profundo. “La gente ve una bandada de gorriones y en realidad están todos mezclados, ahí van por ejemplo los chingolos, el pájaro criollo”, dijo a UNO Verano desde su casa en Paraná.

Rubén Cuestas contó que al gorrión lo trajo un cervecero en la época de Sarmiento al que le quisieron cobrar en la aduana por ingresar esas aves. Decidió abrir las jaulas en lugar de pagar y los animales se encontraron con agua dulce, maíz, trigo y cuanta semilla llegara a un puerto en carretas y trenes. Anidaron enseguida y de vuelta a cada pueblo, las vías férreas junto a los caminos de la patria los llevaron a casi todos los horizontes posibles. “A mí me gusta el nombre de los pájaros que le puso la gente, no el científico. El chingolo se nombra a él cuando canta, la lechuza se pronuncia así misma y el tero lo dice en su sonido y por eso la gente le pone esos nombres; al benteveo le decimos así por lo mismo”, agregó.

Contó que el pájaro nacional es el hornero por un concurso que hubo en Buenos Aires, que en el norte del país le dicen alonsito; y al que llamamos zorzal en Entre Ríos con pecho anaranjado y que le canta a la hembra ‘te amo a ti’, allá le dicen chalchalero y por eso, hablar con Rubén Cuestas de aves, es como escuchar música.

El cardenal fue elegido en 2012 como el ave para representar a la provincia y 35.738 entrerrianos participaron de su elección. De las más de 350 aves que habitan Ente Ríos se preseleccionaron 12 en función de sus características: debían ser residente, tener poblaciones estables, representar a las tres ecorregiones existentes y ser fáciles de observar. Las preseleccionadas fueron la calandria grande, cardenal común, chajá, federal, frutero azul, jacaná, lechuzón orejudo, pepitero de collar, pirincho, sirirí pampa, taguató común y zorzal blanco.

Rubén Cuestas contó: “El cardenal elegido es el de copete rojo. Pero hay uno muy perseguido y el más extinguido que es el cardenal amarillo. Es costoso y buscado por cazadores; cuando canta es hermoso”. Explicó además que en varias zonas del norte de la provincia se lo puede encontrar, pero que hay lugareños que no quieren decir a dónde anidan para que no se los vaya a cazar.

Rubén hace 50 años que silbó en un escenario por primera vez el sonido de un ave y desde entonces cada presentación suya está relacionada con ellos. También recorrió escuelas de Paraná donde mostró a los chicos un espectáculo sobre aves y sus cantos. Además junto a su hijo realizan una presentación con canciones y danzas.

 

 

Algunos lugares destacados

Parque General San Martín: Reserva Natural Provincial de Uso Múltiple, ubicada en la ruta nacional Nº 12 en el kilómetro 23,5 de La Picada y a 15 minutos de Paraná. Tiene una superficie de 594 hectáreas. Cuenta con más de 200 aves. Entre sus senderos es posible identificar distintas especies a través de la observación y de sus cantos. Se han observado en el lugar al carpintero canela, jacana, corona rojiza, playerito de baird y playerito pectoral entre otros.

 

Pre Delta de Diamante: entre las numerosas especies de aves se destacan patos, caraus, chajáes, cigüeñas, garzas, y martín pescador como el grande o matraca, que se convirtió en especie emblemática del lugar. Se combinan aves de selva en galería paranaense, del espinal, pampeanas e incluso migratorias patagónicas de invierno. Las poblaciones de acuáticas son abundantes, debido a lagunas y bañados. Entre las amenazadas, fueron registradas el atajacaminos ala negra y el capuchino castaño.

 

Parque Nacional El Palmar: cuenta con pájaros carpinteros, campestre, el real de nuca roja y el blanco-, ñandúes, ejemplares aislados de coloradas y el inambú o “perdiz” sudamericana, entre otros. El 20 de setiembre de 2008 fueron inaugurados dos observatorios: uno en el bosque cercano al río Uruguay y otro en el pastizal. Hasta el momento se han registrado 223 especies. La entrada es de 25 pesos, 15 a los residentes de la provincia.

 

Reserva Natural La Chinita y sendero La Ribera en Villaguay: está abierto de martes a domingo, a partir de 16 y se pueden observar garzas, patos, chajáes, gallinetas, cardenales, búhos, chiviros y diamantino. La ribera, también en la ciudad, es un trazado natural de unos 1.200 metros que se despliega en el borde del arroyo Villaguay y se exhibe conformado por los ambientes característicos de la región: selva en galería, bañado y monte espinal.

 

Balneario Municipal Rocha de Villa Elisa: en la ciudad de Villa Elisa hay uno de los lugares más bellos de la provincia con aire puro, aguas poco profundas y claras, y rodeado de una espesa vegetación. Algunas de las aves que pueden ser avistadas allí son el benteveo rayado, chinchero, chingolo, crespín, fueguero y taguató entre otros. El lugar cuenta con equipamiento para organizar recorridos y paseos por la naturaleza.

 

 

Aves características

 

Cardenal: elegido como el ave representativa de la provincia. Se lo observa en pareja, en grupos o bandadas mixtas en invierno. Es perseguido por los cazadores. Es terrestre y cuando se alarma se posa en los árboles.

 

Cardenal Amarillo: especie típica de bosques entrerrianos. Es objeto de captura; y por el desmonte y el avance de la frontera agropecuaria cada vez es más difícil encontrarlo. De belleza particular, posee un canto melodioso.

 

Frutero azul: se lo encuentra en selvas ribereñas por lo general solo, en pareja o en grupos pequeños. Es recolector de frutos y flores. En la provincia es un residente escaso, pero nidifica en Entre Ríos.

 

Lechuzón orejudo: de día permanece inmóvil y extiende sus alas para parecer más grande si se siente atacado. Se alimenta de pequeños mamíferos, aves, reptiles e insectos. Se los ve en praderas, montes y campos.

 

Taguató Común: se lo encuentra en montes, praderas, bañados, caminos y cerca de zonas urbanas. Siempre solo o en pareja en épocas de reproducción. Emite un grito fuerte y se alimenta de pequeños mamíferos, insectos y peces.

 

 

Comentarios