La Provincia
Jueves 09 de Junio de 2016

Para una familia, un terreno con agua y luz cuesta 200.000 pesos

En poco más de un año los lotes promedio más accesibles alrededor de Paraná duplicaron su valor, y la mayoría son de 10 metros por 30. En el costo, los servicios son claves. Destacaron el crecimiento en zonas de Sauce Montrull y Colonia Ensayo. 

Pablo Felizia / De la Redacción de UNO
pfelizia@uno.com.ar 


Acceder a un terreno es como alcanzar la mitad del sueño de la casa propia. Para quienes no tienen un pedazo de tierra, el otro 50% es un cantar mucho más lejano. Hoy un lote de 10 metros por 30 con solo luz y agua, para una familia y a 40 minutos en colectivo del centro de Paraná, cuesta en promedio 200.000 pesos. Hace poco más de un año, valía la mitad. 

Cuando surgió el Procrear los precios de los terrenos incrementaron tanto su valor que hasta el monto que el banco ofrecía no alcanzaba. Algunos lo llamaron ley de la oferta y la demanda, otros especulación, pero una familia si quería comprar ese pedazo de tierra para levantar su vivienda tenía que conseguir dinero de otro lado para pagar la diferencia. 

Un lote de tamaño promedio es de 10 metros por 30, y es más o menos lo que hay a la venta tanto en Paraná como en las ciudades alrededor de Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito. Tanto creció la zona, que desde hace tiempo hay que agregar en esa lista a Sauce Montrull y a Colonia Ensayo. 

***
La conformación del costo


Desde aquella disparada en los precios de los terrenos, los servicios y el entorno son claves en la conformación del valor. 

Si un loteo tiene en sus cercanías supermercados, escuelas, bancos, cajeros automáticos, centros comerciales, paradas de colectivos y otras edificaciones urbanas, tendrá un costo más elevado que otros. Como así también si cuentan con agua, luz, cloaca, asfalto y gas natural son factores que determinan su precio final. En tamaños promedio, recién después de esos factores, aparece la cantidad de metros cuadrados como un determinante. 

Si alguien quiere comprar un terreno en el centro de Paraná, por lo general se trata de  casas para demoler, deberá desembolsar 2 millones de pesos. Por fuera de los bulevares, pero cerca de las avenidas cuestan 1,2 millones. Aquellos que por ejemplo están en el predio del exhipódromo tienen un valor de 160.000 dólares que a cotización de ayer son unos 2,2 millones de pesos. Ya sobre los límites más alejados de la capital provincial se los puede encontrar en 400.000 pesos, un poco más o un poco menos. Por lo general cuentan con servicios, y sobre todo los básicos.  

Oro Verde es, de las ciudades más cercanas a Paraná, la más cara. En el barrio El Triangular un terreno promedio cuesta unos 300.000 pesos, cuando hace poco más de un año valía 150.000. Cerca del cementerio hay loteos a 300.000 pesos y en el casco céntrico 500.000 pesos o más.

En Colonia Avellaneda un lote con solo agua y luz cuesta 250.000 pesos. En la localidad se los puede encontrar un poco más grandes de 15 metros por 40 o de 15 metros por 30 entre otras posibilidades.

En San Benito están los terrenos más accesibles para una familia, pero la misma ciudad tiene precios muy variados. Cerca del cementerio, un lote con agua, luz, asfalto  y la proyección de las cloacas y del gas cuesta 200.000 pesos. 

En otras zonas, se los puede conseguir a 130.000 pesos, pero las posibilidades de acceder a una cloaca están muy lejanas, como también el asfalto, y ni hablar del gas natural.  

Hasta ahí el precio de los terrenos que, más cerca o más lejos, tienen un colectivo urbano, que a pesar de las demoras deja a cualquiera en el centro de Paraná. Sin embargo, con los precios tan elevados y la extensión de las ciudades, con el tiempo Sauce Montrull y Colonia Ensayo se volvieron una posibilidad. El primero fue siempre una zona de quintas que tuvo zonas loteadas para la construcción de viviendas familiares permanentes, y si bien todavía hay terrenos de gran tamaño, otros ya son de 10 metros por 30 a fin de posibilitar el acceso y la venta. El costo ronda los 180.000 pesos con agua y luz. En la segunda localidad, ubicada poco después de Oro Verde y antes de Aldea Brasilera se ofrecen lotes y también terrenos en desarrollos urbanos destinados a la inversión. Muchos de ellos se puede escriturar recién dentro de dos años y tienen un costo de 170.000 pesos. Algunos de estos lotes no tienen todavía luz ni agua, son solo un proyecto. Otros están mucho más avanzados.

En la búsqueda de un terreno para aquellos que lleguen a juntar parte del dinero, algunos particulares aceptan un auto como forma de pago. Quienes tienen algo de la plata pueden acceder, también, con el pago de un porcentaje del total y el resto en cuotas. En esto hay más variedad, pero en promedio, si lo que falta pagar son 100.000 pesos, se pueden abonar hasta en 36 cuotas fijas de 5.300 pesos: 80.000 más del valor adeudado. Es una posibilidad, aunque a la larga es cara y para  encontrarla hay que buscar.   

Al costo del terreno hay que sumarle siempre un porcentaje, que por lo general es del 3% y que equivale a una comisión del agente inmobiliario. Según el precio, también hay impuestos y ni hablar de la escrituración. Hoy, una familia debe tener en el bolsillo, por lo menos, 200.000 pesos para acceder a un terreno, uno de los pasos necesarios en el tan lejano camino de tener a una casa propia. 

***
Urbanizaciones que avanzaron y se desarrollan 


La proyección de cada urbanización es parte también de aquellos aspectos que entran en el balance, tanto para aquellos que quieren comprar un terreno destinado a la inversión como para poder acceder luego a la construcción de una vivienda. 

Alejandro Caramagna, dueño de una importante inmobiliaria local, contó que en Colonia Avellaneda hay terrenos a la venta más grandes de lo normal porque antaño se usaban en la zona otras medidas que quedaron con el tiempo.  “En San Benito hay zonas con servicios y otras que todavía tienen una gran deuda. El asfalto es una de ellas”, dijo. Sostuvo que los servicios son claves a la hora de que una familia elija un lote particular. “En Colonia Avellaneda los valores son más altos, pero ocurre que le han metido infraestructura en los últimos años. Tiene calles asfaltadas en barrios grandes que se han hecho con plata de la Nación y la Provincia, hubo proyectos importantes y llegó a vivir muchísima gente”, sostuvo Caramagna en referencia a aquellas viviendas sociales que se construyeron en esa ciudad y que le cambió la fisonomía a la localidad. Hay quienes cuentan que hace más de dos décadas parecía al revés, que por cercanía a Paraná, era San Benito la que más iba a crecer. Pero además, Colonia Avellaneda posee servicios y tiene su centro comercial, cuenta con otra estructura. 

“Los terrenos, lo único que han hecho es aumentar su valor y no parar. Le ganan –como ahorro e inversión– al plazo fijo y por lejos al dólar. Tienen el gasto de los impuestos y de algún servicio que se debe pagar, pero la revalorización es permanente”. explicó. La presencia universitaria en Oro Verde le ha dado su empuje, como así también su aspecto productivo. Es una ciudad que al tener casi todos los servicios en cada terreno que ofrece –puede estar ausente el asfalto en algunas zonas– por lo general son zonas que están en crecimiento, tiene comercios de todo tipo y la cercanía con Paraná es tal que por pocos kilómetros no quedan unidas. Todos aspectos que revalorizaron sus lotes de manera considerable.   

Sauce Montrull y Colonia Ensayo tienen como aspectos negativos que para quienes trabajan en Paraná, contar con un vehículo es casi una obligación. No hay, por ahora, servicios urbanos de colectivos y aquellos que llegan a la Terminal de Paraná tienen horarios esporádicos, por eso, por la distancia y la falta de algunos servicios, son terrenos más baratos. De todos modos en el último tiempo esas zonas están en expansión. Solo para comparar, un lote en Aldea Brasilera ya cuesta la mitad. “En Colonia Ensayo lo que se vende mucho son terrenos en desarrollos urbanos. No es algo problemático, y quienes se encargan de ofrecerlos dan aviso de las condiciones”, sostuvo Caramagna. Los que decidan comprar en alguna de estas posibilidades deberán tener en cuenta los tiempos de escrituración y recomiendan asegurarse de que los municipios involucrados en estos emprendimientos hayan dado la aprobación y habilitación correspondientes. 

Comentarios